menu
Compartir

Cómo regar las plantas de interior

Cómo regar las plantas de interior

Aunque puede parecer una tarea simple, muchas personas acaban dañando sus plantas por no darles la cantidad de agua adecuada, y es que hay muchas variables y factores que debemos tener en cuenta a la hora de realizar su cuidado.

A continuación, en EcologíaVerde, te damos algunos consejos para saber cómo regar las plantas de interior correctamente. Aprende a reconocer si el riego es escaso o excesivo, dos de los motivos principales por los que acabamos perdiendo nuestras plantas favoritas. ¡Toma nota!

También te puede interesar: Cómo regar las plantas suculentas

Métodos de riego de plantas de interior

Existen plantas de diferentes tipos para decorar nuestro hogar, y puedes conocer muchas de estas plantas de interior en Fronda. Lo más importante para que estén bonitas y duren mucho tiempo es conocer sus necesidades de cuidados, como cuánto riego necesitan y con qué frecuencia. El riego es el factor fundamental para la supervivencia y buen desarrollo de tu planta de interior. Gracias a llevar a cabo un riego correcto, atendiendo a las necesidades de cada planta en cuestión de frecuencia y cantidad de agua, la planta se verá bella y crecerá de manera correcta. Pero ¿cómo regar las plantas de interior adecuadamente? Existen diferentes métodos que pueden ser útiles para llevar a cabo esta tarea:

  • Riego desde arriba: se trata de una técnica que implica verter directamente el agua sobre el sustrato, utilizando una regadera con el cuello estrecho. Para hacerlo bien se debe poner atención para evitar que el agua caiga directamente sobre las hojas, pues podría dañarlas.
  • Riego desde abajo: consiste en llenar el platillo ubicado bajo la maceta, de manera que la planta vaya absorbiendo mediante los agujeros de drenaje la cantidad de agua que necesita.
  • Riego por inmersión: se puede usar el riego por inmersión colocando el tiesto directamente dentro de un recipiente hondo lleno de agua entre 10 y 15 minutos. Después deberás retirarlo y escurrir la maceta. Este es el mejor método para plantas colocadas en macetas pequeñas o para recuperar una planta que haya sufrido una excesiva exposición al calor y no haya obtenido un buen suministro de agua.

En este sentido es importante saber que las plantas más jóvenes prefieren la técnica de riego desde arriba, mientras que las que ya se han desarrollado preferirán el método desde abajo. Es preferible consultar las características e indicaciones de la planta antes de iniciar el riego.

Cómo regar las plantas de interior - Métodos de riego de plantas de interior

Temperatura del agua

La temperatura es otra variable a tener en cuenta, puesto que siempre es mejor usar agua a temperatura ambiente que no tibia o fría. Recuerda que los extremos en cuestión de temperatura pueden ser perjudiciales para las hojas de las plantas, llegando a dañarlas seriamente. Si al poner el agua en la regadera notas que está demasiado fría o caliente, deja que se atempere durante unos minutos antes de regar la planta.

Cantidad de agua

Otro factor imprescindible a la hora de regar tus plantas de interior es saber la cantidad de agua que se requiere en cada caso, puesto que cada planta tiene sus propias necesidades y características. Como norma general, si la planta procede de una región tropical donde llueve regularmente, necesitará mucha agua. En cambio, aquellas que se desarrollan en lugares más secos, como los cactus desérticos, no necesitarán una cantidad de agua abundante.

Para saber si lo estás haciendo bien, recuerda que si se ven las hojas de la planta marchitas será una señal de que necesitan más agua, aunque lo más aconsejable es que nunca lleguen a este punto. Por ello, introduciendo un dedo o un palo de madera en la tierra a unos dos centímetros de profundidad podrás comprobar si está seca o húmeda. En caso de que esté seca, toca añadir más agua. En caso de que haya un exceso de humedad, deberás reducir el riego, puesto que las raíces podrían pudrirse o activar la proliferación de moho u hongos.

Hora del riego

Aunque parezca una tontería, la hora del riego también puede ser determinante en el buen desarrollo de tus plantas de interior. Así, es preferible regar por la mañana antes que hacerlo por la noche, puesto que cualquier escape o salpicadura de agua que se quede en las hojas tendrá más opción de secarse y evaporarse durante el día, gracias a que las temperaturas son más elevadas. En caso de que la humedad permanezca mucho tiempo en la hoja, mayor será el riesgo de que la planta acabe desarrollando ciertas enfermedades, como los hongos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo regar las plantas de interior, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Maricel
Cómo puedo convertir el minor en el limonero
Cómo regar las plantas de interior
1 de 2
Cómo regar las plantas de interior

Volver arriba