menu
Compartir

Cuidados del laurel

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 23 septiembre 2021
Cuidados del laurel

El laurel es una planta muy popular tanto por el agradable aroma que desprende como por el habitual uso de las hojas de laurel como condimento en la cocina mediterránea. Se trata de un arbusto con gran capacidad de adaptación, que puede cumplir todo tipo de funciones, tanto en jardines de gran tamaño como en espacios de interior, y es que todo depende de cómo se cultive.

Si quieres aprender cómo se cuida la planta de laurel, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde en el que verás una guía completa de los cuidados del laurel.

También te puede interesar: Cuidados del laurel rosa

Características de la planta de laurel

El árbol de laurel es en realidad un arbusto que puede crecer hasta aproximadamente 15 metros, aunque el laurel en maceta también puede cultivarse sin problemas. Esta planta, que llegó desde el mediterráneo oriental y Asia Menor a través de los romanos, cuenta con las 3 especies del género Laurus, de la familia Lauraceae, que vienen de las Azores, las islas Canarias y la cuenca mediterránea.

La más común es el Laurus nobilis, la de la zona mediterránea, que se conoce comúnmente como laurel, lauro, loreto o laurel de Apolo. Cuenta con hojas coriáceas de llamativo verde oscuro, ovales y muy aromáticas. Sus flores son amarillas y muy pequeñas, sin valor ornamental, y aparecen con la primavera.

Es habitual su cultivo por su agradable aroma, por su valor como especia y, además, por su capacidad de formar setos muy tupidos, que permiten incluso la creación de arte topiario y separaciones en exteriores, como cortavientos o para limitar la visibilidad.

Ubicación y clima para el laurel

Como planta de origen templado que es, prefiere climas como el mediterráneo, sin temperaturas extremas a la alza ni, especialmente, a la baja. Las heladas tienen la capacidad de causar daños importantes a la planta y la nieve tiende a acumularse partiendo sus ramas por el exceso de peso, ya que no pierde las hojas en invierno.

Si el clima es seco lo mejor es buscarle una ubicación en sombra o semisombra, mientras que en climas húmedos o más fríos preferirá exposiciones directas al sol, con todas las horas de incidencia posibles. En interior, será necesario buscarle espacios lo más soleados posibles, y controlar su crecimiento con podas adecuadas.

Cuidados del laurel - Ubicación y clima para el laurel

Tierra o sustrato para el laurel

El laurel no es exigente con su suelo, siendo el único punto importante que ofrezca un drenaje lo mejor posible, ya que los encharcamientos le son muy perjudiciales. Comprueba el drenaje de la tierra de tu jardín regando y comprobando dónde el agua se encharca y dónde no lo hace. Si no tienes ninguna zona adecuada, siempre puedes plantarlo en maceta o cavar aproximadamente medio metro, ya que sus raíces no son invasivas, y rellenar tú mismo con una mezcla ligera y con buen drenaje.

Tampoco es demasiado exigente con el pH de la tierra, pero hay quien dice que los suelos un poco alcalinos le son más beneficiosos.

Riego del laurel

Esta planta, cuando está plantada en el suelo, no necesita apenas riego, resistiendo incluso en meses secos de verano sin problemas. Sí necesitarás regarlo más a menudo si está ubicado a gran altitud o en un suelo de poca profundidad. Lógicamente y como todas las plantas, si cultivas tu laurel en maceta sí necesitará de riegos más frecuentes, pero recuerda ponerlo siempre en una maceta con agujeros de drenaje y retirar el agua sobrante del plato tras el riego.

Si tienes dudas en cuanto la cantidad a regar, es mejor pecar de falta que de exceso conforme aprendes a observar a tu laurel y ver si le falta agua o no.

Cuidados del laurel - Riego del laurel

Abonado del laurel

Como no es un arbusto exigente en cuanto a nutrientes, bastará con abonarlo en los meses cálidos durante los primeros años de su vida, con fertilizante orgánico o rico en nitrógeno. Más adelante, bastará con añadir algo de humus de lombriz, compost, estiércol o gallinaza al pie de la planta al principio de la primavera.

Una vez alcanzado su tamaño deseado, puede dejar de abonarse para que no se extienda más y simplemente se mantenga.

Poda del laurel

Respecto a la poda, esta resistente planta puede podarse en cualquier época del año en que no haya riesgo de temperaturas muy altas o muy bajas pronto. Hay mucho escrito en cuanto a cómo podarlo concretamente según la forma que se busque darle, pues es todo un arte, pero aquí te diremos que, si quieres formar un seto con ellos, los plantes a unos 50 cm de distancia entre ellos y podes los costados de las ramas que se extiendan demasiado hacia los laterales, para ir guardando la forma más igualada y algo redondeada de los setos de jardinería.

Cuidados del laurel - Poda del laurel

Plagas y enfermedades del laurel

No es habitual que esta planta se vea amenazada por plagas o enfermedades, ya que si se encuentra en buen estado normalmente no será un blanco fácil.

Sin embargo, puede ocurrir que, por diferentes circunstancias, acabe siendo atacada por la cochinilla y el hongo negrilla que normalmente viene con esta. En estos casos, lo mejor es tratar la plaga rápidamente, con remedios ecológicos y extendiendo el tratamiento hasta la completa erradicación. En este otro post puedes aprender sobre uno de los tipos de cochinillas que suelen atacar a las plantas: Eliminar la cochinilla algodonosa: tratamiento y remedios caseros.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del laurel, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados del laurel
1 de 4
Cuidados del laurel

Volver arriba