Compartir

Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo

Por Mª Belén Acosta. 12 abril 2019
Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo

Los geranios pertenecen a una extensa familia de plantas del género Geranium con más de 400 especies en su haber, aunque también se conoce vulgarmente como geranios a algunas del género Pelargonium. Son plantas que habitan en prácticamente todos los climas templados y, en jardinería destaca, a parte de la belleza de sus hojas y flores, su utilidad como tapizante.

Sin embargo, los geranios son plantas que requieren de algunos cuidados para poder mantenerse sanos y bonitos. Uno de estos cuidados más básicos, como en todas las plantas, es una poda adecuada, por lo que en este artículo de EcologíaVerde te vamos a enseñar cómo podar geranios y cuándo es el mejor mes de poda del geranio.

También te puede interesar: Cuándo podar un olivo y cómo hacerlo

Cuándo podar los geranios

Una poda regular del geranio resulta muy beneficiosa para cualquier tipo o variedad, pero se hace especialmente necesaria para los de tipo perenne, pues si no se podan al menos una vez al año, acaban desarrollando tallos largos, delgados y débiles, con una floración escasa.

Hay, además, dos principales motivos por los que podar un geranio: para fortalecerlo y embellecerlo, o para librarle de partes dañadas o enfermas. Si vamos a podar partes dañadas, lo ideal es hacerlo en pleno invierno, cuando la planta está menos activa, entre diciembre y enero.

En cambio, si se trata de una poda de partes sanas, el mes de poda del geranio variará dependiendo del clima local. Si vives en una zona cálida donde no llega a helar en invierno, lo habitual es podar en otoño, mientras que si donde vives los inviernos son fríos y el suelo llega a sufrir heladas, es mejor hacerlo a principios de primavera, en marzo o abril.

Algunos prefieren realizar la poda dos veces al año para estimular aún más el crecimiento de la planta y hacerla mantener un aspecto compacto y con muchas flores. Es más seguro hacer esto en climas cálidos o templados, y podar, así, tanto en otoño como en primavera.

Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo - Cuándo podar los geranios

Cómo podar geranios paso a paso

Estos son los pasos para podar geranios fácilmente y de forma correcta:

  1. Antes de podar el geranio esteriliza siempre con alcohol tus tijeras o tijeras de poda. Así evitarás que la planta se vea atacada por gérmenes que penetren por sus heridas abiertas.
  2. Observa con atención la planta para identificar zonas enfermas o dañadas. Esto incluye observar el reverso de sus hojas y las zonas que habitualmente no quedan a la vista. Debes podar todos los tallos y hojas que no estén sanas, además de las hojas marchitas. No tengas miedo de retirar hojas o flores que no parezcan aún marchitas del todo, es mejor para la planta podarlas y que así pueda concentrar sus energías en producir brotes nuevos.
  3. Si podas en primavera, puedes retirar algunos de los tallos sanos que cuenten con flores. Para ello, puedes realizar el corte donde el tallo se una al principal o a poco más de 5 mm del primer nudo. En cualquiera de los dos casos, haz siempre un corte oblicuo, ya que así hay menos posibilidades de que la sección cortada acumule deshechos indeseables.
  4. Por último, debes podar los tallos más finos y largos de la planta, especialmente si no muestran hojas o tienen muy pocas. Es mejor hacer hincapié en los tallos laterales del geranio dejando sin podar los centrales, para así darle una forma lo más esférica posible. Este tipo de tallos deben podarse casi desde su base, de nuevo a unos 5 mm del nudo más bajo.
Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo - Cómo podar geranios paso a paso

Cómo hacer esquejes de geranios y plantarlos

Es posible guardar tallos de la poda para hacer con ellos esquejes y plantarlos produciendo así otro geranio. De hecho, un solo tallo lo bastante largo puede ser cortado en varias partes para producir diferentes esquejes. Recuerda cortarlos siempre a poco más de 5 mm por debajo del nudo.

  1. Retira todas las hojas del esqueje excepto la más alta. Un esqueje recién plantado no tendrá fuerza para mantener varias hojas o una demasiado grande, pero dejarle sólo una de tamaño medio le ayudará a crecer antes. Aún así, la hoja no es completamente necesaria, y un tallo sin hojas en absoluto también puede crecer.
  2. Prepara una maceta pequeña con un sustrato adecuado para geranios. Usar macetas con un pequeño depósito de agua por debajo de los agujeros de drenaje puede ayudar si no quieres tener que estar tan pendientes del riego.
  3. Haz un pequeño agujero con un palito o lápiz en la tierra y planta el esqueje en él. Si cuentas con hormonas de enraizamiento, untar la parte inferior del tallo en ellas antes de plantarlo ayudará a la planta a hacerse fuerte antes. Recuerda no enterrar demasiado el esqueje, de forma que la hoja quede siempre por encima de la tierra.
  4. Finalmente, riega el esqueje tras plantarlo. Las primeras raíces deberían aparecer en no más de dos semanas.

Para terminar, te recomendamos leer este otro artículo que es una guía sobre los Cuidados de los geranios.

Si deseas leer más artículos parecidos a Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
mario Pureco Olvera
muy bien el articulo

Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo
1 de 3
Podar geranios: cómo y cuándo hacerlo

Volver arriba