Compartir

Cuidados de las tillandsias

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 2 noviembre 2020
Cuidados de las tillandsias

La tillandsia, llamada comúnmente clavel de aire, es una planta cada vez más común en la decoración tanto de jardines como de interiores. Su éxito se debe tanto a su exótico aspecto, que ayuda a embellecer cualquier espacio, como a los pocos cuidados que exige, haciéndola apta para principiantes en jardinería y el cuidado de plantas.

La tillandsia es una planta epífita, es decir, que en su hábitat natural crece sobre los troncos de árboles o sobre paredes de rocas, en zonas sin sustrato o con muy poco, por lo que también es fácil pensar en las orquídeas, otras de las más conocidas plantas aéreas, a la hora de hablar de ellas. Si quieres aprender cómo cuidar un clavel del aire o una planta aérea, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde sobre la guía de cuidados de las tillandsisas.

También te puede interesar: Plantas aéreas: tipos, nombres y cuidados

Ubicación del clavel del aire

Los claveles de aire son plantas tropicales. Teniendo esto en cuenta, sabemos que necesitarán de una zona muy iluminada, aunque sin incidencia directa, ya que en su hábitat natural crece en zonas muy iluminadas pero a la sombra bajo la cubierta de otras plantas o del terreno.

Debido a su condición de epífitas, estas plantas apenas desarrollan raíces, y las pocas que producen tienen la única función de anclar la planta a su soporte: no absorben agua ni nutrientes. Gracias a esto, se trata de una planta apta tanto para interior como para exterior, y es que es muy común colgarlas de soportes decorativos sin apenas sustrato.

Ubica tu tillandsia en una zona iluminada, bien ventilada y, sobre todo, alejada de fuentes externas de calor o frío, que podrían resecarla y privarla de la humedad que necesita. No la expongas nunca a temperaturas inferiores a los 10 ºC ni superiores a los 30 ºC.

Cuidados de las tillandsias - Ubicación del clavel del aire

Cómo colgar las tillandsias

Como hemos dicho, el clavel de aire es una planta que no necesita tierra, así que sus posibilidades decorativas son enormes. Puedes buscar soportes para tillandsias de vidrio o plástico transparente que permiten ver la planta al completo desde cualquier ángulo.

A la hora de saber cómo colgar el clavel del aire, ten en cuenta lo explicado en sus necesidades de ubicación. Usa un soporte o recipiente que permita la libre circulación del aire, que es de donde coge sus nutrientes, y cuélgalo donde prefieras, protegido de la luz solar directa pero en una zona luminosa. En invierno puedes colocar la tillandsia al sol directo, mientras que en verano estará mejor cerca de una ventana soleada pero no pegada al cristal.

Cuidados de las tillandsias - Cómo colgar las tillandsias

Cómo regar las tillandsias

Todas las plantas epifitas necesitan un abundante grado de humedad ambiental, ya que es de donde recogen el agua con la que se hidratan. Aprender cómo regar una planta de aire no es difícil, pero hay que tener en cuenta que no puede hacerse como con las plantas terrestres habituales.

Para mantener una humedad y un nivel de hidratación adecuado en tu clavel de aire, pulveriza agua sobre la planta de forma que humedezca sus hojas. En los meses cálidos deberías hacerlo diariamente, y en temporadas especialmente calurosas esto se vuelve vital. De hecho, si la temperatura es muy alta puedes sumergir la planta temporalmente en agua, durante apenas unos minutos, para después dejarla secar por completo y devolverla a su ubicación.

Es muy importante que no uses agua del grifo para regarla, ya que los aditivos que lleva no le harán bien a tu planta. Utiliza agua de lluvia preferentemente o una de mineralización muy débil. Si no pudieras acceder a ninguna de estas, deja reposar el agua del grifo durante 24 horas antes de usarla, de forma que sus elementos añadidos se depositen y no acaben en tu tillandsia.

Cuidados de las tillandsias - Cómo regar las tillandsias

Abono para las tillandsias

Como no tiene raíces terrestres que extraigan nutrientes del suelo, la tillandsia necesita que se la alimente con fertilizante específico para plantas aéreas. Es importante no usar cualquier fertilizante genérico, que podría hacerle daño en lugar de beneficiarla.

Diluye el fertilizante en su agua de riego (recuerda no usar agua corriente) y aplícalo al pulverizar sobre ella, una vez cada 15 días.

Cómo reproducir tillandsias

Si cuidas adecuadamente tu clavel de aire y lo mantienes en condiciones óptimas, podrás llegar a verlo florecer. La floración de la tillandsia es espectacular y muy bonita, pues es de tonos violetas y fucsias. Tras esta floración, es muy común que la planta dé lugar a hijuelos, que pueden usarse para reproducirla, puesto que crecerán como copias idénticas de la planta madre. Hay que tener en cuenta que el clavel de aire es una planta de crecimiento muy lento, por lo que habrá que tener paciencia con ella en este punto.

Deja a los hijuelos crecer junto con la planta madre durante todo el tiempo posible para asegurarte de que, cuando decidas separarlos, sobrevivan de forma individual sin problemas porque habrán crecido lo suficiente. No los separes nunca antes de la siguiente primavera a su aparición, ya que es la época ideal para hacerlo. Separa con mucho cuidado las ramas del hijuelo de las de la planta madre, procurando no dañar a ninguna de las dos, y ya tendrás lista tu nueva tillandsia.

Ahora que has conocido los cuidados de las tillandsisas, aprende más sobre las Plantas aéreas: tipos, nombres y cuidados en este otro artículo de Ecologíaverde.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de las tillandsias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de las tillandsias
1 de 4
Cuidados de las tillandsias

Volver arriba