Compartir

Cómo hacer injertos de árboles frutales

Por Javier Sánchez, Biólogo. 17 octubre 2018
Cómo hacer injertos de árboles frutales

Los injertos de árboles frutales se utilizan como métodos de multiplicación y reproducción en gran variedad de plantas y árboles, resultando muy efectivos en este tipo de árboles. En general, el proceso de realizar un injerto consiste en hacer un corte en una rama e insertarla en otro árbol. Sin embargo, en la práctica, este proceso es mucho más complejo y existen diferentes técnicas para lograr que el injerto sea un éxito y el árbol frutal siga creciendo y dé frutos.

Si quieres conocer bien cómo hacer injertos de árboles frutales, sigue leyendo este artículo de EcologíaVerde en el que te contamos dos técnicas y más detalles.

También te puede interesar: Fungicidas caseros para árboles frutales

Qué es un injerto en jardinería, horticultura y agricultura

Antes de comenzar a hablar de las técnicas para hacer un injerto en árboles frutales, es necesario conocer el motivo de este proceso y su objetivo. Como mencionábamos, un injerto se utiliza como método de multiplicación y reproducción de un árbol. En este caso definimos un injerto como un trozo o pedazo de la yema o del tallo de un árbol que fijamos a un patrón (que es la planta que recibirá el injerto) con la finalidad de que salgan hojas, flores, frutos y tallos. Un injerto no siempre se realiza con finalidades comerciales para obtener mayores frutos, plantas más resistentes o, incluso, variedades autopolinizantes.

Antes de realizar un injerto, debemos conocer las compatibilidades entre los distintos árboles frutales para aumentar la probabilidad de que el injerto se desarrolle bien. Es decir, no se puede insertar cualquier rama en cualquier frutal que queramos. Lo recomendable es realizar injertos sobre árboles que sean de la misma familia, por ejemplo, una variedad de naranja sobre otro árbol de naranja. Lo habitual es escoger un patrón para realizar el injerto que sea lo más resistente posible a enfermedades y que se desarrolle bien sobre el suelo en el que lo vayamos a plantar.

Existen diferentes tipos y técnicas de injerto como las técnicas de yema, de ingles o de aproximación, pero la más utilizada es la técnica de doble hendidura o corona. La técnica va a depender del objetivo que se pretende conseguir con el injerto y de la época. Por ejemplo, las de yema se suelen realizar más cerca de la época primaveral. También se puede realizar múltiples injertos sobre un mismo patrón.

Como ejemplo, la gran mayoría de árboles frutales se producen injertando yemas de la variedad deseada sobre un patrón cultivado. Si nos fijamos, podemos apreciar un pequeño abultamiento o curvatura en el punto en donde se injertó la yema. Es decir, que una gran mayoría de los árboles frutales son en realidad raíces de una especie de árbol y el tronco o las yemas de otra. Existen algunas variedades que no es necesario injertarlas, como el olivo o la higuera. En cambio, los rosales que compramos suelen estar injertados y muchas plantas ornamentales como la mimosa o el ciprés, también lo están.

Cómo hacer injertos de árboles frutales - Qué es un injerto en jardinería, horticultura y agricultura

Pasos para hacer un injerto en árboles frutales

Los pasos básicos para hacer un injerto en un árbol frutal son:

  • Cortar la rama del árbol a injertar cuando empiece a desarrollar los primeros brotes. Hacerlo en un ángulo aproximado de 45 grados.
  • Emparejar o juntar dos ramas cortadas mediante una cinta aislante o una cinta de injerto. El emparejamiento debe realizarse con fuerza, sin ser tan excesiva como para cortar la circulación en las ramas.
  • Cubrir el injerto mediante una bolsa de papel u otro material para protegerlo de la lluvia, la luz solar excesiva o los insectos.
  • Esperar entre 3 o 4 semanas, para que las ramas crezcan juntas.
  • Cuando veamos que las ramas ya han crecido bien y lo suficiente, será el momento de quitar la bolsa de papel, las gomas y la cinta del injerto, dejando que las ramas crezcan solas en adelante.

Injerto de hendidura doble en árboles frutales

El injerto de hendidura doble es una de las técnicas de injerto más antiguas y es la más usada actualmente en horticultura. Por lo general se utiliza para cambiar la variedad de un árbol o rejuvenecer un árbol envejecido. Habitualmente, este injerto se suele aplicar en árboles con un diámetro de tronco que no supera los 10 centímetros y la época en la que se suele realizar es durante el invierno.

Para hacer un injerto de hendidura doble en un árbol frutal se siguen los siguientes pasos:

  • Preparar dos ramas con un bisel por los dos lados.
  • Realizar un corte limpio y recto en el árbol patrón y un corte longitudinal.
  • Insertar las dos ramas cortadas de nuestro injerto en la hendidura hecha en el árbol patrón, una a cada lado. Estas deben ser ajustadas de forma que sus cortezas externas contacten con la corteza del árbol patrón.
  • Atar todo y desatarlas en el momento que las yemas hayan empezado a brotar y tengan una longitud entre 5 y 10 centímetros.

Para terminar con esta guía sobre cómo hacer injertos de árboles frutales, te recomendamos que también consultes esta otra guía de EcologíaVerde en la que te contamos cómo cuidar los árboles frutales.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer injertos de árboles frutales, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cómo hacer injertos de árboles frutales

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Elgin Morales
Muy útiles e interesantes los artículos!

Cómo hacer injertos de árboles frutales
1 de 2
Cómo hacer injertos de árboles frutales

Volver arriba