Una buena gestión del agua es esencial para el futuro del planeta