Una escuela decide usar servilletas de tela para ahorrar 35.000 de papel
En muchas ocasiones, ser más ecológico no requiere mayor esfuerzo. Sólo hay que retomar costumbres olvidadas. Hace un par de décadas, las servilletas de papel no eran muy usadas, por no decir que eran desconocidas para mucha gente. De repente, proliferaron, con la idea subyacente de que eran más cómodas de usar. Pero una servilleta de un solo uso, como una bolsa de plástico de un solo uso, es una aberración medioambiental.

En una escuela de Lleida han decidido volver a usar las servilletas de tela, las de toda la vida, las que siempre se han usado. En su comedor, 112 alumnos que, hasta ahora, usaban y desechaban al menos una servilleta de papel de lunes a viernes. Se calcula que el ahorro será de 35.000 servilletas de papel al año.

Con esta iniciativa, no sólo se trata de proteger el medio ambiente y apostar por la sostenibilidad, sino que se enseña a los alumnos a respetar la naturaleza y a que cada persona tiene su pequeña pero importante responsabilidad ante la protección del medio ambiente. En gestos cotidianos como limpiar la boca de salsa de tomate.

El gerente de Quàlia, la entidad social que gestiona este comedor escolar, Lluís Nadal, asegura que los niños están encantados con la iniciativa. Ahora tienen su propia responsabilidad a la hora de la comida: doblar y cuidar su servilleta.

Una medida ecológica y educacional

Una escuela decide usar servilletas de tela para ahorrar 35.000 de papel
Las servilletas se lavan dos veces por semana. Claro que esto supone un gasto en agua. Este gasto es similar al de la compra de servilletas de papel, así que no se ahorra mucho dinero. La medida es, por tanto, ecológica y educacional.

La iniciativa se ha puesto en marcha después de realizar una consulta oficial a la inspectora de sanidad del centro. El uso de las servilletas de papel comenzó en muchas escuelas para evitar el contagio de la gripe A, hace años, que, por cierto, no fue tan grave como nos hicieron creer.