menu
Compartir

Depredadores y presas: ejemplos y características

 
Por Ulla Rothschuh Osorio, Bióloga. 11 noviembre 2021
Depredadores y presas: ejemplos y características

La naturaleza salvaje se caracteriza por la lucha de supervivencia, donde todos los organismos buscan subsistir a toda costa. Más allá de tratarse de crueles interacciones de caza y persecución, la relación entre depredadores y presas es lo que permite a las comunidades estar en equilibrio. En este artículo de EcologíaVerde hablaremos de la importancia de los depredadores y presas, sus características y ejemplos.

Qué son los depredadores y las presas y sus características

Los depredadores son seres vivos que cazan a otros organismos, llamados presas, con la finalidad de alimentarse y subsistir a través de una transferencia de energía en forma de alimento. Es una interacción en donde un organismo se ve beneficiado, mientras que el otro involucrado se ve perjudicado. El depredador puede consumir por completo una presa, o solamente tomar una parte de ella, aunque le causa un daño considerable.

Normalmente nos viene a la mente el sanguinario ejemplo de feroces animales cazando a otros pequeños animales herbívoros, pero existen más tipos de depredación. Los depredadores pueden ser animales omnívoros o carnívoros que cazan otros animales. Pueden ser también animales que comen plantas, un tipo de depredación conocida como herbivorismo. Aunque no parezca creíble, un depredador también puede ser una planta, cuando se trata de adaptaciones extraordinarias en donde pueden depredar a otros animales, como a insectos. Algunos autores definen al parasitismo como otro tipo de depredación, en donde el parásito se alimenta de su presa mientras esta está viva. Si quieres saber más información sobre el Parasitismo: definición y ejemplos, no dudes en leer este artículo que te recomendamos.

La relación entre presa y depredador juega un importante papel en la dinámica de poblaciones, pues sin depredadores habría abundancia de presas y, por lo tanto, también del alimento de ellas. La regulación también funciona de la misma manera, ya que la cantidad de presas determina al número de depredadores.

Características de los depredadores

Las características de los depredadores se centran en sus habilidades para localizar, capturar y consumir presas. Por ello, podemos destacar:

  • Sentidos muy desarrollados: como el olfato, la visión y el oído, capaz de reconocer presas a kilómetros de distancia.
  • Estructura desarrollada: para ser más ágiles que sus presas, con músculos capacitados para recorrer largas distancias a máxima velocidad, pesados cuerpos asfixiantes, afiladas uñas y dientes para desgarrar a sus presas, o venenos aniquiladores.
  • Llamativos para sus presas: a través de aromas, como ciertas plantas carnívoras, o con bioluminiscencias atrayentes a modo de anzuelo. Aquí puedes conocer más información sobre Cómo se alimentan las plantas carnívoras.

Características de las presas

Las presas también tienen características de adaptación para defenderse de sus depredadores.

  • Capacidad de camuflaje: gracias a la que pueden pasar desapercibidos en su entorno. Los colores pueden servir también como alerta, con colores vivos o patrones que indican a sus depredadores que pueden peligrar si se les llega a hacer daño. Si tienes curiosidad por conocer más animales que se camuflan, aquí pueden averiguar más de 20 animales que se camuflan.
  • Ojos a los lados: permitiéndoles una visión sobre su alrededor y estar avizores de depredadores. Su conducta suele ser más alerta y nerviosa que los depredadores, con lo que están listos para correr en caso de amenaza.
  • Estructuras de defensa mecánica ante depredadores: como espinas punzantes, o incluso
  • Defensas químicas: como la capsaicina del Chile que pretende evitar que lo consuman, aunque el humano ha aprendido a tomarle el gusto.

Hay que tener en cuenta que el número de las presas también es importante, ya que, normalmente, suele sobrepasar el número de depredadores.

Ejemplos de depredadores y presas

Para poder entender mejor la interacción entre depredadores y presas, a continuación vamos a ejemplificar algunas de estas relaciones.

Boa constrictor y vertebrados

La boa constrictora es una especie de serpiente originaria de México. Fue introducida a otros ecosistemas causando graves pérdidas de biodiversidad silvestre por su carácter depredador. No tiene una presa en particular, sino que aprovecha todos los animales vertebrados que encuentra, que pueden ser mamíferos, aves o reptiles. No tienen veneno, sino que utilizan su pesado cuerpo para asfixiar a sus presas. Cazan de noche porque usan la diferencia de temperatura entre la presa y el ambiente, detectable con sus escamas labiales termosensibles. Este comportamiento nocturno, sumado a su localización arborícola, hace que los murciélagos sean su alimento favorito.

Rafflesia y moscas de carne

Rafflesia es un género de flores exóticas gigantes de color rojo intenso y de 100 centímetros de diámetro. Simulan un animal muerto, ya que desprenden un intenso aroma a putrefacción e incluso el calor que emiten simula a un animal recién muerto. Aunque al humano le sea desagradable, las moscas sarcofágidas que ponen sus huevos en carne en descomposición son irremediablemente atraídas a ellas, donde son engullidas a modo de presa. Son incapaces de fotosintetizar, por lo que son dobles depredadoras. Además de depredar moscas, parasitan árboles para sobrevivir.

Lince y liebre

El caso del lince y la liebre es un excelente ejemplo para comprender el papel que juega la relación entre depredador y presa para la dinámica de poblaciones. El lince canadiense se alimenta principalmente de liebres americanas y se ha observado que cuando abundan las liebres, también lo hacen proporcionalmente los linces. Estos llegan a un punto en el que arrasan con las liebres disponibles, por lo que deben consumir otros animales como zorros o ciervos que no son suficientes. Esto deriva en la disminución de linces por falta de alimento. Aquí es cuando las liebres se recuperan y el ciclo puede comenzar de nuevo.

No dudes en echarle un vistazo a este artículo de EcologíaVerde para averiguar Por qué está en peligro de extinción el lince ibérico.

Depredadores y presas: ejemplos y características - Ejemplos de depredadores y presas

Ejemplos de depredadores tope

A pesar de que existen poderosos depredadores, estos pueden ser consumidos por otros animales. Es así como llegamos a los depredadores tope. Son aquellos que se encuentran en el máximo nivel de la cadena alimenticia, ningún depredador los consume. Gracias a ellos es que se da la estructura de los ecosistemas, porque regulan a las demás especies ya sea indirecta o directamente. Incluso, son indicadores de ecosistemas sanos. Son carnívoros y, normalmente, de gran tamaño. Algunos ejemplos de ellos son:

Cachalote

Physeter macrocephalus es un mamífero marino que pesa hasta 50 toneladas. Su alimentación es proporcional a su tamaño y se compone de ballenas, rayas y calamares, incluyendo los gigantes cefalópodos de grandes profundidades, ya que puede sumergirse más que ningún otro mamífero. Para encontrar a sus presas se ayuda de la eco localización. Genera también los chasquidos más fuertes del reino animal, que aturden a sus presas. De hecho, se ha estimado que el cachalote es el depredador más grande que ha existido.

Jaguar

Panthera onca es el depredador tope de los bosques neotropicales. Posee las características propias de un excelente depredador: velocidad de hasta 60 kilómetros por hora, una silenciosa táctica de caza y pesadas patas con filosas uñas para dar zarpazos capaces de aniquilar. Su camuflaje moteado le ayuda a emboscar a sus presas, en lugar de perseguirlas. Estas pueden ser ciervos, armadillos, cocodrilos, serpientes, vacas, peces y tortugas o ranas. Además, tiene una única técnica letal entre los felinos, en la que perfora el cráneo de sus presas en los huesos temporales hasta llegar al cerebro.

Águila real

Aquila chrysaetos, con varias subespecies, tiene una excelente visión que aprovecha para planear desde 3 kilómetros de alto en busca de sus presas, que pueden ir desde conejos hasta mamíferos carnívoros o ciervos. Al abrir sus alas llega a medir hasta 2 metros y se ayuda de una precisa bajada en picada para pescar a su presa y perforar sus pulmones para matarla en cuestión de segundos.

Quizás también puedan interesarte estos otros artículos sobre Qué es una cadena trófica o las Relaciones tróficas de los ecosistemas, para acabar de formarte sobre el tema.

Si deseas leer más artículos parecidos a Depredadores y presas: ejemplos y características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Animales salvajes.

Bibliografía
  • Di Bitetti, M. (2008). Depredadores tope y cascadas tróficas en ambientes terrestres. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/319532849_Depredadores_tope_y_cascadas_troficas_en_ambientes_terrestres
  • Rogers, K. (2011). The Rise and Fall of the Canada Lynx and Snowshoe Hare. Britannica Blog. Disponible en: http://blogs.britannica.com/2011/06/rise-fall-canada-lynx-snowshoe-hare/

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Depredadores y presas: ejemplos y características
1 de 4
Depredadores y presas: ejemplos y características

Volver arriba