Compartir

Planta verbena: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 31 enero 2020
Planta verbena: cuidados

Las verbenas son en realidad todo un género de plantas rastreras con alrededor de 250 especies. Se trata de una de las plantas más populares en el mundo entero, ya que son muy adaptables y tienen una gran cantidad de propiedades medicinales, además de resultar plantas ornamentales de gran valor. No obstante, para tenerlas en casa conviene conocer, al menos, sus cuidados básicos.

Si quieres aprender los cuidados de la planta verbena para tenerla en tu hogar, acompáñanos en este práctico artículo de EcologíaVerde en el que recogemos los detalles más importantes a tener en cuenta para cuidarla bien.

También te puede interesar: Planta echeveria: cuidados

Planta verbena: características

Las plantas verbena son de la familia Verbenaceae. Se trata de plantas anuales que cuentan con una duración bastante larga y que, actualmente, están extendidas por prácticamente todo el planeta. Cuando se habla de la planta verbena es común referirse a la Verbena officinalis, aunque en ocasiones se trata de alguno de sus otros tipos. Además de esto, estas son algunas de las principales características de la planta verbena:

  • Esta gran diversidad de especies se debe a su gran capacidad de mutación, que viene dada por la gran resistencia de la planta a condiciones muy distintas.
  • La mayoría de verbenas son plantas tapizantes o rastreras bajas que no superan los 25 cm de altura.
  • Muestran hojas opuestas entre sí, y dan unas bonitas y llamativas flores que habitualmente son de tonos violetas o morados, pero que pueden ser de muy diversos colores según la especie en concreto, y que tienden a ser uniformes en toda la extensión de la plantación.
  • En un clima templado, esta planta puede florecer todo el año.
  • Debido a estas características, es muy habitual ver la planta verbena decorando tanto interiores en maceta, como jardines e incluso grandes extensiones de prado.
  • También son populares los centros de mesa y adornos de otro tipo con sus flores, para los que pueden aprovecharse los restos de las podas.

Si te gustan esta plantas y el hecho de que puedan tener flores a lo largo de cuatro estaciones, te recomendamos conocer a más plantas de este tipo en este otro artículo de EcologíaVerde sobre 11 plantas que florecen todo el año.

Planta verbena: cuidados - Planta verbena: características

Planta verbena: cuidados básicos

Aunque la planta verbena sea tan adaptable y resistente, una que se encuentre en sus condiciones óptimas tendrá siempre mejor aspecto y crecerá mejor. Sigue estas indicaciones sobre los cuidados básicos de la planta verbena si quieres que la tuya esté lo más saludable posible.

  • Clima: templado o cálido.
  • Luz y ubicación: necesita mucha luz solar pero no la incidencia directa del sol fuerte de mediodía. Ponla en semisombra si está en un clima de temperaturas muy altas y al sol si el clima es cálido o un poco frío.
  • Sustrato: debe ser ligero y con un buen drenaje.
  • Riego: no tolera los encharcamientos, por lo que es mejor regar cuando hace dos días que veas la tierra seca.
  • Poda: necesita 2 o 3 podas al año.

Clima de la planta verbena

Como ya hemos dicho, la verbena crece a lo largo de gran parte del planeta, por lo que son pocos los climas que no pueda tolerar. Sin embargo, sus condiciones óptimas son las de un clima cálido o templado, que es donde se desarrollará mejor.

De hecho, esta planta florece en los meses de verano, y lo hace más y mejor cuando se encuentra en una zona de temperaturas altas. Lo que difícilmente tolera, en cambio, es el clima muy frío. Las heladas tienen muchas probabilidades de acabar con la planta verbena, y las temperaturas bajas con vientos fuertes también pueden hacerle bastante daño.

Luz para la planta verbena y su ubicación

Teniendo en cuenta lo dicho en el apartado anterior, conviene ubicar las verbenas en un punto en que estén protegidas de las bajas temperaturas y del viento. En lo que respecta a la luz que necesitan, agradecerán recibir una buena cantidad de luz natural, pero si el sol de la zona es intenso, estarán mejor ubicadas en una zona de semisombra.

En interior, ubícalas en alguna habitación muy bien iluminada pero un poco alejadas de la ventana. En exteriores, búscales una zona donde reciban luz pero estén cubiertas de las horas de mayor influencia, es decir, las de mediodía.

Planta verbena: cuidados - Luz para la planta verbena y su ubicación

Tierra o sustrato para la verbena

Como ocurre con tantas otras plantas que no precisan de mucha humedad, lo principal a la hora de preparar la tierra o sustrato de la verbena es que ofrezca un buen drenaje. La verbena no tolera los excesos de humedad en sus raíces, por lo que es esencial un suelo arenoso que proporcione un drenaje adecuado. Sigue estos consejos sobre el sustrato para la planta verbena según la tengas en el suelo en exterior o en una maceta en interior:

  • Si plantas en exterior, fíjate en que la zona que elijas drene bien el agua de lluvia o de riego. Si la absorbe rápidamente sin encharcarse, el terreno servirá. Prepara la tierra soltándola para airearla y dejarla más ligera, y puedes enriquecerla con algo de fertilizante orgánico. Si no ofrece suficiente drenaje, puedes mejorarlo añadiendo arena a la tierra.
  • En el caso de macetas de interior, prácticamente cualquier sustrato ligero servirá, aunque nosotros recomendamos la mezcla de fibra de coco, turba y humus de lombriz, con el añadido de la perlita. Este es un sustrato universal muy ligero y óptimo para la mayoría de plantas.

Riego de la planta verbena

Dado que no tolera los excesos de humedad, no debes regar la verbena demasiado a menudo. Lo ideal es que la riegues solo cuando la tierra lleve un par de días seca, condición que tiende a darse aproximadamente cada semana, aunque depende del clima y el suelo.

Nunca riegues hasta encharcar y, si tiene la verbena en maceta, asegúrate de que el recipiente cuenta con agujeros de drenaje y de que retiras el agua sobrante del plato de debajo de la maceta tras el riego.

Poda de la verbena

La verbena agradece recibir una poda de hasta 3 veces al año.

  • La primera se realiza en primavera, que es cuando salen las primeras flores, y debes podarlas todas. Haz esto sin miedo, ya que se hace para estimular la floración de la planta y no tardarán en salir más.
  • Otra poda hay que hacérsela en verano.
  • También necesitará la poda de otoño.

Puedes utilizar los tallos podados como esquejes, que echarán raíces sin demasiados problemas, o para hacer centros de mesa o decoraciones.

Si deseas leer más artículos parecidos a Planta verbena: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Planta verbena: cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Planta verbena: cuidados
1 de 3
Planta verbena: cuidados

Volver arriba