Compartir

Por qué se extinguieron los dientes de sable

Por Lara Moriana, Bióloga. Actualizado: 15 febrero 2018
Por qué se extinguieron los dientes de sable

Es posible que si nos hablan de los famosos “dientes de sable” nos imaginemos al simpático Diego, el tigre dientes de sable de “Ice Age, la edad de hielo”. Si bien es cierto que este término se utiliza para hacer referencia a varias especies de félidos del Cenozoico, el más conocido es el Smilodon. ¿Quieres sabes cómo era la vida de estos animales?, ¿Sus principales características? y, lo más importante de todo, ¿quieres conocer por qué se extinguieron? En EcologíaVerde vamos a darte a conocer a estos grandes felinos y recopilar las diversas teorías sobre por qué se extinguieron los dientes de sable.

También te puede interesar: Por qué se extinguieron los dinosaurios

Los tigres dientes de sable

“Dientes de sable”, como hemos comentado, es un término que se utiliza de manera genérica para denominar a varias especies de mamíferos caracterizados por la presencia de caninos de gran tamaño que sobresalen a ambos lados de la boca y que vivieron en épocas distintas durante el Cenozoico.

A pesar de su nombre, no se encuentran emparentados con los tigres que hoy en día conocemos, pero se comparaban a ellos debido a su gran tamaño (algo menor al de los leones). Los dientes de sable pertenecen a la subfamilia Machairodontinae, mientras que los actuales tigres y leones pertenecen a la subfamilia Felinae, ambos de la familia Felidae. Los macairodontinos y los felinos tienen un origen común en el Oligoceno superior (hace 23 millones de años) periodo en el cual vivió el primer félido que se conoce: Proailurus.

Esta subfamilia engloba a varios géneros extintos, y entre ellos destaca el popular Smilodon. Deben su nombre “dientes de sable” a la forma curva y alargada, similar a la de los sables, de sus colmillos; homólogos a los que poseen el resto de los félidos. Smilodon se caracterizaba por ser el género con los mayores caninos, llegando hasta los 20-26 centímetros, tanto en machos como en hembras, en el caso de la especie Smilodon populator. Otras especies famosas son S. fatalis o S. gracilis.

Gracias al registro fósil se pudo determinar que los dientes de sable habitaron por todo el continente americano. Además se estimó que medían entre 1-1,1 metros de altura y que un ejemplar podía alcanzar los 300 kilogramos.

Cómo usaban sus grandes colmillos

Los felinos matan a sus presas por asfixia, mordiéndolas en la garganta o el morro para impedir el paso de aire hasta los pulmones y, únicamente cuando las presas tienen un pequeño tamaño, el mordisco se produce en la cabeza o la nuca para romper los huesos del cráneo o las vértebras de la zona cervical.

Sin embargo, los colmillos de los dientes de sable eran susceptibles de romperse si se utilizaban para morder sobre tejido óseo, razón por la cual se especializaron en presas grandes (las presas pequeñas implicaban un mayor riesgo de chocar contra sus huesos y provocar la ruptura de los colmillos). Resulta raro pensar que a pesar del gran tamaño de dichas estructuras, éstas hicieran que la mordida de los dientes de sable fuese menos potente. Sorprendentemente, la eficacia radicaba en el ángulo que podían alcanzar al abrir la mandíbula, llegando hasta los 120º de apertura (el león actual alcanza los 65º).

A diferencia de los felinos, los macairodontinos no buscaban matar a sus presas mediante la asfixia (lo cual supondría un gran gasto energético ante la necesidad de inmovilizar a la presa y mantener el mordisco hasta que ésta muriese asfixiada). La teoría más extendida sobre la utilidad de estos grandes colmillos en los dientes de sable era la caza de grandes presas desde abajo para atrapar la garganta y seccionarla. Los colmillos curvos y muy afilados penetraban en la víctima neutralizándola de manera mucho más rápida que por asfixia. Algunos ejemplares presentaban incluso los bordes de los colmillos aserrados para que el corte produjese una incisión más rápida y limpia, reduciendo el coste energético que se producía durante la caza y los posibles riesgos que supusieran las presas (coces, cornadas). Resalta así el cometido de los caninos, la de desgarrar, función que se ve incrementada cuando la presa se encuentra sujeta e inmovilizada sobre el suelo. Por otro lado, se cree que además de bloquear su flujo respiratorio estos caninos cortaban también los principales vasos sanguíneos que conducen la sangre al cerebro, haciendo que la presa perdiese incluso la consciencia antes de morir, dejando de suponer una amenaza.

En el caso de que la presa se escapase antes de quedar inmovilizada ésta se desangraría rápidamente a causa de la mordida. Como consecuencia muere y el dientes de sable es capaz de recuperarlo posteriormente.

Por qué se extinguieron los dientes de sable - Cómo usaban sus grandes colmillos

Otras características de los dientes de sable

En comparación a los felinos actuales los dientes de sable presentaban otras características tales como:

  • No eran grandes corredores a causa de su constitución corpulenta y la longitud de su cola, de tan solo 35 centímetros de largo, la cual en los felinos existentes es larga y sirve para mantener el equilibrio durante la carrera.
  • Tenían un olfato mucho más desarrollado.
  • Tenían un cerebro pequeño.
  • Sus extremidades eran muy musculosas y potentes.
  • Zarpas retráctiles, cualidad que comparten con los gatos, pero no con tigres y leones.
  • Vivían en manadas. Se piensa que cuidaban de los miembros que se encontraban heridos o enfermos.

La extinción de los dientes de sable

El género Smilodon silenció su rugido a finales del Pleistoceno, la última era glacial del Cuaternario, es decir, los dientes de sable se extinguieron hace 12.000-10.000 años.

Se produjeron drásticos cambios ambientales y climáticos que pudieron generar una cascada de consecuencias en la cadena alimenticia de los dientes de sable. Una de estas consecuencias fue que la distribución de presas de gran tamaño se volviera mucho más errante (en 5.000 años se produjo un aumento de la temperatura de más de 6º, lo cual pudo influir negativamente en dicha distribución), dificultando su caza a los dientes de sable.

Estos cambios climáticos provocaron la retirada de los glaciares, así como el cambio de las estaciones y el aumento de las lluvias, lo cual influyó y alteró los ecosistemas locales. Sin embargo, Smilodon había sobrevivido a otros periodos glaciares antes, por lo que debió de haber un factor añadido que lo diferenciase de los eventos climáticos anteriores, como los cambios en la temperatura y la vegetación. Esta última cambió de forma que hacía más difícil que los félidos acecharan a sus presas y coexistieran con otros depredadores. Así, la competencia entre diversas especies de carnívoros fue muy violenta.

A todo ello se le unió la llegada de los primeros homínidos al continente americano, donde se distribuían los dientes de sable. El ser humano pudo contribuir en su extinción al cazar mamíferos de gran tamaño (como mamuts, mastodontes, alces o bisontes) que eran presas comunes de los dientes de sable.

Finalmente, durante los cambios climáticos más bruscos al final del Cuaternario, los ecosistemas no eran capaces de albergar y mantener toda la diversidad de grandes depredadores de manera que las especies menos especializadas y flexibles aumentaron sus posibilidades de supervivencia. Fue entonces cuando los felinos jugaron con ventaja y finalmente, sucedieron a los macairodontinos.

Por qué se extinguieron los dientes de sable - La extinción de los dientes de sable

Un nuevo avance sobre su extinción

En base al apartado anterior, podemos decir que la extinción de los dientes de sable pudo producirse, a grandes rasgos, por la escasez de presas a causa de los cambios climáticos y la competencia con otros depredadores. Científicos de la Universidad de Vanderbilt han desarrollado una investigación que puede contribuir a esclarecer este hecho1.

El estudio en cuestión analiza restos fosilizados a través de una técnica denominada “análisis del microdesgaste de la textura dental” (desarrollada por el coautor del estudio Peter Ungar, de la Universidad de Arkansas). La directora del estudio, Larisa DeSantis, comparte que en situaciones en las que la comida escasea, los felinos actuales consumen una mayor parte del cadáver de la presa, incluyendo sus huesos. Cuando esto sucede, los dientes presentan surcos grandes y profundos, en contraposición a aquellos que han masticado solo carne, que muestran pequeñas marcas de forma paralela.

El análisis reveló que los dientes de sable presentaban patrones de desgaste similares a los del león africano actual, que mastica algunos huesos cuando come. A pesar de todo ello, no encontraron evidencias sobre si utilizaron en mayor medida los cadáveres en todo el período en el que existieron, pero el análisis sugirió que la proporción de cadáveres que consumían disminuyó hacia el final de su existencia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué se extinguieron los dientes de sable, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Animales extintos.

Referencias
  1. DeSantis LRG, Schubert BW, Scott JR, Ungar PS (2012) Implications of Diet for the Extinction of Saber-Toothed Cats and American Lions. PLoS ONE 7(12): e52453. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0052453

Escribir comentario sobre Por qué se extinguieron los dientes de sable

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Sergio López
Buena info
Su valoración:
Miri
Me asombran las criaturas que habia en el pasado me encantan los dientes de sable mamuts y dinos
Aleix Cardona (Editor/a de EcologíaVerde)
Si quieres aprender más sobre estos temas en el siguiente artículo explicamos por qué se extinguieron los mamuts: https://www.ecologiaverde.com/por-que-se-extinguieron-los-mamuts-1090.html

Por qué se extinguieron los dientes de sable
1 de 3
Por qué se extinguieron los dientes de sable

Volver arriba