Compartir

Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos

 
Por Enrique Arriols. 17 enero 2018
Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos

Cada vez son más los productos que inundan los estantes del supermercado en los que podemos leer con letras grandes y llamativas adjetivos como “orgánico” o “ecológico”. Esto hace pensar que estamos ante un producto saludable y que es respetuoso con el medio ambiente. No obstante, la realidad es que, muchas veces, se pueden llegar a comprar este tipo de alimentos sin saber realmente qué es lo que los hace tan especiales o, sencillamente, más caros en el supermercado.

Por otro lado, si existen alimentos orgánicos, ¿significa eso que el resto de los alimentos que se venden son “inorgánicos” aunque estén hechos de “materia orgánica”? Si quieres profundizar más en lo que significa que un alimento sea orgánico o inorgánico, así como en las ventajas y desventajas que puede tener su compra y consumo, continúa leyendo EcologíaVerde, pues en este artículo te contamos cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos, con ejemplos.

Definición de orgánico e inorgánico

Si atendemos a la definición que da el diccionario de la RAE de las palabras "orgánico" e "inorgánico", nos encontramos con que algo orgánico es aquello que está compuesto por una "sustancia que tiene como componente el carbono y que forma parte de los seres vivos". Es decir, que está compuesto de materia biológica (independientemente de que esté todavía vivo o no). De esta forma, una naranja sería orgánica, porque está compuesta por materia apta para la vida, mientras que un litro de agua, pese a ser un alimento, sería inorgánico, ya que no estaría formado de materia viva.

Sin embargo, esta definición, no tiene nada que ver con lo que significa que un alimento sea orgánico o inorgánico cuando nos referimos a los productos que podemos encontrar en una tienda de alimentación, lo que puede llevar a error y hace que sea importante matizarlo para no caer en equivocaciones. De esta forma, más allá del significado general de orgánico e inorgánico, cuando hablamos de alimentos orgánicos, a lo que estamos haciendo referencia es a su forma de producción, que deberá cumplir una serie de requisitos para que reciba tal catalogación y no otra.

Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos - Definición de orgánico e inorgánico

Qué son los alimentos orgánicos e inorgánicos: definición y ejemplos

Un alimento será orgánico (o alimento ecológico o biológico, ya que según el país se podrá denominar de una forma u otra aunque sean la misma cosa) cuando se trate de un producto alimenticio que haya sido producido manteniendo en todo momento los procedimientos denominados como “ecológicos”. Esto, a grandes rasgos, significa que será un producto que desde el inicio de su producción hasta que llega al consumidor final no habrá estado en contacto con ningún tipo de producto químico o artificial. Lo que viene a conllevar que se trate de un producto que es igual al que podríamos encontrar en la agricultura tradicional y en la naturaleza.

Esto quiere decir que, si tenemos una naranja orgánica, para producir esa naranja, desde el árbol del naranjo que ha sido plantado, hasta el agua con la que se ha regado, pasando por los fertilizantes e insecticidas que se hayan utilizado, todo será natural y biodegradable. De esta forma, estaremos ante un naranjo completamente natural (es decir, no será una planta transgénica), se habrá regado con agua que no haya sido tratada con productos químicos, en caso de ser fertilizado se habrá hecho mediante compost natural y, en caso de haber sido tratado con algún tipo de insecticida, este también habrá sido natural.

De la misma forma, si tenemos un producto alimenticio que no cumple alguna o ninguna de las condiciones descritas con anterioridad, estaremos hablando de un alimento inorgánico, sin que ello tenga nada que ver con la naturaleza de “materia biológica” del alimento en cuestión.

Cómo saber que un alimento es orgánico

La forma más sencilla de comprobarlo es mediante el etiquetado. De hecho, la regulación actual obliga a que, en el caso de poner algún tipo de denominación que vincule el producto con los alimentos orgánicos (ecológico, biológico, etc.), este producto haya pasado la correspondiente inspección de las autoridades alimentarias para que se haya certificado que, efectivamente, se trata de un producto alimentario producido siguiendo las normas definidas para que se pueda considerar como tal.

En la actualidad, tanto países como Japón y Canadá, así como todos los países de la Unión Europea, tienen leyes al respecto que velan por la seguridad del consumidor. Esto significa que, para que un producto se pueda vender publicitándose bajo la etiqueta de “alimento orgánico”, o cualquiera de sus variantes, debe haber recibido el visto bueno de las autoridades alimentarias. De esta forma, si se quieren consumir alimentos orgánicos, la manera más sencilla de hacerlo es mirando el etiquetado, donde deberá figurar toda la información al respecto.

Por otro lado, es cierto que pueden existir alimentos orgánicos en los que el etiquetado no lo diga. No obstante, esto se deberá a que la producción en cuestión no habrá pasado las inspecciones pertinentes y abonado las tasas correspondientes para que pueda indicarlo de manera expresa. Esto suele pasar en algunos entornos rurales donde la producción es muy pequeña y, desde una perspectiva económica, no compensa realizar la tramitación. En estos casos, la única forma de saber si el alimento es orgánico o no será confiando en la palabra del vendedor.

A pesar de ello, es importante tener en cuenta que, si queremos estar completamente seguros de que se trata de un alimento orgánico, la única manera de estarlo será mediante el etiquetado, que deberá decirlo de forma expresa e incluir el sello oficial que lo certifique y que expide la autoridad alimentaria.

De este modo, tenemos ejemplos de alimentos orgánicos que pueden ir desde frutas y verduras ecológicas, a alimentos de origen animal en los que los animales han sido alimentados con piensos ecológicos o, incluso, productos envasados que, a pesar de su presentación, han sido desarrollados a partir de alimentos orgánicos durante todo el proceso.

Ventajas e inconvenientes de los alimentos orgánicos

Entre las ventajas de los alimentos orgánicos destacamos que son un tipo de producto completamente natural y libre de cualquier tipo de producto químico o tóxico que, una vez ingeridos, pasarían a nuestro organismo del mismo modo que estaban presentes en el cuerpo del alimento.

Existen diferentes tipos de toxinas presentes en los productos químicos que se usan en los alimentos que, al pasar al cuerpo humano, tienen efectos negativos en la salud. Entre los efectos más comunes, estos tóxicos actúan como disruptores endocrinos, destruyen la flora bacteriana del intestino y afectan al sistema nervioso y al sistema inmune, entre otros. Al tomar alimentos orgánicos, evitamos el consumo de toxinas y químicos, lo que contribuye a nuestra salud.

Respecto a los inconvenientes de los alimentos orgánicos, caben citar dos principales. Por un lado, al tratarse de alimentos que no incluyen procesos artificiales de ningún tipo, constituyen alimentos más costosos, ya que tardan más en producirse y la producción se realiza en menor escala, lo que finalmente repercute en un precio más elevado cuando llegan al consumidor final.

Por otro lado, al tratarse de alimentos que no se pueden producir en masa, se trata de alimentos que no permitirían satisfacer la demanda actual de alimento para la población mundial. De esta forma, a pesar de ser más sanos, no podrían poder llegar a popularizarse a gran escala debido a las propias limitaciones de su proceso productivo.

Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos - Ventajas e inconvenientes de los alimentos orgánicos

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación saludable.

Escribir comentario sobre Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos
1 de 3
Cuáles son los alimentos orgánicos e inorgánicos: ejemplos

Volver arriba