Un virus letal amenaza la supervivencia del conejo y del lince
España, etimológicamente país de conejos, va a serlo sólo por el nombre. De seguir avanzando la devastadora enfermedad conocida como el virus hemorrágico (RHDV), especialmente letal en su nueva variante, acabará pronto con la mayor parte de las poblaciones de conejo en la península ibérica.

La mutación del virus, en efecto, lo ha convertido en un serio peligro para el conejo (Oryctolagus cuniculus), pues se trata de una nueva cepa tremendamente virulenta, que afecta también a las crías, incapaces de generar protección frente a la enfermedad.

Afecta a todo el ecosistema

Ampliando el foco, el panorama es descorazonador, pues los conejos con una pieza clave del ecosistema mediterráeo ibérico , por lo que su drástica disminución se traduce en problemas para otras muchas especies y para el entorno.

Las asociaciones proteccionistas ya han dado la voz de alarma con respecto al lince (Lynx pardinus), del que el conejo es el 90 por ciento de su dieta, y lo mismo ocurre con otros muchos depredadores, produciéndose un efecto dominó que afecta a todo el ecosistema.

Un virus letal amenaza la supervivencia del conejo y del lince
También afecta a la flora, ya que los conejos cumplen la función de dispersar sus semillas a través de las heces, de las que también se alimentaban los insectos, constituyendo abono para la tierra. Y, cómo no, los cazadores también están quedándose sin blanco, aunque este extremo es más bien motivo de celebración, salvo porque ahora se apunta más a otros animales, como la liebre o la perdiz.

El nuevo virus ha acabado con ocho de cada diez conejos en las zonas del lince ibérico, el felino más amenazado del mundo, según revela el estudio “Consecuencias de una nueva variante de la RHDV”, llevado a cabo por científicos de la Estación Biológica de Doñana. El trabajo se centra en lugares como el Parque Nacional de Doñana, Andújar o, por ejemplo, Cardeña. Por ahora, no se conocen soluciones.