Compartir

Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado

 
Por Ariadna García-Astillero, Bióloga. 17 agosto 2018
Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado

Hasta hace bien poco hemos creído que el agua era un recurso renovable, pero la realidad es que no lo es tanto como pensábamos puesto que no es ilimitado. A grandes rasgos podemos diferenciar el agua salada y el agua dulce, siendo la segunda la más importante para los seres humanos puesto que la necesitamos para beber, para la agricultura, la industria y satisfacer otras necesidades. Continúa leyendo este artículo de EcologíaVerde para saber por qué el agua es un recurso renovable pero limitado.

También te puede interesar: ¿Qué es la economía ecológica?

El agua como recurso renovable

Para comenzar se define recurso renovable o inagotable como todo aquel que procede de la naturaleza y que se genera con mayor velocidad de la que se consume. Gracias al ciclo del agua disponemos de agua para su uso y disfrute.

El agua se origina por dos vías, una en el interior de la Tierra y otra en la superficie. La vía interna consiste en una serie de reacciones químicas que ocurren en el interior de la corteza terrestre y que producen agua, saliendo a la superficie mediante erupciones, aguas termales o géiseres. Por otro lado, la vía externa comienza con la evaporación del agua de los mares, embalses, ríos y otras fuentes de agua. También animales y plantas aportan vapor de agua a la atmósfera por la sudoración y la transpiración. Este vapor se eleva a la atmósfera y cuando se enfría por las bajas temperaturas se condensa y forma las nubes. Las nubes se mueven hacia el interior del continente y se van enfriando propiciando su precipitación en forma de agua, nieve o hielo dependiendo de la temperatura atmosférica. Una vez que se precipita, parte del agua se infiltra en el suelo dando lugar a la existencia de aguas subterráneas, otra parte escurre por la superficie a través de los ríos hasta alcanzar de nuevo el mar y otra parte es utilizada por los seres vivos.

Pero, ¿por qué el agua es un recurso renovable pero limitado? En las siguientes líneas ponemos ejemplos del uso que los humanos damos al agua, para tener más datos para comprender este tema, y luego pasamos a responder esta duda.

Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado - El agua como recurso renovable

Los usos del agua

El hombre, como ser vivo que es, necesita y utiliza gran parte del agua para sus actividades. A continuación, se ejemplifican los usos más importantes que damos al agua.

  • Uso doméstico y urbano: gran parte del agua la usamos para el consumo y la higiene personal y del hogar. En las ciudades el agua se utiliza en fuentes, para regar los jardines y limpiar las calles entre otros.
  • Industria: se utiliza agua para la elaboración de productos como en la industria alimentaria o cosmética en como refrigerante o diluyente de efluentes en otros procesos de producción.
  • Agricultura: en algunos casos se utiliza el agua que llega de forma natural, pero normalmente se emplean sistemas de riego que incrementan y aseguran la existencia de los cultivos.
  • Energía: el agua también se emplea como fuente de energía. Distinguimos la energía hidroeléctrica, que utiliza las corrientes de agua generadas cuando se abren las compuertas en los embalses y pasa el agua, la energía mareomotriz que utiliza el movimiento de las corrientes producidas por los movimientos mareales y la energía undimotriz, que resulta de aprovechar la energía cinética que tienen las olas.
  • Acuicultura: gran parte del pescado y marisco que consumimos procede de piscifactorías, por lo que el agua también se necesita como medio de cultivo.
  • Uso recreativo: otros usos humanos del agua están relacionados con el ocio y el deporte como las piscinas, el turismo, la pesca, etc.

Por qué el agua es un recurso natural renovable y escaso

Ahora que hemos visto que el agua es considerada un recurso natural renovable pero que realmente es escaso, vamos a aclarar que de hecho podemos considerar el agua como recurso limitado.

Hay varias razones por las que el agua es, y cada vez más, un recurso limitado. Cierto es que la Tierra está cubierta en un 70% de agua, sin embargo, el agua dulce, indispensable para nuestra supervivencia, solo representa el 2,8% del agua del planeta. Las reservas de agua dulce en el planeta son limitadas. El 77% del agua dulce se encuentra en forma de hielo y nieve. El 21,3% es el agua dulce que hay en el subsuelo. El 0.69% es el agua dulce que hay en los lagos, ríos, pantanos y otros reservorios. Y el 0.1% es el agua dulce que hay en las plantas y animales. Esto significa que solo alrededor de un 22% del agua dulce está disponible para el consumo directo.

Sin embargo, ese porcentaje no es del todo real pues no toda el agua dulce es potable y, por tanto, no puede ser consumida directamente. Para que el agua se pueda beber tiene que ser potabilizada, es decir, tiene que sufrir un proceso de eliminación de microorganismos patógenos y minerales. Tampoco se debe olvidar que muchos residuos se vierten a las aguas, contaminándolas y por tanto volviéndolas inadecuadas para su consumo y utilización.

A todo eso hay que sumarle que no todas las partes del mundo reciben la misma cantidad de agua y además cuanto más crece la población, más valiosa se vuelve. La tercera parte de la población mundial vive en zonas donde el agua escasea con frecuencia y uno de cada seis habitantes no tiene acceso al agua potable. Por desgracia las personas que más sufren la escasez y la contaminación de las aguas son aquellas que viven en los países pobres donde apenas existen medios para tratar las aguas y los residuos.

Otro de los factores que limitan el agua como recurso renovable es el uso excesivo que se hace de ella, especialmente en los países con más desarrollo y comodidades. Se estima que el 8% del agua se consume en las casas, el 22% se emplea para la industria y la producción de energía y el 70% se utiliza en la agricultura, de la cual la mitad se evapora o discurre por el suelo y el resto se absorbe por las plantas y la tierra.

Por ejemplo, en nuestras casas podemos gastar medio litro de agua solo en lavarnos los dientes, entre 30 y 60 litros en el lavavajillas, entre 70 y 120 litros en poner la lavadora y darse un baño equivale a gastar 150 litros de agua potable. Por eso es importante cerrar el grifo cuando no estemos usando el agua, ducharse en vez de bañarse o poner las lavadoras y los lavavajillas cuando estén llenos. En las fábricas, se necesitan unos 250 litros de agua para fabricar 1 Kg de papel y unos 300 para 1 Kg de acero. Y, por otro lado, en el campo se necesitarían como 2,5 litros de agua para cultivar una lechuga, 74 litros para cultivar una planta de maíz y 38 litros para regar un cerezo.

El uso excesivo del agua y la distribución irregular de las precipitaciones hace que el agua se convierta en un bien escaso. Si seguimos extrayendo agua a gran velocidad y vertiendo residuos sin cuidado pronto el agua se convertirá en un recurso no renovable y se convertirá en el nuevo petróleo: un recurso caro y difícil de conseguir. El agua es vida y deberíamos tomar más conciencia sobre el uso que hacemos de ella y cómo la repartimos.

Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado - Por qué el agua es un recurso natural renovable y escaso

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación ambiental.

Escribir comentario sobre Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado
1 de 3
Por qué el agua es un recurso renovable pero limitado

Volver arriba