Compartir

¿El sol es una energía renovable?

¿El sol es una energía renovable?

Cada vez se oye más hablar de las energías renovables. No en vano, se trata de las energías que pueden ofrecer una solución a la alta y creciente demanda energética a la que tenemos que hacer frente como consecuencia del aumento demográfico al que se enfrenta todo el planeta. De hecho, las energías renovables son las únicas que realmente van a poder ofrecer una solución a esta demanda, ya que son aquellas que no se agotan, ya que se “renuevan” de forma natural. Existen diferentes tipos de estas energías. ¿Sabrías decir si el sol es una energía renovable? ¿Y, de ser así, sabrías decir cuáles son sus ventajas más importantes? Si quieres saber la respuesta a esta pregunta sigue leyendo EcologíaVerde y te lo contamos.

Cuáles son las energías renovables

Las energías renovables son aquellas que, independientemente del uso que se haga de ellas, no se agotan nunca. De hecho, al hablar de energías renovables, también se puede hablar de energías inagotables, ya que su uso no merma la cantidad de la fuente en cuestión y, por lo tanto, no se agota nunca.

De este modo, cuando hablamos de energías renovables, nos estamos refiriendo a algunas energías como:

  • Energía eólica
  • Energía hidroeléctrica
  • Energía mareomotriz, undimotriz etcétera.

En el siguiente artículo de EcologiaVerde te hablamos sobre todos los tipos de energías renovables y sus ventajas.

Por el contrario, al hablar de energías no renovables, estamos hablando de energías que, con su uso, se terminan acabando. Dos de los ejemplos más claros de energías no renovables serían el carbón y el petróleo que, al margen de la contaminación que generan, cuando se consumen, no se puede producir energía de nuevo a partir de ellas, cosa que no sucede con las energías renovables.

Cuáles son las energías renovables

¿El sol es o no una energía renovable?

Efectivamente, el sol es una energía renovable, ya que se puede usar tanto como se quiera para obtener energía y no se agota jamás. Naturalmente, cuando hablamos de energías renovables, incluida también la solar, y decimos que se tratan de fuentes de energía renovables o inagotables, lo estamos diciendo desde una perspectiva humana. Es decir, naturalmente, la energía del sol se terminará agotando cuando la estrella de nuestro sistema solar agote todo su combustible de hidrógeno, que es la fuente original de la que procede su energía. Sin embargo, en la escala de tiempo del ser humano, esta energía es virtualmente inagotable, por lo que se puede considerar sin lugar a dudas como una energía renovable.

Es importante tener en cuenta que, además de ser una energía renovable, la energía solar es una energía también especialmente abundante en todos los puntos del planeta. Por supuesto que en las latitudes más cercanas al ecuador, así como los días más soleados, la energía solar de la que se puede hacer uso en mayor. Sin embargo, incluso en regiones cercanas a los círculos polares, y también los días nublados, se puede obtener energía a partir de la radiación solar que llega a la superficie de nuestro planeta, lo que la convierte en una de las energías potencialmente más aprovechables de las que existen.

Tipos de energía solar

Además, otro de los factores que hay que tener en cuenta es que la energía del sol nos llega en varias formas, es decir, mediante luz y calor. Esto significa que, al hablar de energía solar, lo correcto será hacerlo de energía fotovoltaica y de energía termosolar, estos son los distintos tipos de energía solar:

Energía fotovoltaica

El tipo de energía solar que se obtiene a partir de la luz solar es la energía solar fotovoltaica. Es la más conocida de todas, ya que es la energía que usan los paneles solares, que son los principales instrumentos que pueden absorber esta energía y convertirla en energía eléctrica aprovechable para las necesidades del ser humano. La ventaja de esta energía es que puede producir grandes cantidades de electricidad, la desventaja es que requiere una gran superficie para ello. No obstante, con la tecnología actual, la energía fotovoltaica es especialmente útil a la hora de satisfacer las necesidades energéticas de pequeñas instalaciones eléctricas, como las que puedan tener casas independientes, edificios industriales que no requieran mucha energía, o mobiliario urbano o de carreteras.

Energía termosolar

En este caso, también estamos hablando de energía solar, pero de la que se obtiene a partir del calor que llega a la Tierra. En este caso, se trata de instalaciones más grandes que los paneles solares, siendo verdaderas centrales energéticas las que ofrecen su suministro a partir de la energía que producen. En este caso, lo que se hace es reorientar la radiación solar mediante espejos a un mismo punto, que concentra mucho calor. Este calor se transforma mediante un sistema mecánico en movimiento que, a su vez, se convierte en energía eléctrica aprovechable para las necesidades humanas. Este tipo de energía está destinada a ofrecer un suministro energético más amplio, similar al del sistema de suministro público que llega a la mayoría de los inmuebles y espacios conectados a la red eléctrica pública.

Tipos de energía solar

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿El sol es una energía renovable?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Energías renovables.

Escribir comentario sobre ¿El sol es una energía renovable?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿El sol es una energía renovable?
1 de 3
¿El sol es una energía renovable?
Volver arriba