Una ciudad australiana prohíbe vender agua embotellada