menu
Compartir

Nandina domestica: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 18 abril 2022
Nandina domestica: cuidados

La Nandina domestica, también conocida como bambú sagrado, es una planta arbustiva espectacular, de gran valor en la decoración de espacios verdes, terrazas y patios. Si quieres aprender a cultivar esta preciosa planta arbustiva, aún poco habitual en muchos sitios, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde en el que te lo contamos todo acerca de ella. Descubre en esta guía completa todos los cuidados de la Nandina domestica o bambú sagrado.

También te puede interesar: Aglaonema: cuidados

Características de la planta Nandina domestica

Se le llamada habitualmente nandina o bambú sagrado, aunque su nombre científico es Nandina domestica. Estas son sus características principales:

  • Se trata de un arbusto que llega a crecer hasta los 2 metros de altura.
  • Sus hojas son perennes, de hasta 50 cm de longitud y una de sus más llamativas características, pues en otoño sus hojas adoptan unos preciosos tonos rojos. Las hojas muestran este color, de hecho, en dos ocasiones: tanto cuando son jóvenes y acaban de brotar en primavera, como cuando van a caerse ya pasado su tiempo de vida.
  • Las hojas sanas y maduras son habitualmente de un vivo verde, que adopta diferentes tonos según el momento y estado de cada hoja.
  • La floración se da en espigas de gran tamaño, donde un gran número de flores blancas aparece. Esta ocurre en verano, aunque con las condiciones adecuadas la floración se prolonga mucho, pudiendo llegar a aguantar hasta entrado el invierno.
  • Los frutos son pequeñas bayas o esferas rojas, muy vistosas y decorativas, aunque pueden no aparecer en climas particularmente cálidos.
Nandina domestica: cuidados - Características de la planta Nandina domestica

Clima para la Nandina domestica

El bambú sagrado es una planta muy resistente al frío, siendo capaz de soportar temperaturas de hasta -7 ºC durante periodos considerables de tiempo sin problemas. A temperaturas aún por debajo de esta, si se dan durante mucho tiempo o frecuentemente, la planta puede empezar a despojarse de sus hojas cerca de la base.

Contra el calor, en cambio, la Nandina domestica no es tan fuerte. Veranos muy cálidos por encima de los 35 ºC requieren de muchos cuidados sobre la planta, prestando atención a que su suelo o sustrato no se sequen del todo para evitar que la nandina sufra de más.

Ubicación para la Nandina domestica

En climas templados lo habitual es ubicar la nandina en exterior y al sol directo, aunque en climas más cálidos, como el mediterráneo, ubicarla en una zona de semisombra suele ser mejor opción ya que, como hemos mencionado, esta planta sufre por encima de los 35 ºC.

Así, si vives en un clima tropical suave ubícala a pleno sol sin ningún miedo para que crezca rápido y con fuerza, mientras que si los veranos de tu zona son muy cálidos, protégela, como mínimo, de las horas de insolación más intensa del día.

Nandina domestica: cuidados - Ubicación para la Nandina domestica

Riego de la Nandina domestica

El bambú sagrado no necesita de riegos muy abundantes, pero sí frecuentes. Es importante no ahogar la planta encharcando el suelo con riegos excesivos. En su lugar, lo mejor es recurrir a riegos frecuentes, cada 2 o 3 días en los meses cálidos, para mantener cierto nivel de humedad en la tierra.

Durante los meses fríos, bastará con un riego semanal aproximadamente. En cualquier caso y si dudas, usa el método de meter un palito o un dedo en la tierra y comprobar hasta qué punto la humedad hace que la tierra se quede pegada. Si sale limpio, significará que la planta necesita agua.

Suelo y abonado para la Nandina domestica

La nandina es una planta ligeramente acidófila, lo que quiere decir que su suelo necesita tener un pH de entre 5 y 6 para que el arbusto esté sano. Si ves que las hojas de tu nandina parecen amarillear, con solo los nervios manteniéndose de un verde intenso, significará que la planta sufre de clorosis férrica a causa de un pH demasiado alcalino en su suelo.

Para poder mantener el sustrato en su nivel de acidez adecuado es conveniente usar tierra o sustrato para plantas acidófilas y no regar con agua del grifo si esta tiene mucha cal en tu zona. Usa agua mineral o destilada o, si no puedes, déjala reposar 24 horas antes de usarla y no eches el poso.

Es importante que el suelo ofrezca también un drenaje lo mejor posible, ya que la nandina no tolera los encharcamientos. Mezcla el sustrato para plantas acidófilas con humus de lombriz y fibra de coco, que lo harán más ligero y aireado, además de mejorar sus propiedades nutritivas.

En cuanto al fertilizante, usa fertilizante ecológico como compost o humus de lombriz. Si tienes espacio en casa podrás elaborarlos tú mismo pero si no, también puedes adquirirlo en superficies especializadas. Añade un par de centímetros del fertilizante orgánico a la superficie de la tierra, mezclando un poco los primeros cm, cada 15 o 20 días durante los meses cálidos, desde el inicio de la primavera.

Nandina domestica: cuidados - Suelo y abonado para la Nandina domestica

Multiplicación de la Nandina domestica

Puesto que es una planta poco habitual pero muy bonita, es muy común que si cultivas la nandina algún vecino te pida un esqueje o consejos para cultivarla también.

En este caso, la mejor opción es usar esquejes con estacas semi maduras, que puedes tomar en verano y que deben cultivarse en interior o invernadero durante ese primer invierno. Atiende al esqueje con los mismos cuidados que la planta madura, y para la siguiente primavera estará listo para el trasplante a su ubicación definitiva.

Si deseas leer más artículos parecidos a Nandina domestica: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Nandina domestica: cuidados
1 de 4
Nandina domestica: cuidados

Volver arriba