Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
Las emociones que genera la naturaleza, su contemplación en vivo o a través de la pantalla, en programas o documentales, nos ayudan a sentirnos mejor. Según un nuevo estudio de la Universidad de California, ver documentales sobre la naturaleza o animales tiene efectos beneficiosos para la salud e incluso nos hace más felices.

El estudio ha sido encargado por la BBC, una de las mayores productoras de documentales de este tipo, lo cual puede hacernos dudar de esta conclusión o, al menos, estimarla poco objetiva por venir de quien viene.

Sin embargo, también es cierto que el trabajo se encomendó a un equipo especializado en este tipo de cuestiones, con un prestigio científico individualista. Sea como fuere, los resultados son curiosos e interesantes, entre otras razones por estar en concordancia con otros anteriores que llegaban a conclusiones similares.

La importancia del contacto con la naturaleza

El trabajo está en línea con otras investigaciones que reconocen el poder benefactor de la naturaleza para el ser humano, concretamente de su presencia como necesaria para sentirnos más plenos y felices.

Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
De igual manera, nos lo dice el sentido común, así como la propia experiencia. Eso sí, la experiencia no debe ser demasiado traumática, y tratándose de la Naturaleza, ésta puede enseñarnos su lado más agresivo fácilmente.


En los documentales, sin embargo, las situaciones son virtuales y, aunque pueden impresionarnos las escenas de depredación y las consecuencias de las inclemencias del tiempo, accidentes, enfermedades o los rigores del hambre, siempre son más “suaves” que si las presenciamos directamente. Y, cómo no, infinitamente más que si somos nosotros mismos quienes lo padecen.

The Real Happiness Project

La Universidad de California, en Berkeley, ha concluido en este reciente trabajo, titulado “The Real Happiness Project”, que la naturaleza aumenta los sentimientos de admiración o asombro, alegría y diversión, al tiempo que reduce otras sensaciones negativas.

Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
Entre otras, aplaca la ansiedad, el miedo y la fatiga. Por lo tanto, es fácil concluir que, salvo algunos que puedan provocar rechazo por aquello de herir sensibilidades, ver documentales de naturaleza y animales resulta entretenido y vivificador.

El estudio lo ha dirigido el profesor Dacher Keltner, un experto en la ciencia de la emoción, llevando a cabo una investigación cuantitativa basada en el análisis de las respuestas que dieron online más de 7.500 participantes de distintos países, como Estados Unidos, Reino Unido, India, Singapur, Sudáfrica, India o Australia.

Los participantes contestaron a un cuestionario en tiempo real, mientras veían distintos tipos de programas, como un telediario, una telenovela, un programa emocionalmente neutro y un capítulo de la serie “Planeta Tierra II”.

Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
Junto a sus respuestas se capturaron sus sensaciones a través de nuevas tecnologías que leen las emociones faciales, junto a pruebas psicométricas y una encuesta sobre su estado de ánimo. Finalmente, los resultados mostraron que los documentales de naturaleza y animales tenían un impacto positivo como el apuntado.

Es decir, las imágenes asociadas al mundo natural generaron sentimientos de curiosidad, alegría y asombro, reduciendo de forma paralela sensaciones negativas, que implican agresividad y fatiga, como la ira, el estrés, el enfado o el cansancio. En palabras de Keltner:

Estas variaciones de las emociones provocadas cuando se ven videos documentales sobre la naturaleza son significativos. Sabemos que la maravilla y el placer son la base de la felicidad. Si las personas experimentan sentimientos de fascinación, son más susceptibles de ganar en empatía. También ganan a la hora de autoayudarse y manejar mejor su estrés.

Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
Curiosamente, el impacto fue un 35 por ciento mayor en las mujeres, y también entre los jóvenes de 16 a 24 años. A este respecto, el líder de la investigación apuntó que “los resultados también muestran que la gente joven de hoy en día está muy estresada, y que ver documentales sobre el mundo natural reduce su ansiedad”.

Según Keltner, esta conclusión aporta una valiosa información para internautas y productores de contenidos, que deben conocer estos aspectos tanto para saber a qué contenidos recurrir cuando se encuentren estresados como a la hora de programar contenidos con este fin.

Asimismo, el estudio incluye un resumen de estudios anteriores, concretamente de más de 150 investigaciones que estudiaron la relación entre la naturaleza y el bienestar.

Objetivo: disfrutar de la naturaleza

Por otro lado, las conclusiones del estudio señalan la importancia de apagar la pantalla e ir al encuentro con la naturaleza para reducir ese estrés y encontrar entretenimiento, así como un poquito de felicidad. Con la ventaja de decir adiós al sedentarismo y respirar aire más puro, dos puntos más a favor.

Ver documentales sobre la naturaleza es bueno para la salud
Por su parte, la BBC Worldwide ha lanzado una plataforma que facilita a los espectadores encontrar fácilmente vídeos de naturaleza y animales con el fin de mejorar la sensación de bienestar. A su vez, para Mike Gunton, director creativo de la Unidad de Historia Natural de la BBC, crear emociones positivas también puede significar “animar a la gente a amar y proteger el medio ambiente”, dice en referencia al documental “Planeta Tierra II”.

Este servicio proporciona una herramienta (“happybot”) que selecciona vídeos de forma personalizada, en función de los gustos de cada espectador. No cabe duda de que, al margen de lo interesante que sea la investigación, han sabido rentabilizarla a nivel comercial. Personalmente, prefiero el contacto directo con la naturaleza, si bien los documentales de animales y naturaleza tienen mucho que ofrecer. Como suele ocurrir con tantas otras cosas, en el equilibrio está la virtud, y bien pensado no hay por qué renunciar a ninguno de los dos planes.