Compartir

Cuidados de los ranúnculos

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 8 junio 2020
Cuidados de los ranúnculos

Los ranúnculos son plantas de raíces tuberosas, vulgarmente llamadas bulbos, que gozan de gran popularidad entre los aficionados a la jardinería y a las flores. También llamados habitualmente francesillas, marimoñas o marimonias, este género de plantas cuenta en realidad con más de 400 especies, aunque en jardinería la más común de ellas es el Ranunculus asiaticus. Son originarios de Asia y de la zona este del Mediterráneo y se extendieron al resto de Europa cuando los cruzados las trajeron de la Octava Cruzada.

Si quieres aprender más de los Ranunculus, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía práctica y completa sobre los cuidados de los ranúnculos.

También te puede interesar: Cuidados de la guzmania

Ranúnculos o ranunculus: características

Estas son las principales características de los ranúnculos:

  • Nombre científico: Ranunculus asiaticus.
  • Son plantas de exterior.
  • Florecen durante toda la primavera y parte del verano. Si te gustan este tipo de plantas, descubre aquí a 22 flores de primavera.
  • De clima templado.
  • Habitualmente alcanzan alturas de hasta 20 cm.
  • Sus flores son de gran variedad de colores. Por ejemplo, son muy buscados los ranúnculos blancos, los ranúnculos naranjas, los ranúnculos rosas, los ranunculus rojos y los ranunculus amarillos.
  • Sus tubérculos bulbosos reciben el nombre de garras o arañas.
  • Son venenosas si se ingieren.

Estas plantas, de gran parecido con las flores peonías o incluso con las rosas, con las que muchas veces se confunden, son tan populares y han sido tan hibridadas que actualmente hay una enorme cantidad de variedades creadas por el hombre, con colores y características diferentes.

Te recomendamos conocer a estas 15 plantas de bulbos si te gustan las que son como los ranunculus.

Cuidados de los ranúnculos - Ranúnculos o ranunculus: características

Clima y ubicación para los ranúnculos

Como mencionamos arriba, los ranúnculos se desarrollan mejor en climas templados. Pueden tolerar temperaturas de hasta -10 ºC de forma puntual, pero se aconseja no plantarlos en climas que desciendan habitualmente o por largos periodos por debajo de los 0 ºC. Las temperaturas muy bajas retrasarán fuerza a la planta para que llegue a salir la flor ranunculus.

El calor excesivo tampoco les conviene y, con temperaturas por encima de los 18 ºC, la planta tendrá problemas para sobrevivir, especialmente si está expuesta al sol. Por ello, no es una planta adecuada para climas cálidos o tropicales, pues necesita de sus periodos de frío para desarrollarse bien.

En lo que respecta a su ubicación, estas plantas, normalmente usadas en exterior, deberán colocarse al sol si vivimos en un clima frío o bien, en una ubicación de semisombra si el clima es templado.

Sustrato o suelo para los ranúnculos

Esta planta necesita de suelos sueltos y aireados, que ofrezcan un muy buen drenaje y sean ricos en materia orgánica. Puedes usar compost específico para rosas o bien, preparar tú mismo una mezcla con una parte de turba, otra de humus de lombriz y una última de fibra de coco, que aseguran un sustrato ligero y nutritivo. Añade perlita y vermiculita para mejorar sus propiedades de retención de agua y drenaje.

Riego y abono

El riego es muy importante en lo que respecta a los cuidados de los ranúnculos. En los meses cálidos necesitan que el sustrato mantenga en todo momento cierto nivel de humedad. Eso sí, hay que evitar, como siempre, el encharcamiento a toda costa. Anegar la tierra puede provocar la pudrición del bulbo y, por tanto, la muerte de la planta.

Las marimoñas o francesillas agradecen un aporte de abono cada tres semanas después del segundo mes de brotar. Puedes utilizar fertilizante universal para plantas con flor, o abono orgánico y ecológico, como compost o humus de lombriz, este último muy completo. Aquí puedes aprender más sobre Cómo hacer compost casero para añadir más materia orgánica al sustrato de tu planta.

Cuidados de los ranúnculos - Riego y abono

Cómo plantar ranunculus

Los bulbos de ranúnculos, que como hemos dicho reciben también el nombre de garras o arañas debido a su particular forma, pueden adquirirse con facilidad durante la temporada de ranúnculos, que es en otoño para la mayoría de climas. Así es cómo se plantan los ranunculus:

  1. Entierra las garras a entre 5 y 10 cm de profundidad dependiendo del tamaño de cada una, colocando más profundamente las mayores. Presta atención a colocar la parte más clara hacia arriba, que será por donde brote, y deja unos 12 cm de distancia entre los bulbos.
  2. Tras plantar, será necesario regar más abundantemente durante la primera semana, aunque también es habitual sumergir las garras en agua durante 24 horas antes de plantarlas para que ya lleguen hidratadas a la tierra o el sustrato.
  3. Así pues, a la hora de decidir cuándo se plantan los ranúnculos lo haremos casi siempre antes de la llegada del invierno, aunque en exterior y en climas fríos es mejor esperar hasta finales de enero o febrero.
  4. Cuando las plantas empiecen a brotar con la llegada de la primavera o incluso algo antes, cada bulbo emitirá varios tallos, que podemos recortar para dejar 4 o 5, potenciando así las flores que queden en estos.
  5. Cuando los tallos se sequen, es preferible cortarlos y dejar que el bulbo pase el invierno enterrado, para que vuelva a brotar en la siguiente temporada.
Cuidados de los ranúnculos - Cómo plantar ranunculus

Cómo guardar los bulbos de la planta marimonias o ranunculus

Ahora que ya sabes cómo sembrar ranunculus a partir de sus bulbos, así como sus cuidados, solo nos falta hablar sobre la conservación de sus bulbos para que puedan seguir creciendo en las próxima temporadas.

En climas especialmente fríos o muy húmedos, es preferible retirar las garras del suelo para evitar que el exceso de agua pueda pudrirlas. Para retirar y conservar los bulbos de ranúnculos sigue estos pasos:

  1. No debes extraer la garra o bulbo hasta que la parte aérea de la planta haya muerto por completo.
  2. Lávalo bien para retirarle los restos de tierra y límpialo con un esterilizador de bulbos para evitar enfermedades u hongos. Podrás encontrarlo en tiendas especializadas en jardinería.
  3. Déjalos secar entre 48 y 72 horas en un lugar aireado y sin luz.
  4. Guárdalos en bolsas de papel.
  5. Almacénalos en un lugar seco, fresco y oscuro hasta que vuelva a ser momento de replantarlos.

Como ya has aprendido los cuidados básicos para saber cómo cultivar ranúnculos, te animamos a aprender Cómo cuidar las peonías con esta otra guía de jardinería de EcologíaVerde, pues como hemos indicado antes, son plantas con flores muy parecidas y que también te pueden gustar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de los ranúnculos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados de los ranúnculos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de los ranúnculos
1 de 4
Cuidados de los ranúnculos

Volver arriba