Compartir

Argumentos en contra de las corridas de toros

Argumentos en contra de las corridas de toros

Las corridas de toros son los espectáculos en los cuales se lidian toros en plazas cerradas siguiendo unas reglas y puntos para finalmente darle muerte al animal. En su forma moderna, la corrida de toros nació en España en el Siglo XVIII, no obstante, los orígenes de la tauromaquia puede remontarse hasta las raíces culturales grecolatinas, durante la civilización minoica.

Si tenemos en cuenta el proceso de tortura, el daño que se inflige durante la corrida y la muerte final del toro, a muchos ya nos parece razón suficiente para que estas se prohíban. No obstante, es un tema controvertido con algunos defensores muy acérrimos y más allá de lo que nos pueda parecer lógico siempre es necesario tener argumentos para poder mantener una discusión. Es por eso que en el siguiente artículo de EcologiaVerde queremos hablarte sobre argumentos en contra de las corridas de toros, explicándote las razones por las que se deberían prohibir.

También te puede interesar: Películas ecológicas que no debes perderte

Argumentos en contra de la corrida de toros

Son una tradición

Nadie duda que las corridas de toros sean una tradición con muchos años de historia, pero eso no es argumento suficiente para seguir haciéndolo. La ablación de clítoris, los apaleamientos por adulterio o las luchas de gladiadores también son o han sido en algún momento tradición en algunas zonas del mundo, pero no por eso dejamos de denunciar lo cruel que tienen estas prácticas.

Las tradiciones sirven para conectarnos con nuestro pasado, una forma de proyectar nuestra cultura hacia el futuro y de reafirmarnos a nosotros mismo. Pero la evolución sirve para algo y, entre otras cosas, sirve para poder mirar el pasado de forma crítica, mantener aquello que sea válido y eliminar aspectos como el maltrato animal.

Las corridas de toros son un arte

El arte es la creación, la construcción, algo que eleva el espíritu y da vida, jamás la quita. Hay muchos y reconocidos autores y artistas que se han visto fascinados por el toreo, pero eso tampoco es razón suficiente para considerarlo arte. Algunos de los que lo defienden dicen que el toreo enamora porque cambia la animalidad del toro, habla sobre lo trascendente de la muerte y proyecta en la lucha por la vida del toro la lucha del hombre por escapar de su animalidad y por sobrevivir, con una belleza que lo hace trascender. Otros hablan de que es la lucha por la vida entre un toro y un hombre, sea como sea, por mucho que a alguien le pueda gustar, la discusión se acaba rápido si tenemos en cuenta que si quitamos todas estas bellas palabras lo que nos queda es un animal torturado y asesinado. ¿Aceptaríamos la tortura y la muerte en algún otro ámbito de la cultura?

El toro no muere dignamente

La dignidad, así como la valentía, la bravura o el honor son categorías morales y de comportamiento creadas por el ser humano y que únicamente pueden tener sentido en él. Categorizar a un toro o a cualquier otro animal con estos adjetivos es un absurdo, puesto que el no actúa con dignidad ni deja de hacerlo, simplemente se defiende. Además, la muerte no deja de ser muerte, por mucha pátina de dignidad que se le quiera dar, al torearlo no se le está haciendo ningún favor al toro.

Aún hay más, por mucho que aceptemos que el toro muere de una forma digna, a pesar de haberlo hecho ante los vítores de miles de personas, acabará en una sala de despiece donde será destinado al consumo humano, algo que se aleja bastante a lo que comúnmente entendemos por una muerte digna.

Los toros no son cultura

No hace falta mucho para poder rebatir este argumento, simplemente escuchar y leer lo que dice al respecto la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, Educación y Cultura. Pues hace ya casi 40 años, en 1980, esta organización se pronunció sobre las corridas de toros diciendo que la tauromaquia es el arte banal de torturar y matar animales delante de público. Algo que traumatiza a niños y adultos, que empeora el estado de los neurópatas que vean el espectáculo y desnaturaliza nuestra relación con el animal.

Pero no hace falta que lo diga la UNESCO; la crueldad, el maltrato y el dolor no se pueden considerar cultura. La cultura son las costumbres y modos de vida que contribuyen a que nos desarrollemos de algún modo u otro, y el maltrato animal no cumple ninguno de los puntos que debería cumplir la cultura.

Son religión ya que algunas corridas se hacen en honor a santos

La Iglesia Católica ha condenado reiteradamente la celebración de festividades en las que hay tortura y muerte de animales. Ya en el año 1567 se promulgó una bula papal por Pío V en la que este tipo de espectáculos eran considerados cruentos y torpes, amenazando con excomulgar a aquellos clérigos, reyes o emperadores que los fomentaran. En 1920 el Vaticano volvió a condenarlas, remitiéndose a las palabras de Pío V de casi 400 años antes. También hablo al respecto Juan Pablo II quien recuerda que en la biblia no se hace distinción entre hombres y animales. Así pues, cualquiera que use argumentos religiosos para defender los toros debe saber que incluso desde la religión se condenan estos actos.

El fin de las corridas significaría su desaparición

El toro es una animal herbívoro cuyos días transcurren plácidamente mientras busca alimento en los pastos. En un estado natural, el toro no demuestra ningún tipo de "bravura" excepto cuando hay alguna lucha territorial, si se ve en peligro o si hay una lucha en relación a la reproducción. La variedad de los toros bravos está hecha en base a elecciones humanas de los individuos más agresivos, así como en otros ganados se han elegido para que den más leche o más carne.

El caso es que si desaparecen las corridas no desaparecerán los toros, simplemente desaparecerá la bravura en esta variedad, una característica que no tiene ninguna utilidad en su vida. Se considera que una especie se ha extinguido cuando no hay ni un individuo vivo en todo el mundo y, a día de hoy, hay cerca de 2 millones y medio de toros bravos en todo el planeta. Todo esto sin tener en cuenta que los toros bravos no se pueden extinguir, ya que solo se pueden extinguir la especies y no las variedades.

El toro sí sufre

Los toros son mamíferos cefalizados con sistema nervioso central y una compleja red nerviosa y neuronal, con receptores del dolor, por lo que obviamente sienten dolor de la misma forma en la que lo sienten los humanos. De hecho solo con haberlos observado unos pocos minutos para darse cuenta que a la mínima que una mosca se posa en su lomo mueven la cola para ahuyentarla. Si son capaces de percibir la mosca, ¿qué sentirán cuando le clavan las banderillas, las puyas y finalmente la espada? Pero, además, en las corridas los toros no son los únicos que sufren dolor y pueden morir. Los caballos que montan los picadores, aunque ahora lleven protecciones, sufren traumatismos y dolor durante la corrida.

El toro no nace para esto

Que los toros de lidia hayan sido criados para morir en la plaza no significa que hayan nacido para eso. Eso es tanto como decir que los perros han nacido para participar en peleas porque algunos criadores los destinan a esas actividades. Que el hombre haya creado esa subespecie a partir de la elección de los individuos más bravos durante generaciones no nos dan el derecho ni a torturarlos ni a matarlos a nuestro antojo, ni es la única suerte que le puede esperar a ese animal. La condición genética del toro no es ningún sello inevitable en su destino.

Ya lo hemos apuntado a lo largo del artículo, pero si nos lo planteamos, cualquiera de estos argumentos se puede contraargumentar con algo muy simple: son algo cruel. En las corridas de toros se tortura y mata a un animal, y por ese simple hecho deberían ser prohibidas. De hecho, es tanto el absurdo que si se practicara en una granja o en un matadero lo mismo que se hace en una plaza de tornos los responsables serían juzgados y condenados penalmente.

Argumentos en contra de las corridas de toros - Argumentos en contra de la corrida de toros

Razones para prohibir los toros

A continuación te damos una serie de razones por la que se deberían prohibir los toros, no obstante, seguro que puedes encontrar muchas más:

  • Porque son una forma cruel de maltrato animal.
  • Porque en cualquier otro sitio que no sea la plaza sería considerado delito sin ninguna duda.
  • Porque es totalmente cruel criar animales con la única finalidad de torturarles y darles muerte.
  • Porque supone una forma de explotación animal.
  • Porque las dehesas acaban con la biodiversidad y desertizan los bosques.
  • Porque no viven tan bien como quieren hacer creer, de hecho, los matan cuando apenas han cumplido un cuarto de su vida.
  • Porque antes de salir a la plaza, los toros son drogados, atemorizados y torturados.
  • Porque los toros son altamente sensibles, sociables e inteligentes.
  • Porque no es una lucha de igual a igual como quieren hacer ver, el final de la corrida en la gran mayoría de los casos es la muerte del toro.
  • Porque el 80% de los toros indultados mueren al cabo de pocos días por las heridas de la corrida.
  • Porque no solo se tortura el toro, también a los caballos de los picadores. En ocasiones, incluso se les cortan las cuerdas vocales para que no relinchen.
  • Porque es una práctica más propia de otros siglos que del XXI.
  • Porque está prohibido conducir sin cinturón de seguridad o entrar en una obra sin casco protector, ¿cómo se puede permitir a alguien ponerse delante de un toro?
  • Porque solo es legal en 8 países del mundo.
  • Porque en la situación actual, es completamente indigno que se destine dinero público para este tipo de espectáculos.

Frases antitaurinas

  • "El arte de torear consiste en convertir en veinte minutos a un bello animal en una albóndiga sangrante ante un público alborozado" Manuel Vicent
  • "Las corridas son la más repugnante, tópica y caduca de nuestras costumbres." Jesús Torbado
  • "El público acude a la plaza sólo para contemplar la muerte meticulosa de un animal." Manuel Vicent
  • "El toreo es el último escollo de una humanidad sin civilizar." Isidro Gomá y Tomás
  • "Qué hallará esta gente en esa cara [la de un toro] que lejos de conmoverse con su visión se crece más en la barbarie?." Eugenio Noel
  • "Ojalá que un día podamos gritar: ¡el torero ha muerto: vivan los toros!." Eduardo del Río
  • "Las corridas de toros son un vicio de nuestra sangre envenenada desde antiguo". Jacinto Benavente
  • "Entre las crueldades, la más repulsiva es aquella que tiene por fin la diversión." Dolores Marsans Comas

Si deseas leer más artículos parecidos a Argumentos en contra de las corridas de toros, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sociedad y cultura.

Escribir comentario sobre Argumentos en contra de las corridas de toros

¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
Su valoración:
abigail
Gracias por compartir este texto argumentativo contra la tauromaquia
Su valoración:
Juan
Artículos como este son los que hacen falta para acabar con la crueldad de las corridas de toros.
Su valoración:
Belén
Los toros maltrato dolor y tortura. Queremos a los animales livres y viviendo en paz y con dugnidad. Si usted quiere divertirse que nunxa sea a costa de que alguien sufra. Basta ya de crueldad.

Argumentos en contra de las corridas de toros
1 de 2
Argumentos en contra de las corridas de toros

Volver arriba