Compartir

Cuidados de la Venus atrapamoscas

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. Actualizado: 28 septiembre 2020
Cuidados de la Venus atrapamoscas

La Venus atrapamoscas es casi con toda seguridad la más conocida de las plantas carnívoras en todo el mundo. Incluso entre los menos aficionados a la botánica o la jardinería, no hay prácticamente nadie que no piense en una de estas plantas de inconfundibles pinzas dentadas cuando se le habla de plantas carnívoras.

Se trata de una planta que resulta más fácil de cultivar de lo que podría parecer por su llamativo aspecto, y es que es de las plantas carnívoras más sencillas de cuidar. Si quieres aprender cómo cuidar la Venus atrapamoscas, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde, pues aquí te mostramos una guía de cuidados de la Venus atrapamoscas.

También te puede interesar: Cuidados para plantas carnívoras

Características de la Venus atrapamoscas

La Dionaea muscipula, llamada Diana atrapamoscas en algunos países de Sudamérica y más comúnmente conocida como Venus atrapamoscas, es uno de los tipos de plantas carnívoras más emblemáticos. Se trata de la única especie que conforma el género Dionaea, que tiene su origen en Carolina del Norte. Aquí puedes descubrir 9 tipos de plantas carnívoras.

Sus hojas, que crecen desde un rizoma enterrado, forman una roseta con una longitud que se encuentra comprendida entre los 3 cm y los 8 cm, que crecen de forma horizontal. En la época de floración en primavera, da lugar a un tallo floral que crece desde el mismo centro de la planta, que es de hasta 20 cm de altura y con una llamativa flor blanca de pequeño tamaño en el extremo. Si te gustan las plantas de tamaño pequeño como esta, no te pierdas esta recopilación de 16 plantas pequeñas.

Hay numerosos cultivares de esta planta, con diferentes coloraciones y tamaños en las trampas, que son su principal atractivo visual. Además, ¿sabías que con los cuidados adecuados, puede vivir más de 20 años? Si quieres saber más sobre esta fascinante planta carnívora, sigue leyendo y conoce sus cuidados básicos.

Cuidados de la Venus atrapamoscas - Características de la Venus atrapamoscas

Las trampas de la Venus atrapamoscas y su alimentación

Las trampas para cazar insectos son el rasgo más distintivo de la Venus atrapamoscas, por el que muchos la reconocen. Estas tienen forma de boca y están formadas por dos hojas acabadas en una especie de dientes y con sensibles pelillos en su interior.

Cuando la planta siente presión en el interior de sus trampas las cierra por medio de presión de agua interior, en un movimiento muy rápido de una décima de segundo de duración. Esto, sin embargo, resulta en un gran esfuerzo para la planta, por lo que si se cierra sin atrapar nada, la carga de estrés es muy grande, así que hay que evitar tocar las trampas de la planta para que no se cierren en vano.

Cada trampa puede cerrarse unas 5 veces, tras las cuales se secará y conviene podarla y retirarla. Si no atrapa nada al cerrarse, la trampa se abrirá de nuevo en aproximadamente 12 horas, mientras que si ha atrapado un insecto, no lo hará hasta haber digerido sus partes blandas.

Pero, ¿qué comen las plantas carnívoras Venus atrapamoscas? Se alimentan de los nutrientes del suelo y del agua, como todas las plantas, solo que además pueden cazar pequeños insectos y digerirlos para aumentar su aporte de nutrientes. No los necesitan, pero estarán más sanas y fuertes si lo hacen.

Cuando una Venus atramoscas atrapa a un insecto vivo, los movimientos de este provocan la liberación de los jugos gástricos de la planta, por lo que poner en su interior un insecto ya muerto no servirá de nada. Una vez ya digerido, tras entre 2 y 3 días, la planta habrá absorbido sus partes asimilables, quedando en su trampa solo el exoesqueleto, que conviene retirar con mucho cuidado con unas pinzas, evitando a toda costa tocar las trampa para que no se cierre.

En este enlace verás más información sobre Cómo se alimentan las plantas carnívoras.

Cuidados de la Venus atrapamoscas - Las trampas de la Venus atrapamoscas y su alimentación

Ubicación para la Venus atrapamoscas

Estas plantas agradecen una exposición moderada al sol, necesitando de una exposición de semisombra en exterior o de incidencia indirecta en interior, con una ventana cubierta por una fina cortina.

Si se va acostumbrando a la planta lentamente y de forma progresiva, podremos ir dándole a la Venus mayor exposición lentamente, hasta alcanzar las 6-8 horas diarias que son las ideales, aunque siempre por la mañana, antes del intenso sol de mediodía. Si la cultivas en interior con poca luz, usa una bombilla fría que le aporte al menos 13 horas de luz a poca distancia.

Riego de la Venus atrapamoscas

Es muy importante no regar la Venus con agua del grifo por su alto contenido de cal y otros componentes. Usa siempre agua destilada, recogida de lluvia o producto de osmosis. Puedes adquirirla en la mayoría de establecimientos especializados si no tienes forma de recogerla o destilarla tú.

Es recomendable regar la planta poniéndole un plato con agua debajo del recipiente, permitiendo así que la tierra absorba la humedad por los agujeros de drenaje. En los meses cálidos deja que el agua del plato se seque durante no más de uno o dos días y renuévala, mientras que en los fríos puedes darle hasta una semana de sequía. En climas secos, pueden necesitar que se las rocíe con agua atomizada.

Te recomendamos leer este otro artículo acerca de Cuándo regar las plantas.

Cuidados de la Venus atrapamoscas - Riego de la Venus atrapamoscas

Sustrato y abono

El sustrato para esta planta necesita de un muy buen drenaje y una composición ligera. Una mezcla con dos partes de turba, una de perlita y media parte de esfagno será ideal por todas sus propiedades. Te recomendamos leer este otro post acerca de Cómo hacer sustrato para plantas carnívoras.

La planta no necesita abono, ya que extrae el equivalente de los insectos que caza. En exterior, ella misma los atrapará en sus trampas mientras que en interior podrías necesitar ayudar a la planta depositando pequeños insectos vivos como moscas en sus trampas.

Reproducción de la Venus atrapamoscas

La planta Venus puede reproducirse asexualmente separando con cuidado los hijuelos del rizoma. Una vez desenterrados la separación puede verse con claridad, y solo tendrás que extraerlos con delicadeza y plantarlos en una nueva maceta o parcela de tierra, preferiblemente en semisombra para que tenga tiempo de recuperarse del trasplante.

Cuidados de la Venus atrapamoscas - Reproducción de la Venus atrapamoscas

Por qué mi Venus atrapamoscas se pone negra

Una Venus atrapamoscas negra puede deberse a varias cosas:

  • Una trampa que ha agotado su vida útil se secará y morirá de forma natural, sin que eso signifique absolutamente nada negativo.
  • Si has expuesto tu planta a un sol demasiado intenso también le hará daño, por lo que es posible que se queme y seque.
  • Otro de los errores frecuentes son regar la planta con agua corriente, que la dañará y puede llegar a matarla.
  • Aplicarle abono también puede dañarla y tornarla negra, pues las raíces de estas plantas son muy sensibles, y el abono puede quemarlas y matarlas.
  • Además, en invierno estas plantas pierden sus hojas, que van oscureciéndose y se secan, lo cual también es normal, aunque no debes exponerlas nunca a temperaturas por debajo de los -3 ºC, ni siquiera de forma puntual.

Ahora que has aprendido todo esto sobre cómo cuidar una Venus atrapamoscas, aquí abajo te dejamos un vídeo para que entiendas más esta información sobre los cuidados de esta planta y, además, te animamos a profundizar en el mundo de las plantas de este tipo con esta otra guía sobre los Cuidados para plantas carnívoras.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la Venus atrapamoscas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de la Venus atrapamoscas
1 de 5
Cuidados de la Venus atrapamoscas

Volver arriba