menu
Compartir

Almez: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 11 octubre 2021
Almez: cuidados

Aunque mucha gente no lo conoce en profundidad, el almez es un árbol muy popular para su cultivo tanto en parques como en jardines. Su gran capacidad de crecimiento y su larga vida, de hasta 600 años, lo hacen ideal para crear agradables zonas de sombra en todo tipo de espacios verdes, a los pies de los que se pueden cultivar igualmente todo tipo de plantas gracias a que sus raíces son profundas. Además, la madera de almez también es muy valorada, especialmente para la elaboración de herramientas.

Si quieres saber más acerca de los almeces y algunas de sus principales características, como cuánto tarda en crecer un almez, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía sobre los cuidados del almez.

También te puede interesar: Cuidados del laurel

Características del almez

Estas son las principales características del árbol almez:

  • Comúnmente es llamado lodón, aligonero, ledonero, lodoño, quicavero, latonero o almez, su nombre científico es Celtis australis, y se trata de un árbol de la familia de las Cannabaceae y que forma parte del género Celtis, que cuenta con alrededor de 70 especies de árboles que se encuentran por gran parte de las zonas templadas del mundo.
  • El almez puede alcanzar unos 25 metros de altura, con un tronco recto y una copa redondeada y ancha.
  • Es de hoja caduca, siendo estas lanceoladas y más claras en el envés.
  • Crece en regiones mediterráneas y hasta los 1.200 metros de altitud y cerca de fuentes de agua como torrentes, embalses o fuentes, aunque siempre se encuentra en solitario, siendo uno de los rasgos más reconocibles del árbol, que nunca forma bosques.
  • El fruto del almez, por su parte, es llamado habitualmente almeza o almecina, y son comestibles, de sabor dulce y agradable. Son comúnmente un recurso muy importante para la fauna autóctona y se han usado tradicionalmente en la medicina popular.
  • Las flores aparecen en primavera, dependiendo el mes exacto del clima local y las temperaturas de ese año. Son flores pequeñas y poco llamativas, que surgen en las axilas de las hojas en las ramas de mayor juventud.
  • En la tradición catalana, existía la costumbre de que los campesinos plantaran uno de estos árboles cuando el futuro heredero de la familia nacía.
  • Cuando se trata de cuándo plantar un almez, el mejor momento para la siembra es la primavera, en una zona despejada e iluminada.
Almez: cuidados - Características del almez

Ubicación para el almez

Lo más importante al elegir una ubicación para este árbol es la iluminación y también una fuente cercana de humedad. Se trata de una planta que necesita una buena exposición al sol directo, con bastantes horas de luz al día. En cuanto a la humedad, bastará con que las raíces puedan alcanzar la humedad subterránea de alguna fuente cercana de agua o, en caso contrario, mantener un riego más frecuente.

Así, lo más importante es buscarle una zona despejada en que pueda crecer con amplitud y desarrollarse sin problemas ni competencia por la luz.

Suelo para el almez

Lo ideal es contar con un suelo rico en nutrientes, fresco y bien drenado, pero la realidad es que este árbol es tan resistente que tiene una gran capacidad de adaptación a todo tipo de suelos, pudiendo crecer incluso en suelos muy rocosos y pedregosos, siendo usado a menudo en proyectos de recuperación de zonas para dar estabilidad al suelo.

En suelos alcalinos el árbol crecerá menos y más lentamente, pero puede crecer sin mayores problemas que esos, incluso en entornos urbanos donde otras especies sufren de mucho estrés. Sí es importante que el suelo ofrezca un drenaje aceptable, ya que un encharcamiento prolongado le perjudicaría en gran medida.

Riego del almez

El árbol, una vez adulto, no es exigente con el riego, necesitando de muy poca atención en este aspecto, especialmente en zonas con cierta humedad o nivel de lluvias. Sí es más importante el riego en las primeras etapas de desarrollo del almez, y es que un ejemplar joven necesitará de riegos regulares y frecuentes para poder crecer, sobre todo en los meses cálidos del verano.

Con los árboles jóvenes habrá que regar entre cada 2 o 3 días aproximadamente, mientras que un árbol adulto tendrá suficiente con un riego a la semana e incluso tolerar sequías ocasionales y no demasiado prolongadas.

Para conocer más sobre las necesidades de riego de las plantas, aquí puedes leer sobre cómo saber Cuándo regar las plantas.

Almez: cuidados - Riego del almez

Poda del almez

El almez no necesita realmente de poda y, de hecho ,no lleva bien la poda de sus ramas más gruesas. Ocurre que, sin embargo, uno de los principales problemas de este árbol es que sus ramas, cuando se forman, tienden a crecer de forma muy caótica y a enmarañarse y estorbarse entre sí, siendo necesaria intervención manual cuando esto ocurre.

En estos casos, será mejor limitarse a eliminar las ramas más finas, dejando que las gruesas sigan por donde van. Es necesario tener mucho cuidado con las podas, realizarlas con herramientas debidamente desinfectadas, realizar cortes inclinados que no favorezcan la acumulación de agua ni residuos y, por tanto, de hongos como la roya, peligrosos para el árbol.

Ahora que has conocido los cuidados del almez, quizás quieras aprender más sobre árboles y quizás descubrir algún otro que te gustaría tener en tu jardín, huerto o terreno. Por ello, te animamos a leer sobre los distintos Tipos de árboles y 20 árboles ornamentales.

Si deseas leer más artículos parecidos a Almez: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Almez: cuidados
1 de 3
Almez: cuidados

Volver arriba