Compartir

Cuidados de la soleirolia

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 28 agosto 2020
Cuidados de la soleirolia

La soleirolia es un género de plantas rastreras que cuenta con 3 especies, la más popular de ellas la Soleirolia soleirolii, llamada comúnmente colchón de novia, lágrimas de ángel, madre de mil o musgo cama de novia. Es una planta muy útil para tapizar superficies por su rápido crecimiento y aunque no es muy exigente con sus cuidados, no podemos ubicarla en cualquier sitio.

Si quieres aprender cómo cuidar una soleirolia, cuáles son sus características y cómo reproducirla, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía completa sobre los cuidados de la soleirolia.

También te puede interesar: Cuidados de las tillandsias

Características de la soleirolia

Estas son las principales características de la planta soleirolia:

  • Es una planta de pequeño tamaño, con tallos menudos que rara vez sobrepasan los 10 cm de altura. Si te gustan las plantas así, aquí puedes ver 16 plantas pequeñas: nombres, características y fotos.
  • Es originaria de la zona mediterránea, donde crece naturalmente en zonas sombrías y húmedas.
  • Decorativamente, la planta es muy apreciada por sus pequeñas hojas, de verde vivo y vistoso, que forman tapices compactos muy bonitos, recordando su aspecto al del musgo. Se usa por ello como alternativa al césped en ocasiones, aunque la soleirolia no puede ser ubicada en zonas que vayan a ser pisadas, ya que no lo soporta y muere.
  • Sus flores son pequeñas y muy poco llamativas, por lo que no tienen un gran impacto en su valor como planta ornamental.
  • Sus cuidados no son difíciles ni demasiado exigentes, pero la planta no tolera determinadas condiciones que hay que tener en cuenta.
Cuidados de la soleirolia - Características de la soleirolia

Clima para la soleirolia

Esta planta rastrera o tapizante es de clima mediterráneo suave y no tolera las altas temperaturas ni las heladas fuertes. Puede llegar a soportar heladas ligeras puntuales, aunque las prolongadas o intensas matarán la parte aérea de la planta. Eso sí, lo más probable es que vuelva a rebrotar sin problemas en la siguiente primavera.

En interior, lo ideal es que se mantenga en alguna zona con una temperatura estable por encima de los 5 ºC. Si quieres plantas más resistentes a las bajas temperaturas y que sirvan para cubrir superficies, lee este otro artículo en el que recopilamos varias Plantas tapizantes resistentes al frío.

Luz y ubicación de la soleirolia

El colchón de novia no tolera la exposición directa al sol. Por ello, es importante ubicarla en algún lugar luminoso pero protegido de la exposición directa. Por ejemplo, los jardines con sombra o semisombra son una opción muy adecuada, así como habitaciones luminosas pero en las que no entra la luz directamente por sus ventanas. Si la soleirolia se ve expuesta a un sol intenso, lo más probable es que sus hojas y tallos se quemen y ennegrezcan, muriendo enseguida su parte aérea como en el caso de las heladas.

Si se planta en interior, la planta necesita de macetas o recipientes sin agujeros de drenaje, que le ayuden a mantener la humedad. En el caso de no disponer de estas, coloca un plato bajo la maceta que acumule el agua y la humedad. En exterior, recuerda buscarle una zona apartada que no vaya a ser pisada, pues no tiene la resistencia del césped.

Cuidados de la soleirolia - Luz y ubicación de la soleirolia

Riego de la soleirolia

Junto a su ubicación en sombra o semisombra, el riego es el más importante de los cuidados de esta bonita planta tapizante. La soleirolia es muy exigente con la humedad y los riegos, y es que necesita que su tierra o sustrato estén siempre húmedos.

Si la tienes en una maceta con agujeros de drenaje y un plato debajo, riega directamente el plato, dejando que la tierra absorba la humedad de forma natural y que esta llegue a la planta. Si has usado un recipiente sin drenaje, riega por encima sin problemas, procurando humedecer abundantemente la tierra, pero nunca encharcarla. La planta responde mucho mejor a los riegos con agua sin cal.

Aquí puedes aprender más sobre Cuándo regar las plantas.

Tierra y abono de la soleirolia

Como sus raíces son muy superficiales, la planta no es exigente en absoluto con la materia orgánica de su suelo. Será suficiente cualquier tierra o sustrato bien suelto, que ofrezcan un buen drenaje. Puedes utilizar sustrato universal y añadirle una cuarta parte de arena gruesa para que el suelo se airee y drene mejor.

En lo que respecta al abono, será suficiente con aplicarle fertilizante mineral cada 15 días en los meses cálidos, o bien añadir algo de humus de lombriz a la tierra en esos meses.

Cuidados de la soleirolia - Tierra y abono de la soleirolia

Cómo reproducir la soleirolia

Reproducir la soleirolia es muy sencillo gracias a su sistema radicular superficial y al rápido crecimiento de la planta.

  1. Retira una sección de la planta con su tierra con cuidado, y verás que las raíces son cortas y se llevan muy poco sustrato consigo. Puedes separarla con las mismas manos, procurando dañar muy poco a la planta.
  2. Divide el parche retirado en tantas fracciones como quieras multiplicar tu planta.
  3. Prepárales unas pequeñas macetas sin drenaje con sustrato universal debidamente ahuecado y con el añadido de arena gruesa.
  4. Coloca los pedazos separados de soleirolia sobre el nuevo sustrato, y presiónala ligeramente sobre este para que las raíces entren en contacto con su nueva tierra.
  5. Tiega abundantemente y ubica los recipientes en sombra o semisombra, donde rápidamente enraizarán y empezarán a crecer. Por ejemplo, las ventanas de baños y cocinas donde no dé el sol con fuerza son una ubicación muy típica para las soleirolias

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la soleirolia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de la soleirolia
1 de 4
Cuidados de la soleirolia

Volver arriba