Un tejado que enfría la casa
Los arquitectos trabajan para diseñar una climatización más sostenible y eficiente en los edificios. Pero algunos de estos sistemas consumen energía. En este sentido, investigadores de la institución científica ETH de Zurich, en Suiza, han desarrollado un tipo de alfombra sintética que se colocaría en los tejados de los edificios de modo que disminuiría la temperatura en verano de forma natural, sin usar energía eléctrica.

La alfombra es capaz de absorber el agua, de lluvia o de riego, que luego, con el calor del Sol, se evaporaría y enfriaría el edificio. Es un proceso similar al sudor en los seres humanos o al funcionamiento de un botijo.

Las alfombras están fabricadas con un polímero denominado PNIPAM, que se encuentra protegido por una membrana permeable al agua. Cuando el material supera los 32 ºC se contrae y adquiere propiedades hidrófobas (repele el agua). A partir de ese punto, el agua pasa a través de la membrana y se evapora en la superficie.

Los investigadores han probado el material en el laboratorio, construyendo casas a escala y utilizando lámparas para calentarlas. Las casas recubiertas con las alfombras se calentaban más lentamente.

Los investigadores aseguran que una alfombra de pocos milímetros de espesor podría ahorrar hasta un 60% del consumo energético en un día soleado de julio. La investigación debe desarrollarse hasta que esté preparada para el uso comercial del material. La mayor ventaja es su bajo coste, tanto de la fabricación como de la instalación. Todas las regiones cálidas del planeta se podrían aprovechar del invento, un invento que se basa en aprovechar sencillos conocimientos físicos para hacer un mundo más sostenible.

La investigación ha sido publicada en Advanced Materials y no se va a patentar, ya que sus responsables quieren que cualquier persona puede usarla y, aún mejor, perfeccionar la idea. ¿Se puede perfeccionar el funcionamiento de un botijo?