Vertidos de petróleo en la red de oleoductos de Rusia
Las imágenes de los vertidos de petróleo como el producido en el golfo de México, el del Prestige y otros muchos, quedan en la memoria de todos. Son fotografías espectaculares que demuestran el poder de destrucción de este tipo de vertidos. Pero, además, de las negligencias producidas en los barcos y en las plataformas petrolíferas, hay otro tipo de vertidos que no se ven: los que se producen en los oleoductos.

En esos interminables conductos por los que discurre el petróleo, también se producen averías. Y, según la organización Greenpeace, la red rusa de oleoductos es la que más accidentes tiene: cada año, más de 20.000 roturas, la mitad de los casos de todo el mundo.

El segundo país en la lista negra (nunca mejor dicho) de accidentes en oleoductos es Nigeria, que tiene entre 3.000 y 4.000 casos. En el caso del país africano, las roturas suelen ser por actos de vandalismo. Pero, en el caso de Rusia se debe a que es una red de oleoductos obsoleta, vieja, gastada. Así lo señaló Iván Blókov, de Greenpeace, en una reunión que se celebró en el Ministerio de Recursos Naturales de Rusia y a la que asistieron ejecutivos de empresas petroleras.

Cabe señalar que, a pesar de que el número de roturas es demasiado alto, están disminuyendo: en los oleoductos rusos, se pasó de unas 26.000 en 1994 a unas 20.000. Sin embargo, parece que otra vez están volviendo a aumentar. Según el ecologista, la causa principal es el desgaste de los equipos. La edad media de un oleoducto en Rusia está entre los 31 y los 34 años. Sin embargo, su vida útil es, normalmente, de 25 años. Como mucho, 30 años.

Piden multas más altas y más control

Algunas petroleras locales tardarían cuarenta años en reemplazar todas sus tuberías rotas. Otras, 65 años. Y aún hay otras que ni siquiera facilitan los datos.

El representante de Greenpeace en Rusia ha propuesto que las empresas estén obligadas a informar de las roturas y fugas en los oleoductos, imponiendo multas o, incluso, sanciones penales por la ocultación de dichos datos, así como subir la cuantía de las multas por los vertidos de petróleo.