Una joven rusa podría tener la solución contra el cambio climático