Una ballena imita la voz humana
Ya sabíamos que las ballenas se comunicaban con sonidos parecidos a gritos agudos que tenían un lejano parecido con la voz humana. Pero esta vez ha ocurrido algo ciertamente asombroso: por primera vez, un equipo de científicos ha registrado en un soporte el sonido de una ballena reproduciendo la voz humana.

A la ballena se le conoce con el nombre de Noc. Esta tal Noc ha tenido que modificar su mecánica vocal para sonar de forma parecida a un ser humano. Según los científicos, esto puede significar que la ballena quiere contactar con personas por alguna razón.

El equipo de investigación ha registrado el sonido de una ballena blanca imitando la voz humana. La sorpresa ha sido mayúscula porque nunca se había escuchado este sonido emitido por un cetáceo. Hablaban, pero de forma diferente. El descubrimiento ha sido publicado en la revista Current Biology.

Sam Ridgway, de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos de Estados Unidos, ha señalado que sus observaciones indican que la ballena tuvo que modificar su mecánica vocal para sonar diferente. Según el científico, es algo que ha requerido un esfuerzo para el animal, lo que puede significar que tiene motivaciones para contactar con humanos.

La historia comenzó en 1984. Fue entonces cuando algunos investigadores empezaron a escuchar sonidos que provenían del recinto en el que nadaban ballenas y delfines. El sonido, según sus propias palabras, era parecido al de dos personas conversando en la distancia. Es decir, que podrían estar aprendiendo a hablar con vocales humanas.

Después, un buzo que nadaba junto a una ballena blanca salió a la superficie preguntando a sus compañeros quién le había pedido que saliera. Nadie había abierto la boca… excepto, quizá, la propia ballena.

El equipo de Ridgway intentó registrar los sonidos para conformar pruebas comprobables del fenómeno. Así pues, grabaron los sonidos y comprobaron tenían un ritmo similar al discurso humano. Además, las frecuencias estaban varias octavas por debajo (eran más graves) de los típicos sonidos de las ballenas, es decir, erran más parecidas a la frecuencia de la voz humana.

Ridgway no tiene dudas: los sonidos registrados demuestran que la ballena está desarrollando un aprendizaje vocal.