Compartir

Cuidados de la albahaca en maceta

Cuidados de la albahaca en maceta

La albahaca (Ocimum basilicum) es una planta aromática anual originaria de Irán, India, Pakistán y otras regiones tropicales de Asia. Es una planta muy cultivada debido a sus usos en gastronomía como aderezo en ciertas comidas y, además, aporta vitamina A, vitaminas del grupo B y ciertos bioelementos. Se puede cultivar por semillas o en esquejes.

Y dados todos los beneficios que te acabamos de explicar, en este artículo de Ecología Verde queremos explicarte y hablarte sobre el cultivo de la albahaca y los cuidados de la albahaca en maceta.

También te puede interesar: Cuidados del boj en maceta

¿Cómo y cuándo sembrar la albahaca?

Lo primero para sembrar la albahaca es comprar un sobre de semillas o esquejes (si no tenemos guardados de otros años). Existen variedades de hojas pequeñas, hojas grandes e incluso de hojas de color morado, será suficiente con un solo sobre de semillas, ya que la albahaca es una planta que germina muy bien y muy rápido. No hace falta sembrar una única variedad, podemos incluso mezclarlas.

La mejor época para sembrarla es a finales del invierno o comienzos de la primavera, para así poder disfrutar de esta planta durante la mayor parte de año, puesto que se trata de una planta anual que muere en otoño con la llegada de las bajas temperaturas.

Lo primero para sembrar la albahaca, será preparar los semilleros. La planta se puede sembrar en maceta, en una jardinera o sobre una bandeja de alvéolos. En este caso la maceta debe poseer al menos unos 12 centímetros de diámetro para evitar que las plantas germinen muy juntas. Si lo realizamos, en cambio, sobre una bandeja de alvéolos, el tamaño deberá ser al menos de 3 ó 4 centímetros.

Para la siembra, el sustrato más recomendado es un sustrato para semilleros o para plantas de interior. Deberemos llenar el recipiente sin apelmazarlo y regarlo con abundancia. La siembra consiste en depositar las semillas en el semillero y regarlas con cuidado, evitando que el agua las desplace o entierre. La distancia entre las plántulas deberá ser de al menos unos dos centímetros, para evitar la competencia por la luz.

Cuidados de la albahaca en maceta - ¿Cómo y cuándo sembrar la albahaca?

El cultivo de la albahaca

El cultivo de esta planta puede hacerse partiendo de semillas o de esquejes. A partir de semillas, los pasos son:

  1. Preparar los semilleros usando mantillo vegetal humedecido y poner una o dos semillas por semillero cubriéndola con el sustrato
  2. Cubrir el semillero con papel de film para que nuestra tierra se mantenga con la humedad adecuada y colocarlo junto a una ventana donde reciba sol. Es necesario mantener un grado de humedad, rociándola con agua una o dos veces por día.
  3. Una vez aparezcan las primeras hojas, ya podremos quitar el plástico, pero se debe seguir humedeciéndola hasta que las plantas se hayan desarrollado unos centímetros. En este momento podremos trasplantarlas a las plantas definitivas.

También, podemos cultivar nuevas plantas de albahaca partiendo de esquejes procedentes de otras plantas. Los esquejes son las ramas que nacen del tallo principal. En este caso, introduciríamos los esquejes en un recipiente con agua o con un enraizante natural que podemos realizar, por ejemplo, con lentejas. Cuando los esquejes ya hayan desarrollado raíces, podremos trasplantarlos a la maceta definitiva. En el siguiente artículo te explicamos cómo elegir la maceta adecuada.

Cuidados de la albahaca en maceta - El cultivo de la albahaca

Cuidados de la planta de albahaca

La albahaca es una planta que requiere una elevada cantidad de riegos durante todo su cultivo. Si no tiene la suficiente agua, la planta correrá el riesgo de deshidratarse y no llegar a desarrollarse. Para realizar el riego, deberemos mantener la tierra siempre húmeda pero sin que llegue a encharcarse. Una solución para esto es realizar unos agujeros en el fondo de la maceta para facilitar su drenaje. Se debe regar la planta todos los días, mejor en pequeñas cantidades un par de veces, para evitar que la tierra se seque durante el período de mayor calor.

También se recomienda despuntar los tallos y arrancar las malas hierbas para airear y mullir la tierra. El despunte se realizará cortando los tallos superiores para favorecer que salgan más tallos y la planta sea más frondosa. Como la albahaca es una planta anual que se seca y muere una vez ha florecido al acabar el ciclo, se deberán cortar los capullos florales al final de los tallos y así retrasar este momento.

En caso de que queramos conservar semillas de albahaca para otros años, podremos dejar crecer una de sus flores y recoger sus semillas, hacía el final del cultivo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la albahaca en maceta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados de la albahaca en maceta

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Jesus
El aguacate se logra en maceta? Y que tiempo tarda en dar fruto
Su valoración:
Vanessa Guardia
Muy buen artículo, aunque echo de menos algún parágrafo sobre las posibles plagas y como combatirlas.
Para la germinación de las semillas recomiendo esto https://www.envaseonline.com/semillero-porex.html o esto tal como dices en el artículo https://www.envaseonline.com/alveolos-esfericos-caja-40x25.html.

Cuidados de la albahaca en maceta
1 de 3
Cuidados de la albahaca en maceta

Volver arriba