Cerca de 20 millones de chinos beben agua contaminada con arsénico