Una enorme torre para detectar el cambio climático