Una ballena de más de 9 metros varada en Nueva York