Compartir

Bonsái ficus ginseng: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 9 enero 2020
Bonsái ficus ginseng: cuidados

El Ficus microcarpa ginseng, en realidad, no es otra cosa que un ficus retusa que ha pasado por un elaborado proceso para que sus raíces tomen ese aspecto, que recuerda al del ginseng. Es un árbol que se comporta como un bonsái a efectos prácticos y resulta muy apreciado por muchos amantes de este tipo de plantas por su valor ornamental.

Si quieres aprender más acerca de las características del bonsái ficus ginseng y cuáles son sus cuidados necesarios, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde.

También te puede interesar: Cuidados de la chumbera

Características del bonsái ficus ginseng

Como acabamos de decir, el ficus ginseng no es otra cosa que un ficus retusa procesado. En este proceso, se han entrecruzado sus raíces para que se estrangulen entre ellas, provocando así que la parte aérea de las mismas se abulte y se haga mucho más grande y visible. Además, habitualmente se le aplican químicos y preparados que aceleran este proceso de agrandamiento de las raíces. Después, es habitual que se corte el tronco, dejando solo la parte aérea de las raíces y un pequeño tocón, en el que luego se estimula el crecimiento o sobre el que se practica un injerto.

Es necesario decir que, pese a su nombre popular de ficus ginseng, el látex de esta planta es tóxico, como es habitual en los ficus, por lo que no debemos nunca confundirlo con el auténtico ginseng, de grandes propiedades beneficiosas. Así pues, lávate bien las manos siempre después de trabajar con estos árboles y no los dejes al alcance de niños o mascotas.

Por lo demás, esta planta originaria de Asia tropical es de copa frondosa, corteza gris y rara vez sobrepasa el metro de altura. Es de hoja perenne, que además es de tamaño reducido y forma ovalada.

Bonsái ficus ginseng: cuidados - Características del bonsái ficus ginseng

Cuidados del bonsái ficus ginseng: guía básica

Los cuidados principales que todo bonsái ficus gingeng necesita para mantenerse en perfectas condiciones son los siguientes:

  • Ubicación: exterior. Precisa de mucha luz y una buena humedad ambiental.
  • Clima: cálido, no soporta las heladas.
  • Riego: no muy abundante, dejando que el sustrato se seque un poco.
  • Abono: en los meses cálidos es recomendable abonarlo cada 15 días y de forma mensual en invierno.
  • Poda: siempre en las semanas entre primavera y verano.

En los siguientes apartados, hablaremos de cada uno de estos cuidados de una forma más detallada para que sepas cómo cuidar tu bonsái ficus ginseng correctamente.

Ubicación del ficus ginseng

Pese a su tamaño reducido, esta planta sigue siendo un árbol de exterior. Esto se debe a que precisa de una buena cantidad de luz solar para desarrollarse adecuadamente, además de una buena humedad ambiental.

El ambiente en el interior de nuestros hogares tiende a ser seco, por lo que el árbol agradecerá que se le saque al exterior siempre que sea posible. Eso sí, hay que tener en cuenta que es una planta de origen tropical, por lo que no soporta las heladas ni las temperaturas muy bajas. Si vives en un clima frío o simplemente no tropical, guárdalo en casa en los meses fríos, siempre cerca de una ventana con luz.

Si buscas Plantas de exterior resistentes al frío y a la sombra, no te pierdas este otro artículo con una selección de 10 plantas.

Bonsái ficus ginseng: cuidados - Ubicación del ficus ginseng

Riego del bonsái ficus ginseng

Debido a la capacidad de sus raíces de ensancharse y acumular agua, este árbol puede llegar a soportar bastante bien condiciones de sequía prolongadas. Sin embargo, si quieres que crezca y se desarrolle bien, lo ideal es que lo riegues siempre que notes que el sustrato se ha secado. No hay ningún problema con que pase unos días con la tierra algo seca, y de hecho esta opción es preferible a la de mantenerla siempre húmeda, o sus raíces podrían pudrirse.

El ficus ginseng no es exigente con el tipo de agua con que se riega y se puede utilizar agua corriente sin problemas, aunque si tiene mucho contenido en cal, las hojas podrían mancharse si las mojas al regar.

Poda del bonsái ficus ginseng y otros cuidados

Como hemos mencionado en apartados anteriores, el ficus ginseng puede podarse entre el final de la primavera y durante la primera mitad del verano para dar al árbol tiempo suficiente a crecer de nuevo hasta la llegada del frío.

En cuanto al defoliado del bonsái ficus ginseng, una práctica común en los bonsái, es mejor practicarlo en verano, tras completarse la primera brotación. Puede practicarse de la forma habitual, aunque es preferible dar al árbol al menos 2 o 3 años para recuperarse antes de repetirlo, ya que es una técnica muy agresiva que lo debilita.

Por último, sus ramas pueden alambrarse para guiarlas en la dirección de crecimiento deseada, pero debe tenerse cuidado con las más gruesas, que son menos rígidas y pueden partirse. El momento ideal para alambrar es tras la poda.

Bonsái ficus ginseng: cuidados - Poda del bonsái ficus ginseng y otros cuidados

A mi bonsái ficus ginseng se le caen hojas verdes, ¿por qué?

Cuando un bonsái pierde sus hojas, sea un ficus ginseng, un ficus benjamina o cualquier otro tipo de bonsái, lo más probable es que alguno de los cuidados anteriores no se esté llevando a cabo correctamente. Por ejemplo, es posible que haya sufrido un cambio brusco de temperatura, que no se haya abonado adecuadamente o que no reciba la cantidad de luz solar que este bonsái en concreto necesita. Por todo ello, te animamos a revisar cada uno de los cuidados expuestos para encontrar la causa del problema.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bonsái ficus ginseng: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Plantas de exterior.

Escribir comentario sobre Bonsái ficus ginseng: cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Bonsái ficus ginseng: cuidados
1 de 4
Bonsái ficus ginseng: cuidados

Volver arriba