menu
Compartir

Aglaonema: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 15 julio 2022
Aglaonema: cuidados

El aglaonema es una preciosa planta de apariencia engañosa, pues aunque su aspecto hace pensar en una planta tropical, y este es en realidad su origen, se puede cultivar y se cultiva habitualmente como una resistente planta de interior. Si quieres aprender lo que necesitas saber para que esta planta se encuentre en las mejores condiciones y luzca lo más bonita posible, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde sobre los cuidados de la planta aglaonema.

También te puede interesar: Plantas con hojas de colores

Características de la planta aglaonema

La aglaonema, de nombre científico Aglaonema crispum, es una planta que tiene su origen en las selvas tropicales al sur de Asia. Allí, donde crece bajo la cúpula arbórea, disfruta de climas cálidos o templados todo el año, pero no recibe apenas luz solar directa, motivo por el que es común cultivarla como planta de interior. Estas son otras de sus características:

  • Se trata de una especie que puede llegar a crecer hasta un metro de altura, aunque su crecimiento es marcadamente lento y lo habitual es que se quede en torno a la mitad de esa altura.
  • Sus hojas son perennes y de un verde brillante, aunque hay variedades en tonos rojos, como la aglaonema de fuego. Aquí puedes descubrir más Plantas con hojas de colores.
  • Sus flores son de tonos amarillos o blancos, aparecen durante el verano y llegan a extenderse hasta el otoño.
  • Como especie es muy longeva y fácil de cuidar.
  • Otra de sus grandes ventajas es que se trata de una planta con la capacidad de purificar el aire. Absorbe el benceno y el formaldehído, ambas sustancias contaminantes. Aquí puedes conocer más Plantas que purifican el aire.
  • La savia de esta planta es irritante al contacto, por lo que debes usar guantes para tratarla y tener mucho cuidado con niños pequeños y mascotas.
Aglaonema: cuidados - Características de la planta aglaonema

Ubicación de la aglaonema

Aunque sea una planta de origen tropical, la aglaonema no solo no necesita incidencia directa de luz solar, sino que no la soporta. Debido a ello, es muy fácil de cultivar como planta de interior, es que puede llegar a desarrollarse sin problemas incluso sin luz natural en absoluto, solo con iluminación artificial.

Así, lo más común es cultivarla en maceta y en el interior de casa, habitualmente en una habitación iluminada, pero alejada de las ventanas. Si en algún momento ves sus hojas secas o con zonas quemadas, lo más probable es que tu aglaonema reciba demasiada luz directa y necesites moverla a otra zona más resguardada.

También tendrás que protegerla de las corrientes de viento, que la planta no lleva nada bien. Esta es una de sus pocas exigencias, así como la de que no tolera el frío. La temperatura ideal para la aglaonema está entre los 16 ºC y los 25 ºC, aunque puede llegar a tolerar de forma puntual temperaturas de hasta 10 ºC, pero nunca deberías exponerla ni siquiera un momento a menos que esto.

Riego de la aglaonema

La aglaonema es una planta que necesita de cierto nivel de humedad en el sustrato. Esto significa que los riegos deben ser frecuentes, pero no necesariamente abundantes: si te excedes y encharcas tu aglaonema, lo más probable es que consigas que sus raíces se pudran. Con el riego, como siempre decimos, es mejor quedarse corto que pasarse, pues los efectos de lo primero son mucho más sencillos de arreglar que los de lo segundo. Riega solo cuando notes que la capa superior del sustrato se ha secado, lo que puedes comprobar con un dedo, lápiz o palillo: si la tierra no se queda pegada cuando lo clavas, es que momento de regar.

Por último, puedes aportar a tu planta humedad sin riesgo de encharcarla si colocas la maceta sobre un plato con piedras o guijarros grandes y agua que no las cubra. Al mantener la base de la maceta por encima del nivel del agua, esta estará a salvo de encharcamientos, pero conforme el agua se evapore naturalmente, la humedad ambiental ascenderá hasta la planta. Hacer esto te evitará también problemas con plagas que aparecen cuando la humedad ambiental es demasiado baja, como la araña roja o el pulgón.

Sustrato para la aglaonema

Lo más importante con el sustrato de esta planta es que ofrezca un drenaje lo mejor posible. Puedes usar sustrato universal enriquecido, pero nosotros recomendamos nuestra mezcla universal para semillero: mezcla humus de lombriz, fibra de coco y turba a partes iguales y añade un buen puñado de vermiculita y otro de perlita.

Esto da lugar a un sustrato ligero, aireado y muy rico en nutrientes y microorganismos beneficiosos, con unas propiedades excelentes de retención de agua.

Aglaonema: cuidados - Sustrato para la aglaonema

Abonado para la aglaonema

La aglaonema no es exigente en cuanto al abonado, pero agradecerá un aporte extra de energía en su temporada de actividad, sobre todo de cara a la floración. Añade uno o dos centímetros de humus de lombriz a la base de la planta una vez al mes o cada quince días en primavera y no lo hagas durante el resto del año, ya que el exceso de nutrientes no favorecerá a la planta en las épocas de menos desarrollo.

Ahora que ya conoces los cuidados de la aglaonema y sabes que necesita poca luz y puede estar muy bien creciendo en interior, quizás también quieras conocer otras Plantas de interior que necesitan poca luz.

Si deseas leer más artículos parecidos a Aglaonema: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Aglaonema: cuidados
1 de 3
Aglaonema: cuidados

Volver arriba