Ser veggie, la nueva tendencia