Cultivo y cuidados de las plantas

Hemerocallis: cuidados

Mª Belén Acosta
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 15 abril 2022
Hemerocallis: cuidados

Las hemerocallis son unas preciosas flores que, pese a su corta duración, resultan un atractivo al que es tremendamente difícil resistirse. Las grandes trompetas amarillas, naranjas o rojizas de las que la planta tan generosamente se deshace, son capaces de alegrar y embellecer cualquier espacio. Si quieres aprender a tener una Hemerocallis en las mejores condiciones en tu hogar, no te vayas y sigue leyendo este artículo de EcologíaVerde donde te presentamos los cuidados de Hemerocallis.

También te puede interesar: Plantas de exterior fáciles de cuidar

Índice

  1. Características de la planta Hemerocallis
  2. Ubicación para la planta Hemerocallis
  3. Riego de la planta Hemerocallis
  4. Sustrato o tierra para la planta Hemerocallis
  5. Abonado de la planta Hemerocallis
  6. Poda y reproducción de la planta Hemerocallis

Características de la planta Hemerocallis

Las hemerocallis, o hemerocallis spp, son todo un género de plantas herbáceas originarias de Asia, aunque a día de hoy se han adaptado a una gran cantidad de entornos. Son plantas vivaces de escasa altura que rara vez superan los 80 cm de tamaño, y que suelen comportarse como plantas perennes, aunque esto depende en buena medida del clima local y las condiciones.

Tienen hojas estrechas y alargadas, casi en forma de cinta, y sus flores, que nacen de vara floral que surge de la base de la planta, recuerdan en parte a las de sus parientes los lirios, motivo por el que la planta también recibe el nombre de lirio de día o lirio de la mañana.

Su otro nombre popular es sencillamente flor de un día, que se debe a su otra llamativa característica: los Hemerocallis dan unas flores tan espectaculares como efímeras, y es que mientras dura la floración la planta se deshace rápidamente de las flores que se marchitan para dar lugar a otras nuevas, tirando varias de ellas a diario.

La floración inicia con la primavera y, por suerte para todos, se prolonga hasta entrado el otoño y en ocasiones incluso un poco más allá, cuando el invierno es lo bastante suave. Sus otros nombres son azucena turca o lirio de San Juan pero, a diferencia de estos bulbos, las Hemerocallis tienen raíces rizomatosas.

Ubicación para la planta Hemerocallis

Las hemerocallis son plantas más resistentes de lo que parecen, necesitando muy pocos cuidados para llenar de flores cualquier jardín o balcón. De esta manera, dependiendo de donde la ubiquemos tendremos que tener en cuenta unos cuidados u otros:

  • En jardín: tiende a cultivarse como planta de exterior debido a que cuanta más luz reciba, más abundante será su floración, su principal atractivo. Sin embargo, también puede cultivarse sin problemas en semisombra, especialmente si los veranos son excesivamente calurosos para ubicarla a pleno sol, lo que solo ocurrirá en climas muy cálidos.
  • En maceta: ubícala junto a una ventana o zona lo más luminosa posible, siempre procurando que disfrute de todas las horas de sol posibles, aunque cuidado con el efecto lupa de algunos cristales en verano: sus hojas y flores podrían quemarse. Además, recuerda usar siempre una maceta con agujeros de drenaje para evitar los peligrosos encharcamientos.
Hemerocallis: cuidados - Ubicación para la planta Hemerocallis

Riego de la planta Hemerocallis

Como muchas otras plantas, la hemerocallis es más resistente a la falta de agua que al exceso, pero si te quedas corto con los riegos durante la época de floración, afectarás muy negativamente a la producción de flores de tu planta.

Por ello, lo ideal es realizar riegos frecuentes y no demasiado abundantes durante los meses cálidos, regando un poco cada 48 horas aproximadamente, de forma que el sustrato mantenga cierto nivel de humedad pero, como siempre, sin encharcar. En los meses fríos, reduce drásticamente el riego.

Te dejamos el siguiente artículo de EcologíaVerde para que descubras La mejor agua para regar las plantas.

Hemerocallis: cuidados - Riego de la planta Hemerocallis

Sustrato o tierra para la planta Hemerocallis

La azucena turca necesita un suelo rico en materia orgánica, aireado y con un buen drenaje. Tanto si plantas en maceta como en jardín, te recomendamos usar una mezcla propia y rellenar el hueco para tu planta con ella, así te asegurarás un crecimiento ideal.

Mezcla turba universal, fibra de coco y humus de lombriz a partes iguales, remueve bien y añade un puñado de vermiculita y otro de perlita. Esto da lugar a una mezcla universal increíblemente rica en nutrientes, además de en microorganismos beneficiosos gracias al humus de lombriz. Este sustrato también es muy ligero y ofrece unas excelentes propiedades de drenaje y retención de agua.

Si quieres saber más sobre la Vermiculita: qué es, usos y cómo hacerla y la Perlita para plantas: qué es, para qué sirve y cómo se usa, no dudes en echarle un vistazo a los siguientes posts que te recomendamos.

Hemerocallis: cuidados - Sustrato o tierra para la planta Hemerocallis

Abonado de la planta Hemerocallis

Cuando lleguen los meses cálidos, si quieres que tu flor de un día tenga una floración espectacular debes aportarle nutrientes. Añade unos dos centímetros de fertilizante orgánico como compost o humus de lombriz a la base de la planta y sus alrededores cada 15 días, y te asegurarás de que tu hemerocallis luzca sana, fuerte y radiante.

Poda y reproducción de la planta Hemerocallis

La poda de esta planta no es complicada ya que, como hemos dicho, no tiene remilgos en deshacerse ella misma de las flores que se marchitan. Sin embargo, nunca sobra estar pendiente de sus hojas o partes en mal estado y retirarlas siempre que las veas, de forma que tu lirio de día no malgaste energías en ellas.

En cuanto a la reproducción, lo más sencillo es hacerla por división de mata. Puesto que sus raíces rizomatosas son gruesas y fuertes, usa unas tijeras bien afiladas y desinfectadas para separar la parte que quieres trasladar, replantándola en una nueva ubicación con el sustrato antes descrito.

Procura no dejar ninguna porción demasiado pequeña para que tanto la nueva planta como la planta madre no tengan problemas, y todo irá bien. Puede que la mata nueva tarde una o dos temporadas en empezar a dar flores, pero esto es algo completamente normal, simplemente estará cogiendo energías hasta entonces.

Hemerocallis: cuidados - Poda y reproducción de la planta Hemerocallis

Si deseas leer más artículos parecidos a Hemerocallis: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Eduardo
cómo se identifica el hemerocallis amarillo de otro color cuando no está florecido aún.
1 de 5
Hemerocallis: cuidados