Compartir

Cómo podemos aprovechar la energía del viento

 
Por Silvia Núñez, Ambientóloga e Ingeniera Ambiental. 3 noviembre 2020
Cómo podemos aprovechar la energía del viento

Dado que la utilización de fuentes de energía no renovables genera bastantes problemas ambientales, se pretende reemplazarlas con alternativas que sean realmente competitivas. Algunas son nuevas y otras, como es el caso de la energía eólica, no tanto, pero casi todas ellas son renovables. La humanidad lleva muchos siglos utilizando la energía eólica gracias a los molinos de viento, aunque actualmente se utiliza una versión mejorada de dichos aparatos en los denominados aerogeneradores, de los que hablaremos enseguida.

¿Tienes curiosidad por saber qué es la energía eólica y cómo se aprovecha? Te lo contamos todo en este breve artículo de EcologíaVerde sobre cómo podemos aprovechar la energía del viento.

Qué es la energía eólica o del viento

Empezamos por contar qué es la energía eólica o del viento. La energía eólica es aquella que se consigue gracias al viento o, dicho de otra manera, es la utilización o explotación de la energía cinética que tienen las masas de aire y que puede transformarse con los métodos apropiados en energía mecánica y después en electricidad o cualquier otra forma útil de energía destinada a ciertas actividades humanas.

¿Cómo aprovechamos el viento? Para aprovechar la energía eólica adecuadamente es primordial saber acerca de las variaciones estacionales, así como nocturnas y diurnas que puedan tener los vientos. También es importante conocer cómo varía la velocidad del viento con la altura y los valores máximos que se pueden llegar a alcanzar.

Aquí puedes aprender más sobre Qué es la energía eólica, cómo funciona y ejemplos.

Cómo podemos aprovechar la energía del viento - Qué es la energía eólica o del viento

Cómo se genera la energía eólica

La energía eólica se genera mediante la utilización de aeromotores o máquinas eólicas que pueden transformar la energía cinética del viento en energía mecánica que después se utilizará para la obtención de energía eléctrica. Para ello, necesitamos un generador eléctrico conocido como aerogenerador. El mecanismo de funcionamiento es el siguiente:

  1. La energía cinética que tiene el viento mueve las palas o aspas del aerogenerador.
  2. A continuación, el rotor o turbina eólica, la cual se compone de las palas y el eje al que van unidas, comienza a girar y acciona un generador (usualmente un alternador) con ayuda de un sistema mecánico.
  3. Mediante el uso de imanes, el generador produce finalmente energía eléctrica.

Para que la instalación de aerogeneradores pueda ser realmente rentable, estos se reúnen en grandes grupos a los que llamamos parques eólicos. Toda la electricidad producida de este modo se evacúa a través de una línea eléctrica. Dicha línea eléctrica va a parar a una subestación desde la que se distribuye hasta cada uno de los usuarios finales.

Además, se habla de diferentes tipos de energía eólica en función de los diferentes tipos de aerogeneradores. Los principales son:

  • Aerogeneradores de eje horizontal: son los más usados y conocidos, su eje de rotación es paralelo al suelo.
  • Aerogeneradores de eje vertical: también se conocen como VAWT y su eje de rotación es perpendicular al suelo.
  • Aerogeneradores sin aspas: con ellos nos podemos deshacer de los impactos que producen los aerogeneradores convencionales y, además, son más económicos. Aquí puedes conocer algunas Originales alternativas a las típicas turbinas de viento.
  • Aerogeneradores offshore: son los situados en el mar, cerca de las costas. Aquí la energía eólica es más estable y fuerte, aunque su mantenimiento tiene mayores costes.
  • Aerogeneradores de minieólica y microeólica: son unos instrumentos con los que podemos ver cómo se aprovecha la energía eólica en la casa. Se colocan en un lugar expuesto al viento, por ejemplo, en el tejado de nuestras viviendas. Te recomendamos leer este otro artículo sobre Molinos de viento: cómo hacer energía eólica casera.

Cómo se puede aprovechar la energía del viento

¿Para qué se utiliza la energía eólica? Vamos a responder a esta cuestión echando un vistazo a la historia, pues uno de los mayores usos de la energía eólica fue su aprovechamiento durante siglos con molinos de viento. Con ellos se solía moler el trigo para obtener harina, también se usaban para extraer agua e incluso se usaban en aserraderos y en la producción de papel. Fue a partir del año 1979 cuando las utilidades del viento comenzaron a cambiar y se comenzó a emplear para la obtención de energía eléctrica. Por tanto, hoy en día se usa principalmente para conseguir energía eléctrica o electricidad y a esta le damos infinidad de usos en nuestro día a día. La usamos para cargar baterías, para iluminar núcleos urbanos u hogares y para las calefacciones, etc.

Ahora bien, su producción energética varía mucho, debido a los cambios en el viento, exceptuando zonas como Galicia, La Mancha o Tarifa. Por este motivo, aún se utiliza solamente como complemento a otras fuentes tradicionales de energía.

Cómo podemos aprovechar la energía del viento - Cómo se puede aprovechar la energía del viento

Ventajas y desventajas de la energía del viento

Para terminar, indicamos cuáles son las ventajas de la energía del viento y sus inconvenientes:

Ventajas de la energía eólica

Las ventajas de la energía eólica son muchas con respecto a otras fuentes de energía. Vamos a ver algunas de ellas:

  • Es una energía limpia y segura. O dicho de otra manera, no emite ningún tipo de partículas a nuestra atmósfera ni gases de efecto invernadero, como sí hacen las fuentes de energía no renovables que utilizan combustibles fósiles. La energía eólica no contamina y nos ayuda en la lucha contra el cambio climático. Te recomendamos leer estos otros posts sobre la Importancia de las energías limpias para el medio ambiente y Qué son las energías limpias o verdes.
  • Es un recurso inagotable. Por su condición de recurso renovable, sabemos que nunca se agotará y siempre estará a nuestra disposición.
  • Facilita la independencia energética. Es una energía que podemos explotar en nuestro propio país, de este modo evitamos tener que importarla desde otros países.
  • Precios competitivos. Las técnicas de producción de aerogeneradores en serie y la experiencia a la hora de elegir los mejores emplazamientos, entre otros, ha permitido que actualmente sea una fuente de energía económicamente competitiva.
  • Se puede compatibilizar con otras actividades. Los parques eólicos no interfieren en el desarrollo de las actividades agrarias o ganaderas. Además, el espacio ocupado es menor que en en un parque solar con placas fotovoltaicas.

Desventajas de la energía eólica

El impacto ambiental de este tipo de energía, generalmente, resulta menos problemático que el impacto que se genera por otras fuentes de energía. No obstante, no está exento de inconvenientes. Algunos inconvenientes de la energía eólica son:

  • Tiene un impacto visual sobre el paisaje donde se sitúa.
  • Algunas aves mueren al chocar contra las aspas.
  • Hay un incremento de la erosión, ya que se seca la superficie del suelo cercana.
  • Los aerogeneradores originan ruidos e interferencias electromagnéticas.
  • El viento a veces tiene variaciones importantes y no tiene la suficiente velocidad para accionar el aerogenerador.
  • También puede ocurrir que la velocidad sea excesiva, en cuyo caso el protocolo es desconectarlos para evitar daños en la estructura.
  • De momento aún no se han diseñado sistemas suficientemente grandes para poder almacenar la energía en cantidades considerables y de manera eficiente.

Si quieres descubrir más sobre este tema, aquí puedes conocer más acerca de las Ventajas y desventajas de la energía eólica.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo podemos aprovechar la energía del viento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Energías renovables.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo podemos aprovechar la energía del viento
1 de 3
Cómo podemos aprovechar la energía del viento

Volver arriba