menu
Compartir

Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos

 
Por Rafael Nieves. 19 octubre 2021
Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos

La sensibilidad química múltiple, también conocida como enfermedad SQM o intolerancia ambiental idiopática, es una patología crónica que supone ser alérgico a multitud de agentes presentes tanto en el ambiente como en productos utilizados en nuestra vida cuotidiana. Este síndrome se caracteriza por síntomas recurrentes que aparecen como respuesta a la exposición de sustancias químicas que, si bien son toleradas por el conjunto de la población, provocan una elevada reacción en los pacientes que sufren este trastorno. A continuación, en EcologíaVerde, te lo contamos todo sobre la sensibilidad química múltiple, una enfermedad causada por agentes químicos.

Qué es la sensibilidad química múltiple

La sensibilidad química múltiple es considerada como un síndrome crónico que se caracteriza por la pérdida de la tolerancia a sustancias químicas que están en el entorno o el medio ambiente en distintas cantidades, que generalmente son toleradas por la mayoría de las personas. Por ello, esta enfermedad está considerada como una patología de “dosis bajas”, puesto que se desarrolla tan solo en personas con una predisposición genética concreta (FM y SFC) que hacen que se reaccione de manera negativa a sustancias químicas en concentraciones que no se consideran tóxicas para alguien que no sufre SQM.

Los desencadenantes de la sensibilidad química múltiples están presentes en nuestro día a día. Las personas que sufren la enfermedad SQM pueden apreciar sus síntomas estando en contacto con la contaminación normal habitual presente en cualquier ciudad o la exposición a ondas magnéticas emitidas por los electrodomésticos, así como utilizando productos de limpieza como la lejía o incluso con el contacto de productos cosméticos o de higiene personal, fármacos o ciertos aditivos presentes en los alimentos, entre otras situaciones. En sí, la mayoría, son agentes que pueden ser perjudiciales para todo el mundo, pero estas personas más sensibles reaccionan desarrollando esta afección mucho antes que cualquier otra persona.

Se trata de una patología que sufren un bajo porcentaje de personas si observamos la población mundial, pero con síntomas muy diversos que pueden afectar el día a día de las personas que la padecen. Por otro lado, por ahora no se contemplan grados de sensibilidad química múltiple, sino que su evolución va condicionada por ciertos factores, tales como:

  • Tiempo de exposición a los factores desencadenantes de la sensibilidad química múltiple.
  • Intensidad de la exposición (a mayor intensidad mayor daño).
  • Tipo de agente químico, puesto que los efectos que causan pueden ser más o menos graves.
  • Padecer o no otro tipo de enfermedades que agraven la calidad de la vida del paciente con SQM.

Todo ello, junto a la aceptación del paciente que sufre esta enfermedad y que necesitará cambiar sus hábitos de vida, tanto a nivel alimenticio como con el uso de mascarillas, guantes, cambio de productos de higiene personal, protección para exterior etc., puede determinar el tipo de gravedad de los síntomas y la calidad de vida del paciente con SQM.

Síntomas de la sensibilidad química múltiple

La sensibilidad química múltiple se identifica con una serie de síntomas que aparecen en aquellas personas con una muy baja tolerancia a sustancias químicas que hay en el ambiente o en productos concretos. Los síntomas que se manifiestan en las personas que padecen dicha enfermedad son diversos y variados, pues pueden llegar a desarrollarse más de 100 síntomas diferentes, y, actualmente, están recogidos por la Asociación de afectados por el Síndrome de Fatiga Crónica SFC y por el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM). Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga.
  • Mal estar general.
  • Dolor de cabeza o cefalea y embotamiento de la cabeza.
  • Picor de garganta.
  • Tos seca.
  • Dificultad al respirar.
  • Palpitaciones.
  • Náuseas y vómitos.
  • Vértigo y desorientación.
  • Visión borrosa, picor ocular y lagrimeo.

Si bien estos síntomas pueden confundirse con otras afecciones, como alergias, gripe o migrañas, es necesario observar en qué situación aparecen o se incrementan para poder decírselo al médico y que este pueda realizar un diagnóstico concreto. En este sentido, recuerda que la sensibilidad química múltiple aparece con la exposición a agentes químicos que suelen estar presentes tanto en el ambiente como en numerosos productos que utilizamos en la vida cotidiana.

Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos - Síntomas de la sensibilidad química múltiple

Tratamiento de la sensibilidad química múltiple

¿Cómo se trata la sensibilidad química múltiple? Todavía no existe un tratamiento definitivo como tal para combatirla o para sobrellevarla mejor que lo que resulta posible ahora, por ello es una enfermedad que sigue en estudio. Hoy en día, no hay ningún fármaco aprobado o un protocolo estandarizado que permita superar dicha enfermedad, por lo que se la categoriza como síndrome crónico.

Los médicos aconsejan evitar la exposición continua o reincidente a los agentes químicos precipitantes que desencadenan los síntomas y reacciones de la sensibilidad química múltiple, puesto que, el objetivo es paliar los síntomas, dado que no se puede curar la enfermedad SQM. Además, el trabajo de los especialistas es encontrar un protocolo personalizado para cada paciente, puesto que la respuesta o las reacciones de la sensibilidad química múltiple son diferentes en cada persona. En este sentido, los médicos coinciden que la forma más adecuada de tratar la sensibilidad química múltiple es mediante un enfoque multidisciplinar y personalizado, que dependiendo de cada paciente puede recoger ciertas pautas englobadas en el marco multidisciplinar, tales como:

  • Evitar la exposición a los agentes o factores desencadenantes de la sensibilidad química múltiple. Para ello, por ejemplo, se pueden usar productos de cosmética apta para SQM, entre otros específicos para evitar estos agentes.
  • Pauta de fármacos específicos en cada caso.
  • Modificación o cambio en la dieta.
  • Realización de ejercicios adaptados.
  • Ayuda psicológica.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud ambiental.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos
1 de 2
Sensibilidad química múltiple: una enfermedad causada por agentes químicos

Volver arriba