Compartir

Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos

Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos

Plantar un naranjo, mandarino o limonero en maceta y que crezca sano no sólo es posible, sino también conveniente en lugares donde la tierra no sea adecuada, resulte problemático su riego o haya inviernos fríos, pongamos por caso.

Son tan bonitos y aromáticos que constituyen una excelente alternativa a las plantas ornamentales, con ese extra que suponen los frutos, además de su tupido follaje, su fragancia cuando salen flores... Todas ellas son características muy atractivas que se suman a la facilidad de su cultivo en maceta, habiendo además especies enanas que se adaptan con mayor facilidad.

Ventajas como la elección de la tierra, el mayor control del riego y poder protegerlos mejor en invierno se suman a la posibilidad de buscarles una ubicación donde luzcan, bien sea en el interior, un balcón, terraza, jardín o pequeño huerto.

También te puede interesar: Cómo cuidar un cactus de Navidad

Una tierra que drene

Asegurar un buen drenaje es fundamental para estos árboles, razón por la que la tierra arcillosa no les resulta adecuada. En la maceta (por ejemplo de unos 45 centímetros de diámetro por otros tantos de alto), afortunadamente, podemos elegir la proporción adecuada de distintos tipos de tierra.

Aunque no son exigentes en cuanto a tierra, sí conviene que ésta drene, huyendo de los suelos arcillosos y buscando aquellos más permeables, ligeramente ácidos (pH 6 -6,5). En la maceta se debe añadir tierra mezclando dos tercios de tierra negra o compost, un tercio de mantillo y arena gruesa, así como arcilla expandida en el fondo para que drene.

Riego y fertilizante regulares

El riego en maceta, mejor si es con agua de lluvia recogida en lugar de agua del grifo, no ha de ser tan abundante como en el suelo y lo haremos coincidir con el abono soluble. Evitaremos encharcar la maceta cuando reguemos y la frecuencia puede ser de dos veces por semana en verano y una en invierno. Tengamos en cuenta que en macetas las raíces están cerca de la superficie, con lo que no debemos dejar que el sustrato se seque.

Por su parte, el abonado puede realizarse tres veces al año, desde la primavera hasta el otoño. Básicamente, necesitan fertilizarse antes de la floración, en junio y en septiembre. Aplicaremos un fertilizante especial y en el suelo añadiremos materia orgánica en otoño para mejorar la calidad del suelo.

Buscar refugio durante el invierno

En efecto, cultivar estos árboles en macetas permite buscarles refugio durante el invierno. Para ello, o bien se cambian de lugar, idealmente a espacios interiores donde no les falte la luz, sacándolos al sol a las horas centrales del día, si fuese posible.

En todo caso, es importante que no sea un lugar demasiado caluroso, tener la calefacción apagada y orientado al sur y junto a las ventanas, ventilando de vez en cuando en caso de no sacarlos. Lo importante es evitar temperaturas propias de las heladas y buscar lugares donde éstas no sean inferiores a los cero grados. En particular, hay que cuidar con celo los árboles más jóvenes.

Otra posibilidad consiste en colocarles una especie de abrigo que permita que transpire la planta, al tiempo que pueda pasar la luz. Se trata, en suma, de tapar con una tela fina microperforada que se comercializa específicamente para resguardar a las plantas de las heladas, bien sobre el frutal o utilizando una estructura tipo bastidor. De no hacerlo, podríamos optar por la pulverización de agua con cal (cal apagada) sobre las hojas para protegerlas del frío.

Más vulnerables al sol y al viento

Los cítricos cultivados en macetas se secan y congelan con más facilidad que los plantados en suelo. Por lo tanto, aprovechemos su movilidad y menor tamaño para poder moverlos o taparlos cuando las temperaturas vayan a acercarse al cero. Su temperatura óptima está entre los 17 y los 28 grados centígrados.

Igualmente, aunque son subespecies tropicales, es importante tener en cuenta que el sol y el viento les afectan más fácilmente a la hora de programar la frecuencia de riego o, por ejemplo, temporadas especialmente ventosas. El viento, en concreto, propiciará la caída de los frutos y el manchado en las hojas.

Qué hacer con las plagas

Las plagas de los cítricos incluyen moscas blancas, pulgones, ácaros o cochinillas. Si no queremos usar insecticidas pulvericemos las hojas con agua con jabón potásico y/o aceite de neem. Por último, si hacemos las cosas bien y nuestro cítrico crece de forma adecuada, al cabo de dos o tres años podría necesitar una nueva maceta.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Comentarios (2)

Escribir comentario sobre Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Lorenzo Rios Hernandez
Me podrían mandar estos interesantes consejos a cerca del cultivo de plantas en macetas?
cecilia eckerdt
Muy interesantes los consejos. A mi me sirven mucho; tengo tornillos en mi columna y no puedo trabajar la tierra, por lo tanto las macetas me vienen fenomenales!!
Ana Isan
Hola Cecilia,
Gracias Cecilia y sí, es cierto, las macetas tienen la ventaja de ser más cómodas en ese sentido. Un saludo y gracias por comentar : )

Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos
1 de 2
Cuidar cítricos en macetas: 5 consejos prácticos