Compartir

Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo

Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 29 enero 2020
Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo

La lavándula es todo un género de plantas que incluye alrededor de 60 especies y que pertenece a la familia Lamiaceae. Se trata de un arbusto de tipo perenne y una planta aromática muy popular tanto por su agradable olor, usado en todo tipo de productos y perfumes, como por su característico color violeta o lila. Si a ti también te gusta esta planta y quieres tenerla en casa, será bueno que aprendas cómo plantarla y cuidarla.

Si quieres aprender cómo plantar lavanda en tu propio hogar, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía fácil llena de consejos.

También te puede interesar: Podar lavanda: cómo y cuándo hacerlo

Cuándo plantar lavanda

La temporada ideal para plantar la lavanda depende del clima local.

  • Si vives en una zona de clima cálido o suave, el mejor momento para la siembra o para plantar la lavanda es en otoño.
  • Si, en cambio, vives en un clima más frío, es mejor sembrar o plantar a principios de primavera, una vez las heladas han pasado.

Según el clima en el que vivas puede que una variedad de esta planta te vaya mejor que otra, así como puede ser que alguna te guste mucho más que otra por sus características. Para que conozcas más sobre los Tipos de lavanda y puedas escoger mejor, aquí te dejamos una recopilación de 12 tipos.

Cómo plantar lavanda en maceta

La lavanda puede plantarse tanto en exterior como en maceta para interior, ya que es una planta muy poco exigente que puede adaptarse a casi todo tipo de condiciones. Si la tener en interior, sigue estos pasos para plantar lavanda en maceta desde las semillas:

  1. Consigue una planta de lavanda en buen estado y una maceta. No necesitas que sea una maceta o contenedor demasiado profundo, con unos 30 cm es suficiente.
  2. Prepara el sustrato y, para ello, ten en cuenta que la lavanda no es excesivamente exigente en lo que a nutrientes del suelo se refiere, pero sí es muy importante que tenga una textura lo más suelta posible para proporcionar un muy buen drenaje. Puedes hacer tú mismo una mezcla con humus de lombriz, turba y fibra de coco a partes iguales, a la que puedes añadir algo de perlita. Esta mezcla de sustrato es rica en nutrientes que aunque la lavanda no necesita agradecerá y, además, proporciona un terreno suelto, aireado y con un gran drenaje.
  3. La noche anterior a la siembra de las semillas, riega el sustrato para humedecerlo.
  4. Siembra las semillas de lavanda por la mañana. Entiérralas aproximadamente a 1 cm de profundidad y, si pones varias de ellas en la misma maceta, respeta alrededor de 3 cm de separación entre ellas.
  5. Mantén el recipiente en alguna ubicación cálida, con una temperatura estable de alrededor de 20 ºC, y riégalas cada mañana con mesura, procurando no encharcar nunca el sustrato.
  6. Cuando las semillas germinen, entre 15 y 40 días después, traslada el recipiente a algún lugar donde las plántulas o pequeñas plantas reciban luz solar directa, aunque de intensidad moderada. Más adelante, una vez las plantas hayan crecido, puedes dejarlas en su recipiente o trasplantarlas a diferentes recipientes o incluso al exterior.

Si en vez de hacerlo desde semillas consigues una planta pequeña, sencillamente tendrás que trasplantarla a otra maceta algo más grande. Te recomendamos leer esta otra guía de jardinería sobre Cuándo y cómo trasplantar una planta.

Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo - Cómo plantar lavanda en maceta

Cómo plantar lavanda en suelo

No es muy recomendable sembrar la lavanda directamente en exterior. En su lugar, es preferible sembrarlas en interior, con el método arriba descrito, y trasplantar la lavanda al exterior cuando las plántulas ya tienen varios juegos de hojas y están más desarrolladas. Por tanto, aquí explicamos los pasos para plantar lavanda en el suelo cuando ya tienes una planta pequeña o grande, no desde semillas.

  1. Prepara el terreno, asegúrate de removerlo bien y deshacer los terrones para soltar la tierra lo máximo posible. Fíjate en si el terreno drena adecuadamente cuando llueve o riegas, si lo hace es adecuado para plantar la lavanda, pero si no lo hace mejor busca otra ubicación.
  2. Una vez suelto el terreno, haz un agujero en el suelo lo bastante profundo para albergar el grueso de las raíces de las plantas.
  3. Coloca la planta de lavanda en el agujero, con cuidado de poner las raíces bien.
  4. Cubre con tierra de nuevo el agujero y la base de la planta. A esta tierra le puedes añadir algo de arena para mejorar la textura del suelo.
  5. Riega abundantemente, usando fertilizante en el primero de los riegos tras el trasplante y en los siguientes riegos solo agua.
Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo - Cómo plantar lavanda en suelo

Cuidados de la lavanda - guía básica

Estos son los cuidados básicos que la lavanda necesita:

  • Luz: la lavanda es bastante exigente en este aspecto, y requiere de una gran cantidad de sol para desarrollarse de forma adecuada. Ubícala donde reciba al menos seis horas de luz directa diaria, aunque si estás en un clima muy cálido o con un sol de gran intensidad, protégela de este en las peores horas.
  • Clima: esta planta tiene la capacidad de soportar las heladas y los inviernos fríos, pese a que es originaria de climas cálidos suaves.
  • Ubicación: uno de los puntos más importantes a tener en cuenta al elegir la ubicación de las lavandas es que estas plantas necesitan aireación y espacio. No conviene que las semillas crezcan apiladas unas sobre otras ni sobre otras plantas en los alrededores inmediatos.
  • Riego: esta es una planta muy rústica que tiene la capacidad de soportar largas sequías. Sin embargo, en los meses cálidos, cuando la planta está en temporada de crecimiento, será necesario regarla de forma moderada. Se hace especialmente importante regar mojando la tierra, evitando humedecer en exceso las partes aéreas de la planta, especialmente ramas y flores, o podemos favorecer la aparición de hongos. En los meses cálidos, riega aproximadamente una vez por semana.
  • Abonado: excederse en el abonado de la lavanda puede provocar que las flores pierdan su agradable olor. Es suficiente con aplicar algo de fertilizante orgánico en los meses de crecimiento.
  • Poda: antes de la época de floración o después de esta, es recomendable realizar una poda anual en la lavanda. Esta no debe ser demasiado agresiva, sin reducir la planta a menos de la mitad de su tamaño. Aquí puedes aprender más sobre Cuándo y cómo podar lavanda.

Para más información, puedes entrar en estas otras guías de jardinería de EcologíaVerde en las que explicamos los Cuidados de la planta de lavanda en maceta y Cuándo y cómo reproducir la planta de lavanda en caso de que quieras tener más plantas a partir de la que ya tienes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Liliana
Excelente indicación importante para los q no conocemos mucho de esta bella y fragante planta .Gracias me es muy útil.

Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo
1 de 3
Plantar lavanda: cuándo y cómo hacerlo

Volver arriba