Compartir

Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo

 
Por Mª Belén Acosta. 4 abril 2019
Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo

Estas plantas elegantes de flores tan llamativas necesitan cuidados específicos para que se muestren en todo su esplendor, teniendo en cuenta desde el sustrato y el riego más adecuados hasta la poda, siendo esta una de las partes más delicadas de sus cuidados.

Por ello, en este artículo de EcologíaVerde te enseñaremos cómo podar una orquídea paso a paso y, además, te daremos un par de consejos útiles para que puedas cuidar de ellas a la perfección de manera fácil y sencilla.

También te puede interesar: 12 tipos de orquídeas

Cuándo podar una orquídea

Sin lugar a dudas, sus más de 25.000 especies, todas ellas con rasgos únicos y diferenciados, hacen de esta planta una de las más utilizadas para decorar elegantes jardines y para colorear nuestros hogares. Una de las más conocidas y a la que podrás acceder sin problemas es la orquídea phalaenopsis, también conocida como orquídea mariposa. Esta, al igual que el resto de orquídeas, necesita de una poda anual para conseguir aumentar su floración.

Las orquídeas necesitan un mantenimiento constante para eliminar las hojas y flores en mal estado durante todo el año. Sin embargo, debes realizar una poda que coincida siempre con el final de la floración. No importa la época del año, lo único importante es que realices la poda cuando las flores empiecen a marchitarse.

Aunque algunos esperan a que los tallos se sequen te aconsejamos que, para conseguir una mayor floración en el próximo año, podes tu orquídea antes de que el tallo sea más leñoso para activar los nuevos brotes.

Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo - Cuándo podar una orquídea

Cómo podar una orquídea paso a paso

Antes de realizar la poda debes asegurarte de esterilizar tus herramientas para evitar posibles enfermedades, como por ejemplo los hongos. Si en algún momento aparecieran estos parásitos en tu planta, no dudes en consultar este otro artículo de EcologíaVerde sobre Fungicidas caseros para orquídeas.

También asegúrate de que las tijeras de poda de mano que vas a utilizar están bien afiladas para realizar un corte limpio, para prevenir heridas graves en la planta. Del mismo modo, confirma que las flores de tu orquídea estén muertas o muy deterioradas, así como que la parte superior de la espiga tenga un color amarillento. También es recomendable no podar la orquídea si esta no tiene una altura mínima para considerase adulta; en el caso de la orquídea phalaenopsis es de unos 30 centímetros.

Una vez te asegures de todo lo anterior, sigue estos sencillos pasos para podar una orquídea correctamente:

  1. Elimina una a una todas las hojas amarillentas.
  2. Poda todos los tallos secos a partir del tercer nudo, siempre contando desde la base de la orquídea.
  3. Corta todas las flores marchitas también desde el tercer nudo. Recuerda que es muy importante que siga manteniendo la forma y la estructura del tallo original.
  4. Corta las raíces de tu orquídea eliminado las partes secas u oscurecidas. Puede ser que necesites sacar la planta de su recipiente para facilitarte la tarea. Tira ligeramente de sus tallos y sujeta la base con la mano para sacarla con cuidado.
  5. Para finalizar, añade sustrato y pulveriza con agua las hojas y la base de tu orquídea.
Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo - Cómo podar una orquídea paso a paso

Mantenimiento de las orquídeas - cuidados básicos

Para mantener en buen estado y durante el mayor tiempo posible sus flores carnosas y sus grandes hojas de color verde brillante, necesitas conocer los cuidados básicos de las orquídeas.

  • Las orquídeas necesitan mucha luz. Esto es fundamental para un crecimiento y floración óptima para nuestra planta. Pero cuidado, nunca expongas a tu orquídea a la luz solar de forma directa ya que esto podría causarle daños. Asegúrate de que recibe la luz a través de una ventana en caso de estar en el interior, o en un parterre donde otras plantas hagan de parasol para ella.
  • Mantenla a una temperatura que oscile entre los 20ºC y 22ºC.
  • Riégala una vez por semana y abónala cada 15 días. Recuerda que las orquídeas precisan que sus tallos y raíces se mantengan en contacto con un suelo húmedo, pero que no necesitan grandes cantidades de agua, así que riégala con cuidado para evitar encharcamientos. Utiliza abono específico para orquídeas para facilitarle todos los nutrientes que necesita para mejorar su crecimiento.
  • Utiliza siempre sustrato específico para orquídeas. Las gruesas raíces que presentan las orquídeas necesitan de un sustrato muy fino a base de corteza de pino para su desarrollo.
  • Si acabas de comprar una orquídea, asegúrate de que cuenta con varias flores y que aún tiene varias sin abrir. Además, deberás cambiarla a un recipiente, preferiblemente de cristal o de plástico transparente para que pueda realizar la fotosíntesis, y añadirle en el fondo varios guijarros, que serán quienes sujeten la planta. No las saques completamente de la maceta, simplemente mantén en contactos las raíces con los guijarros, que será donde se acumule el agua y el sustrato para su futuro crecimiento.

Realizando todos estos sencillos cuidados, la orquídea florecerá varias veces al año y podrás disfrutar de sus preciosas flores y llamativas hojas durante más tiempo. Si te interesa llegar a cultivar orquídeas en casa, te recomendamos este otro artículo sobre Cultivar orquídeas en los árboles.

Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo - Mantenimiento de las orquídeas - cuidados básicos

Si deseas leer más artículos parecidos a Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo
1 de 4
Podar una orquídea: cómo y cuándo hacerlo

Volver arriba