WWF pide un esfuerzo para consolidar la recuperación del atún rojo
La sostenibilidad del atún rojo está en peligro desde hace largo tiempo, lo que significa que la supervivencia de la especie también anda en la cuerda floja. Sin embargo, están dándose las primeras señales positivas de recuperación en el Atlántico Este y en el Mediterráneo, una buena buena nueva que podría malograrse si no siguen haciéndose esfuerzos para consolidar esta incipiente recuperación.

Tal y como advierte la organización ecologista WWF, han de proseguir las medidas de recuperación que están aplicándose últimamente para poderse mantener los logros y así garantizar la recuperación de la especie.

Lógicamente, ello significa no bajar la guardia, en concreto acerca del plan de recuperación establecido por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT). Así, la organización pide que sigan aplicándose las mismas medidas durante, al menos, los próximos tres años.

El llamamiento se dirige de forma especial a los países participantes en la próxima reunión anual del ICCAT, que se celebrará en Marruecos el próximo mes de noviembre. A ellos les recuerda, les ruega, si cabe, que sigan las recomendaciones científicas, incluyendo el nivel de cuota fijado hasta ahora. Sólo así el atún rojo logrará la plena recuperación y los denodados esfuerzos de grupos conservacionistas durante años no habrán caído en saco roto.

“Necesitamos asegurar este avance para que las campañas desarrolladas para salvarlo durante los últimos 12 años sirvan para algo. La gestión de esta especie no será exitosa de la noche a la mañana”, afirma Raúl García, responsable de pesca de WWF España.

Por cierto, la recuperación del atún rojo ha sido revelada tras una reciente evaluación del ICCAT, un organismo que trabaja para la conservación de los denominados grandes pelágicos, entre los que se encuentran los tiburones, los peces espada o los atunes rojo y blanco.