Compartir

Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados

 
Por Mª Belén Acosta. 26 julio 2019
Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados

Probablemente hayas visto en algún momento, ya sea online o en alguna floristería o tienda especializada, uno de esos vistosos cactus de colores injertado sobre una base de otro cactus. Si quieres aprender cómo hacer uno de esos llamativos injertos tú mismo y de paso aprender más sobre de este tipo de unión entre dos especies distintas, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde. A continuación, te ofrecemos una guía del injerto en cactus, cómo hacerlo bien y sus cuidados.

Qué es un injerto y para qué sirve

Un injerto no es otra cosa que hacer que dos plantas se unan formando una sola. El injerto habitual consta de dos partes: el pie o portainjertos, que es la planta que hace de base y aporta la raíz (y por tanto la función de alimentación) y el injerto, que es la parte que se desarrollará gracias al apoyo de la otra.

Esto, aunque a priori resulta sencillo, no puede aplicarse con dos plantas cualquiera. Los injertos deben ser compatibles con sus pies. Habitualmente bastará con que sean plantas de la misma familia, pero en cualquier caso si tienes dudas lo mejor que puedes hacer es consultar la compatibilidad de las dos especies que pretendas injertar.

La utilidad del injerto yace, no solo en sus cualidades estéticas, sino en la capacidad de alterar los ritmos y fortalezas o debilidades de una planta con determinados pies. Por ejemplo, una planta de crecimiento lento y multiplicación complicada se desarrollará mucho más rápido sobre un pie de crecimiento rápido, y por tanto florecerá antes y será más sencillo multiplicarla e, incluso, obtener sus frutos o semillas.

Otra planta a la que no le convenga mantenerse en contacto directo con el suelo por problemas de humedad, puede injertarse encima de una más alta, y así evitar el peligro.

Y con los cactus, también está el caso del injerto del cactus de colores. Estos bonitos cactus no tienen clorofila y, por tanto, no pueden sobrevivir por sí mismos, su única forma de perdurar es mediante injertos.

Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados - Qué es un injerto y para qué sirve

Cómo hacer un injerto de cactus - paso a paso

Lo primero que debes tener en cuenta es si las especies que vas a injertar son compatibles entre sí. Consulta la viabilidad del injerto con un profesional o con una búsqueda online. Algunos pies son más beneficiosos para unas especies que para otras, y conviene que tu injerto tenga las mayores posibilidades de éxito.

Luego debes tener en cuenta la época del año. Para que la unión entre las plantas se haga correctamente, necesitas que estas se encuentren en una época de crecimiento activo, por lo que las mejores temporadas o épocas para hacer injertos de cactus son primavera y verano.

Además, ten en cuenta que es preferible que el diámetro del pie sea ligeramente mayor que el del injerto en sí, y nunca al revés. Por último, es conveniente regar y abonar las plantas más abundamente una semana antes de realizar la operación. Teniendo todo esto en cuenta, puedes pasar a hacer un injerto de cactus con estos pasos:

  1. Esteriliza la cuchilla que vayas a utilizar sumergiéndola la noche anterior en alcohol etílico. Puedes utilizar cualquier tipo de hoja siempre y cuando esté lo más afilada posible y haga cortes limpios.
  2. Corta el pie del cactus que va a hacer de base. El corte debe ser lo más limpio posible. Una vez hecho el corte, redondea los bordes para evitar que se encoja y arrugue al cicatrizar. Puedes envolver el cactus en papel de cocina para evitar pincharte con sus púas.
  3. Corta el cactus a injertar, en este caso con un corte completamente recto y sin redondear.
  4. Coloca el injerto sobre su pie. Es vital que no lo pongas de cualquier manera: debes hacer coincidir de la mejor forma posible los haces vasculares de las dos plantas, procura que se corten y coincidan en al menos dos puntos. Son ese punto o círculo que puede distinguirse en su sección, y por los que se transportan los nutrientes.
  5. Finalmente, sujeta la unión con film transparente o gomas elásticas que hagan una ligera presión. El injerto debería estar sujeto en unos 10 o 15 días aproximadamente.
Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados - Cómo hacer un injerto de cactus - paso a paso

Cuidados de cactus injertados

Un cactus recién injertado es mucho más débil y vulnerable por lo agresivo del proceso, pues tiene que sanar la herida y, así, unir las dos partes. Estos son los consejos sobre los cuidados de los cactus injertados que te ofrecemos:

  • Es importante que en esos primeros días estén en una zona sin incidencia directa de la luz del sol y a cubierto de temperaturas extremas.
  • Una vez pasado este tiempo, pueden exponerse a la luz, pero no durante todo el día ni en las horas de mayor incidencia.
  • Respecto al riego, como siempre en los cactus debes evitar regar en exceso, procurando dar cierta humedad al sustrato cuando este se encuentre muy seco.

Qué hacer si un cactus injertado está enfermo

Si una de las dos partes del injerto enferma de forma irrecuperable, se puede intentar deshacer el injerto para salvar la parte sana. El proceso es parecido pero a la inversa, y es necesario que te asegures de esterilizar las herramientas.

Si el enfermo es el injerto o parte de arriba, puedes simplemente retirarlo y dejar que el pie cierre la herida o añadir otro injerto en el corte. En cambio, si el enfermo es el pie, la parte del injerto necesitará un pie sustituto obligatoriamente. Trata a este tipo de plantas con mucho cuidado y usa abonos específicos antes y después de cambiar el injerto.

Además, te recomendamos esta guía de Cuidados básicos para los cactus.

Si deseas leer más artículos parecidos a Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados
1 de 3
Injerto de cactus: cómo hacerlo y cuidados

Volver arriba