Compartir

Cuidados de la prímula

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 17 julio 2020
Cuidados de la prímula

La prímula, habitualmente llamada planta primavera, es una planta muy apreciada por los aficionados a la jardinería y es que su nombre común se debe a cuándo florecen las prímulas, pues son una de las primeras en dar flor cuando llega la primavera, a veces incluso adelantándose a finales de invierno.

Se trata, en realidad, de todo un género de plantas perennes, con una gran variedad de características según los distintos tipos de prímulas. Si quieres aprender más de las primaveras y sus cuidados, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía completa y práctica sobre los cuidados de la prímula.

También te puede interesar: Cuidados de la guzmania

Características de la prímula

Al hablar de las prímulas, lo primero que debemos mencionar es que, aunque muchos creen que se trata de plantas de temporada no es así, y con los cuidados adecuados pueden sobrevivir como plantas perennes. Como ya hemos comentado al inicio, son plantas que florecen en primavera o algo antes y que por ello se las llama también primaveras.

Son plantas con flores de cinco pétalos y de una amplia variedad de colores, que desprenden un aroma agradable y suave. Además, vale la pena diferenciar algunos de sus tipos más populares en jardines y para interiores.

Tipos de prímulas

Uno de ellos es la Primula acaulis, también llamada Primula vulgaris, que podemos encontrar tanto de mata alta como baja, de hojas y tallos grandes. La Primula obconica es fácil de distinguir por sus hojas redondeadas y, aunque se desarrolla mejor en exterior, no tolera las heladas.

También podemos encontrarnos con prímula silvestre, muy habitual de forma natural en muchos territorios. Esta prímula tiene unas flores de colores menos intensos que los tipos más usados en jardinería, pero también resulta muy decorativa.

Cuidados de la prímula - Tipos de prímulas

Luz y ubicación para la prímula

Las prímulas necesitan de una ubicación bien iluminada. En exterior procuraremos ubicarlas en alguna zona de semisombra o donde estén cubiertas de la luz directa de las peores horas, mientras que en interior le buscaremos una zona muy luminosa pero, de nuevo, a cubierto de la incidencia solar directa.

El sol directo no beneficia a estas plantas, por lo que es muy importante mantenerlas a cubierto de él y procurar que la luz pase por algún tipo de filtro como una fina cortina o acabará matándolas. Evidentemente, cristales transparentes no solo no ofrecen protección, sino que por su efecto lupa resultarán aún más dañinos y las quemarán.

Clima para la prímula

Dependiendo de la especie concreta, las prímulas ofrecen distintos grados de resistencia al frío y las heladas aunque, por lo general, es mejor no exponerlas a temperaturas extremas, ni altas ni bajas. Estas plantas agradecen climas templados de entre 14 ºC y 18 ºC, por lo que en zonas muy cálidas la planta puede sufrir mucho. Además, la prímula agradece una humedad ambiental moderada. En interior, mantenlas alejadas de fuentes de calor artificial como calefacciones.

Riego de las prímulas

El riego es uno de los puntos más importantes en el cuidado de estas plantas y es que, como hemos dicho, la planta precisa de cierto nivel de humedad para desarrollarse adecuadamente. Lo ideal es mantener el sustrato permanentemente humedecido, especialmente en los meses cálidos, aunque siempre sin encharcarlo, lo que resultaría muy dañino para la planta y podría provocar la pudrición de sus raíces.

Así, procura regar tus prímulas cada 48 o 72 horas durante los meses cálidos, pero hazlo semanalmente en invierno. Si tienes dudas, toca el sustrato con el dedo: si se ha secado bajo la capa superficial, la planta necesita de riego. Aquí te explicamos más sobre Cuándo regar las plantas.

Cuidados de la prímula - Riego de las prímulas

Sustrato para las prímulas

Dado que son plantas que necesitan de riego habitual y no toleran el encharcamiento, será vital que el sustrato ofrezca un drenaje lo mejor posible. En maceta, además, será totalmente necesario que esta disponga de agujeros de drenaje.

Requiere de sustratos ricos en materia orgánica, sueltos y ligeros, así que lo más recomendable es preparar una mezcla como la que recomendamos habitualmente, con una parte de fibra de coco, una parte de humus de lombriz y una parte de turba o sustrato universal. También podemos añadir algo de perlita a la mezcla y así tendremos un suelo ideal para nuestras prímulas.

Abono para las prímulas

Si queremos que la planta florezca abundantemente y dé flores grandes y vistosas, conviene aplicarle fertilizante en cuanto empiece su época de floración y hacerlo aproximadamente cada 15 días. Será suficiente con fertilizante orgánico ecológico como, por ejemplo, un pequeño aporte de humus de lombriz.

Aprende Cómo hacer humus de lombriz con esta guía y conoce más sobre Cómo hacer abono orgánico casero para plantas con esta otra.

Cuidados de la prímula - Abono para las prímulas

Cómo trasplantar una prímula

Es muy habitual trasplantar estas plantas con flores, ya sea porque las hemos adquirido en un establecimiento de jardinería o de un vivero y necesitan una maceta mayor, o bien porque queremos sacarlas al exterior pasado un tiempo.

La prímula debe trasplantarse, o bien en cuanto la adquirimos, para darle un sustrato o tierra nuevos y mayor espacio, o en primavera, cuando la planta es más fuerte. Ten cuidado con sus raíces al extraerla de su ubicación actual y riégala en cuanto la trasplantes, como es habitual en estos casos. Aprende más sobre Cuándo y cómo trasplantar una planta con este otro post.

Por qué a la prímula se le ponen las hojas amarillas

Si las hojas de tu prímula se vuelven amarillas, especialmente en los bordes, lo más probable es que el ambiente sea demasiado seco para tu planta. Procura ubicarla en una zona más cercana a una ventana o con mayor ventilación y prueba a pulverizar un poco de agua sobre ella una o dos veces a la semana. También puede ocurrir que el exceso de sequedad se deba a un riego deficiente, o a una exposición demasiado directa a la luz del sol. Por tanto, revisa estos aspectos en el caso de tu planta para ver qué falla y corregirlo.

Te recomendamos leer este otro artículo para aprender más sobre Por qué salen hojas amarillas en plantas y las soluciones que hay.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la prímula, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados de la prímula

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de la prímula
1 de 4
Cuidados de la prímula

Volver arriba