Compartir

Cuidados del ficus benjamina

 
Por Enrique Arriols. Actualizado: 13 marzo 2019
Cuidados del ficus benjamina

Hay varios tipos de ficus, como el comúnmente llamado laurel de la India o el árbol del caucho, pero uno de los más conocidos es el benjamina. Es una planta original del sudeste asiático, aunque hoy en día se puede encontrar extendido de forma muy amplia por todo el planeta. Se trata de un árbol que presenta hojas ovaladas y con el extremo puntiagudo, de color verde muy intenso, y capaces de sobrevivir a los inviernos más templados. De hecho, es en primavera cuando resurge con nuevos brotes que se pueden alargar hasta el otoño y que son fáciles de identificar por la diferencia de su color y ternura en comparación con las hojas antiguas. Se trata de una planta que se puede encontrar tanto como árbol como bonsái o plantado en maceta. Si quieres conocer los cuidados del ficus benjamina sigue leyendo EcologíaVerde y te lo contamos.

También te puede interesar: Bonsái ficus benjamina: cuidados

Cómo cuidar un fibus benjamina

De forma general, los cuidados básicos del ficus benjamina son sencillos, tal y como te contamos a continuación:

Riego

El ficus benjamina es una planta que necesita riesgos constantes debido a su alta transpiración. Esto hace que el sustrato tienda a secarse con facilidad, lo que puede conllevar la caída de las hojas. Por ello, de forma especial durante los meses de primavera y verano, se recomienda aumentar el riego para asegurarse de que el sustrato nunca está completamente seco. No obstante, en el caso de estar en una maceta, es importante evitar la acumulación de exceso de agua en el plato, ya que podría afectar negativamente a las raíces.

Abono

Respecto al abono del ficus benjamina, es recomendable realizarlo una vez al año, preferiblemente a principios de la primavera. Los abonos más aconsejables para el ficus benjamina son aquellos que son ricos en nitrógeno. No obstante, a la hora de abonar esta planta es muy importante no excederse en la cantidad, ya que un exceso de abono podría quemar las raíces.

Luz y ubicación

Así mismo, otro de los cuidados del ficus benjamina que tenemos que tener en cuenta es que es una planta que necesita abundante luz, por lo que deberá ser ubicada en un lugar del jardín soleado o cerca de ventanas con acceso directo a la luz del sol. De todos modos, tampoco le conviene luz directa del sol durante muchas horas seguidas.

Cómo y cuándo podar un ficus benjamina

A la hora de podar un ficus benjamina hay que tener en cuenta varios elementos. El primero de ellos es que la mejor época para hacerlo es principios de la primavera, lo que permitirá que los nuevos brotes nazcan con toda su fuerza. En segundo lugar, a la hora de podar un ficus benjamina hay que tener en cuenta que es preferible realizar podar pequeñas de vez en cuando en lugar de hacer una gran poda una vez al año. Podar un ficus benjamina en exceso puede conllevar que se ralentice su crecimiento. Por esto, lo más recomendable es que la poda se realice de forma parcial aunque más repetida.

Cuidados del ficus benjamina - Cómo cuidar un fibus benjamina

Aspectos a tener en cuenta para plantar un árbol ficus benjamina

La forma más común de encontrar un ficus benjamina es en forma de árbol. Sin embargo, cuando se cuente con un árbol ficus benjamina habrá que tener en cuenta una serie de aspectos importantes relativos, sobre todo, a sus raíces. El árbol ficus benjamina es una planta de crecimiento rápido, tanto en su copa como en sus raíces. Esto hace que sus raíces se extiendan con gran rapidez por la zona limítrofe a donde se encuentra plantado.

Esto puede causar problemas cuando el árbol ficus benjamina se encuentra demasiado cerca de estructuras del jardín o edificios, ya que las raíces tienen la fuerza suficiente como para levantar suelos o incluso romper tuberías. Por ello, cuando se vaya a plantar un árbol ficus benjamina, es fundamental hacerlo en un lugar donde la planta vaya a tener espacio suficiente para expandirse sin dañar cualquier otra estructura cercana.

Cuidados del ficus benjamina - Aspectos a tener en cuenta para plantar un árbol ficus benjamina

Ficus benjamina bonsái: cuidados específicos

Aunque la forma más habitual de encontrar el ficus benjamina es en forma de árbol, también es una planta que suele presentarse en bonsái debido a la buena adaptación que tiene a este tipo de cultivo gracias a su rápido crecimiento.

Cuando se tenga un ficus benjamina bonsái, habrá que tener en cuenta que el espacio que va a tener en la maceta va a ser especialmente reducido. Debido a esto, es especialmente importante asegurarse de que el sustrato no se seca y que la planta recibe los nutrientes necesarios de forma externa, es decir, a través del abonado. Lo más importante a tener en cuenta es:

  • Riego: el riego del ficus benjamina bonsái deberá ser más habitual que en el caso de un ficus benjamina que esté plantado directamente en el suelo.
  • Abono: es importante aplicarlo varias veces al año si se quiere que la planta crezca. No obstante, nunca se deberá abonarla más de una vez al mes. De hecho, lo perfecto será hacerlo a principios de la primavera, principios del verano y una tercera vez a principio del otoño. Además, es fundamental hacerlo siempre en dosis bajas, ya que es preferible quedarse corto de abono que excederse.

Enfermedades comunes del ficus benjamina

Las enfermedades más comunes del ficus benjamina son las que están asociadas a la presencia de plagas como son los pulgones, la cochinilla o los ácaros. En estos casos, de forma especial si la planta está en el exterior, lo más recomendable es fumigar la planta con cierta frecuencia durante los meses de primavera y verano con un insecticida natural que elimine este tipo de plagas. Lo mejor es hacerlo a última hora del día, y hacerlo por toda la planta, sin olvidar nunca los interiores.

Por otro lado, una de las enfermedades del ficus benjamina se presenta en forma de hojas amarillentas. Si ves hojas amarillas en tu ficus benjamina, piensa que suele deberse a la falta de agua, por exceso de sol o bien, por falta de algún nutriente en la tierra, por lo general hierro. Cuando suceda esto, lo más recomendable será asegurarse primero de que la planta cuenta con el agua necesaria y, si es así, entonces aplicar un abono específico que sea rico en hierro, además de que cuente también con un contenido elevado de nitrógeno. A la hora de aplicar el abono, es importante repetir que es preferible quedarse cortos en la cantidad y ver cómo reacciona que pasarse de cantidad. Si es necesario, se podrá aplicar más abono en pequeñas cantidades pasado un mes o dos.

Cuidados del ficus benjamina - Enfermedades comunes del ficus benjamina

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del ficus benjamina, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados del ficus benjamina

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados del ficus benjamina
1 de 4
Cuidados del ficus benjamina

Volver arriba