menu
Compartir

Cómo se comunican las abejas

 
Por Andrea Márquez, Ambientóloga especializada en el Medio Marino y Costero. 22 septiembre 2021
Cómo se comunican las abejas

Las abejas son uno de los insectos que mayor interés despiertan entre los miembros de la comunidad científica, básicamente por dos motivos interrelacionados. Por un lado, poseen uno de los sistemas de comunicación animal más sofisticados y distinguidos que existen y, por otro lado, son grandes polinizadores de cuya conservación depende la degradación de los ecosistemas y el aprovisionamiento de alimentos a los seres humanos.

Si quieres saber más sobre cómo se comunican las abejas, sigue leyendo este artículo de EcologíaVerde para comprender más acerca de su lenguaje, sobre cuál es el propósito de la danza de las abejas y sobre la fascinante organización cooperativa que tienen.

También te puede interesar: Cómo se comunican las hormigas

La comunicación de las abejas

En 1788, E. Spitzner observó e identificó un patrón en el comportamiento de las abejas obreras de la miel cuando estas regresaban a la colmena cargadas de alimento, que siglos más tarde sería explicado por otros expertos e identificado como parte del entramado comunicativo de estas polinizadoras. De hecho, fue Fue Karl von Frisch quien, a partir de estos pioneros estudios, durante el siglo XX (1920-1982), describió el lenguaje de las abejas, sus métodos para orientarse y las facultades sensoriales que tienen.

En sus estudios, Karl explica qué tipos de danzas realizan las abejas para indicar al resto de obreras de la colmena las fuentes de alimento encontradas. Mediante estos bailes, como más adelante explicamos, estos insectos polinizadores se comunican para transmitir datos sobre la dirección, la distancia y la calidad del alimento.

La danza de las abejas

Dependiendo de la distancia y la ubicación a la que se encuentran dichas fuentes, las melíferas realizan dos tipos de danza: una en círculo y otra en semicírculo o también conocida como danza del 8.

Cuando su fuente de aprovisionamiento se localiza a más de 100 m de la colmena, las abejas realizan la danza en círculo, variando el sentido de la misma; es decir, moviéndose de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Además, con la intensidad y la duración de la danza, las abejas comunican la abundancia de la fuente.

Sin embargo, cuando las distancias son mayores, las abejas realizan la danza en semicírculo, trazando de manera imaginaria un 8. ¿Cómo lo hacen? Primero realizan un semicírculo en un sentido, después vuelven en línea recta al punto de partida y, desde este ahí, vuelven a realizar otro semicírculo pero en sentido contrario al primero hasta cerrarlo y acabar el baile en línea recta.

Durante este trayecto en línea recta, las abejas realizan rápidos movimientos ladeando su abdomen. Esto se conoce como danza del abdomen o de la cola y en su realización las abejas emiten unos sonidos (de 240 a 260 Hz y de 90 a 110 dB), producto del movimiento de sus alas.

Cómo se comunican las abejas - La danza de las abejas

La comunicación de la dirección y la calidad del alimento

Las obreras de Apis mellifera durante su pecoreo recolectan el polen y el néctar necesarios para alimentarse. Como hemos comentado, cuando llegan a la colmena y realizan la danza, según la que sea, ya comunican al resto de abejas la distancia a la que se localiza la que ha sido su fuente de alimentación. Cuanto mayor es la distancia a la que han de desplazarse, menos viva es la danza; esto es, menor cantidad de recorridos en línea recta realizan.

El objetivo es que el resto de obreras sean capaces de viajar hasta la misma zona para seguir recolectando alimento. Una pista son los olores que quedan impregnados en las recolectoras, que indican el tipo de alimento que han de buscar. No obstante, necesitan más datos que les permitan saber con mayor precisión el lugar al que han de acudir.

Para indicar la dirección, cuando la colmena está en posición horizontal, las abejas realizan sus danzas señalando la posición (en ángulos) respecto al sol que guarda el recorrido realizado hasta la fuente. Sin embargo, este método no es válido cuando las colmenas están dispuestas en posición horizontal. Entonces, lo que hacen las abejas es transportar y expresar dicho ángulo con respecto a la fuerza de gravedad.

Finalmente, las abejas transmiten a sus compañeras cuál es la calidad del alimento recolectado, con el tiempo que tardan en regurgitarlo. De esta forma, cuando la fuente es buena, tardan entre 20 y 30 segundos en entregar o vomitar el alimento recolectado y posteriormente realizar una danza; sin embargo, tardan hasta un minuto cuando no es buena y abandonan la colmena sin danzar.

La organización de las abejas

Las abejas viven en colmenas en las que los roles y responsabilidades a asumir están distribuidos según tres tipos de miembros: la abeja reina, las obreras y los zánganos.

La abeja reina

Es la única abeja fértil presente en la colmena. Se diferencia del resto por ser corporalmente más grande, por tener un abdomen más alargado y por alimentarse de jalea real, en lugar de polen, tras sus primeros días de estado larvario. Pero también, por las funciones vitales que desempeña. Por un lado, se encarga de mantener cohesionada la colmena, mediante la producción de feromonas y, por otro lado, de la perpetuación de su especie. Esta última función es su mayor reto, por ello alcanza su madurez sexual a los 6 días de nacer y puede llegar a poner más de 2000 huevos diarios.

Para iniciar la reproducción, la reina realiza una danza conocida como “vuelo nupcial”, gracias a la cual es capaz de almacenar espermatozoides y fecundar sus huevos. Después del vuelo nupcial, la abeja pone sus huevos -uno por celda-, los cuales pueden estar fecundados (de ellos nacerán abejas obreras) o no (nacerán zánganos).

Abejas obreras

Las obreras, son las abejas hembra no fértiles de la colmena que, tras sus primeros días en estado larvario, dejan de comer jalea real para alimentarse de polen. Como bien indica su nombre, estas abejas realizan múltiples tareas.

Se encargan de:

  • Recolectar alimento -néctar, polen, agua, propóleo- (abejas pecoreadoras) para, posteriormente fabricar cera (cereras) o jalea real (nodrizas).
  • Limpiar la colmena (obreras limpiadoras), protegerla (guardianas) y almacenar en ella el alimento recolectado (almacenadoras).

Los zánganos

Son las abejas macho que fecundan a la abeja reina. Un dato curioso es que, después de hacerlo, desprenden su aparato reproductor y mueren.

Conociendo un poco más la curiosa comunicación de las abejas, quizás te interese aprender más sobre ellas. Puedes leer nuestros artículos acerca de las Características de las abejas y la Función de las abejas. Asimismo, te recomendamos ver nuestro vídeo sobre la importancia de las abejas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo se comunican las abejas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de los animales.

Bibliografía
  • Menizabal, F. M. (2005). Abejas. Editorial Albatros.
  • Palomar, J. M. A. (1990). El sistema de comunicación de las abejas. Didáctica. Lengua y Literatura, 2, 19.
  • UCO. Biología de Apis mellifera. Reina, obreras y zánganos. Recuperado de: https://www.uco.es/dptos/zoologia/Apicultura/Biologia_abejas/Biologia_Apis_mellifera.html

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo se comunican las abejas
1 de 2
Cómo se comunican las abejas

Volver arriba