Compartir

Responsabilidad social empresarial: ejemplos

 
Por Enrique Arriols, Periodista especializado en ecología y medio ambiente. 27 diciembre 2018
Responsabilidad social empresarial: ejemplos

Es innegable que las empresas, especialmente las más grandes y que tienen un carácter internacional, tienen un gran impacto en el mundo que nos rodea, tanto desde una perspectiva social como ambiental. Debido a esto, surge lo que se denomina como responsabilidad social empresarial. o responsabilidad social corporativa o inversión socialmente responsable, que no es otra cosa que las acciones llevadas a cabo por una empresa para mejorar el mundo a través de su actividad, ya sea directa o indirectamente. Si quieres conocer un poco más sobre qué es la responsabilidad social empresarial con ejemplos bastante ilustrativos, sigue leyendo Ecología Verde y te lo contamos.

También te puede interesar: Protocolos ambientales: qué son y ejemplos

Qué es la responsabilidad social empresarial

La responsabilidad social empresarial son las acciones voluntarias llevadas a cabo por una empresa para mejorar el mundo, especialmente desde una perspectiva social y medioambiental. Es muy importante tener en cuenta que se trata de acciones que son llevadas a cabo de forma voluntaria. Es decir, van más allá de la ley. Existen ciertas leyes que obligan a las empresas a realizar acciones que mejoran el mundo. Por ejemplo, las empresas están obligadas por ley a pagar ciertos impuestos con los que se financian los servicios públicos. Sin embargo, el acto de pagar impuestos no puede ser considerado como una acción de responsabilidad social empresarial, ya que es algo que tienen que hacer de forma obligatoria por ley.

Por el contrario, si una empresa lleva a cabo acciones positivas para la sociedad o el medioambiente como un añadido más al cumplimiento obligatorio de la ley, entonces sí que se podrá considerar como un ejemplo de responsabilidad social empresarial. Por ejemplo, estaríamos hablando de acciones de responsabilidad social empresarial en los casos de una empresa que destine parte de sus beneficios a reforestar áreas afectadas por incendios, o en el caso de una empresa que destine parte de sus beneficios a la prestación de becas de estudio para personas sin recursos. En ambos casos, se trataría de dos acciones que van más allá de la obligación legal de la ley, es decir, constituyen una acción social añadida, lo que contribuye a mejorar el valor añadido de la empresa en particular.

Responsabilidad social empresarial: ejemplos - Qué es la responsabilidad social empresarial

Responsabilidad social empresarial: razones y objetivos

Existen diferentes motivos por lo que las empresas pueden optar por realizar acciones de responsabilidad social empresarial. Por lo general, cabe destacar dos motivos fundamentales:

La empresa como motor social

El primero, y el más importante de todos, es que la empresa contribuye a mejorar el mundo en uno de los aspectos específicos en los que colabora de esa acción social. Esto se debe a que, aunque el motivo original de cualquier empresa sea la obtención de beneficios, las empresas también constituyen agentes sociales capaces de promover cambios positivos o negativos en la sociedad y el medio ambiente. De este modo, determinadas empresas se conciben a sí mismas como motores sociales para el cambio. Esto parte de la premisa de que, cada empresa, además de buscar el beneficio, también se identifica con determinados valores, principios morales o ideas que van más allá de la dimensión económica de la esfera de la acción empresarial. De este modo, por ejemplo, una empresa que fabrique ropa, podrá implementar determinadas acciones que estén relacionadas con su actividad y con los valores en los que cree como compañía. Por ejemplo, una empresa que fabrique ropa, puede tomar la iniciativa de realizar campañas de recogida de ropa usada para ayudar a las personas necesitadas. O también podría llevar a cabo campañas de recogida de ropa usada con el objetivo de reciclar estos tejidos para minimizar su impacto medioambiental en la fabricación de sus productos.

Estrategia de fidelización

Por otro lado, además del primer motivo que motiva a las empresas a llevar a cabo acciones de responsabilidad social empresarial, también encontramos otro más que merece la pena mencionar, que es la capacidad que este tipo de acciones tienen para fidelizar a determinados públicos. Como consumidores, cada persona también se identifica con determinados valores, principios morales o ideas. De este modo, al saber que nuestras acciones como consumidores afectan al mundo que nos rodea, dirigimos nuestro consumo a aquellos productos que más se identifican con nuestros valores. Por ejemplo, una persona que esté concienciada con la lucha contra el maltrato animal, es muy probable que busque productos de alimentación y ropa que no afecten negativamente a los animales. De esta forma, es muy probable que evite el consumo de ropa y complementos fabricados con cuero, o es muy probable que, al hacer la compra, seleccione productos vegetarianos o veganos o evite comprar huevos de gallina que sabe que han estado enjauladas. De esta manera, dirigirá su consumo a aquellos productos o servicios de empresas que estén en concordancia con este tipo de valores. Esto, como es natural, además de generar un impacto positivo en el mundo también genera un impacto económico en la empresa.

De este modo, las empresas pueden fidelizar a determinados clientes gracias a sus productos. Esto se verá reforzado con las acciones de responsabilidad social empresarial, que normalmente estarán en consonancia con este tipo de clientes. Continuando con el ejemplo de una empresa que fabrique ropa libre de cuero y apta para personas veganas, es muy probable que esta empresa pueda llevar acciones de responsabilidad social empresarial en este ámbito, por ejemplo, destinando parte de sus beneficios en campañas a favor del bienestar animal, o llevando a cabo campañas de adopción de animales que han sufrido maltrato.

Responsabilidad social empresarial: ejemplos - Responsabilidad social empresarial: razones y objetivos

Ejemplos de responsabilidad social empresarial

Este tipo de acciones se adecuarán a cada uno de los valores de cada empresa, que normalmente irán en consonancia con el producto o servicio que prestan. Los ejemplos de responsabilidad social empresarial son casi tan amplios como las empresas. Algunos de los más comunes que podemos encontrar son los siguientes:

  • Acciones destinadas a restaurar el medio ambiente dañado.
  • Acciones destinadas a proteger y conservar el medio ambiente amenazado.
  • Acciones destinadas a proteger y ayudar a personas o colectivos en peligro o riesgo de exclusión.
  • Acciones destinadas a educar y concienciar a la sociedad en determinados valores.
  • Acciones destinadas a destinar recursos económicos a otros agentes sociales.
  • Acciones destinadas a fomentar la investigación en forma de I+D+I.
  • Acciones destinadas a actuar de mecenazgo de proyectos artísticos y culturales.
  • Acciones destinadas a fomentar el comercio justo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Responsabilidad social empresarial: ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Proyectos, asociaciones y ONG.

Escribir comentario sobre Responsabilidad social empresarial: ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Responsabilidad social empresarial: ejemplos
1 de 3
Responsabilidad social empresarial: ejemplos

Volver arriba