menu
Compartir

Partes de una hormiga

 
Por Ulla Rothschuh Osorio, Bióloga. 16 enero 2024
Partes de una hormiga

Las hormigas son aquellos insectos que pertenecen a la familia Formicidae. Se caracterizan por ser sumamente sociales con castas marcadas. Son uno de los insectos con los que más estamos familiarizados. Su inconfundible anatomía y tamaño nos ayudan a identificarlos con facilidad, pero su estructura es más compleja de lo que pudiera parecer a primera vista. Las partes de una hormiga son tres: la cabeza, el tórax y el abdomen. La cabeza tiene ojos, antenas y mandíbula. El tórax tiene patas y alas. El abdomen tiene órganos internos y el acidoporo.

En este artículo de EcologíaVerde ahondaremos en cada una de las partes de una hormiga adulta para conocer mejor la función de cada una. Te invitamos a seguir leyendo para saber más.

También te puede interesar: La importancia de las hormigas

La cabeza de una hormiga

La cabeza es la parte de la hormiga que recibe los estímulos sensoriales del exterior a través de los órganos de los sentidos, y es también donde se procesan en el cerebro para responder a ellos. Si bien esta es la función principal, a continuación te presentamos las diferentes partes que componen la cabeza de la hormiga.

Ojos

Los dos ojos principales de la hormiga son compuestos, con los que detectan movimientos. Los ojos compuestos se caracterizan porque juntan la información de múltiples lentes individuales, para formar una sola imagen. La nitidez de las imágenes que obtienen las hormigas varía de la especie. Por ejemplo, las que son cazadoras tienen excelente vista, pero las que viven bajo tierra son casi ciegas.

Además del par de ojos compuestos, cuentan con tres pares de ocelos superiores. Estos sirven para detectar variaciones en la intensidad de luz, porque son un tipo de ojo más sencillo. Dichos ocelos solamente se presentan en las hormigas adultas.

Te recomendamos leer este otro artículo sobre ¿Las hormigas son ciegas?

Antenas

Destacan de las antenas de otros insectos porque tienen forma de codo. Se dividen en dos partes: el escapo es la parte más unida a la cabeza, y el funículo es la sección más alejada y que se encuentra dividida en fragmentos. Las antenas tienen función sensorial, con las que detectan vibraciones, corrientes de aire y sustancias disueltas en él, incluidas feromonas. Sirven también como órganos de comunicación. Las hormigas suelen encontrarse cara a cara durante sus trayectos, y tocan sus antenas para detectar el entorno del que provienen.

En este otro post puedes aprender más acerca de Cómo se comunican las hormigas.

Mandíbulas

Las mandíbulas son las estructuras de masticación pero también sirven como un par extra de manos. Pueden usarlas para triturar alimento, para cortar hojas, o para defenderse de amenazas. Cabe recalcar que esta estructura es de las más importantes de la hormiga, puesto que ellas carecen del primer par de patas modificadas en apéndices de sujeción, así que dependen en gran medida de las mandíbulas para maniobrar.

Además, las mandíbulas tienen glándulas que secretan feromonas de alerta, que sirven para avisar de posible peligro a otras hormigas.

Partes de una hormiga - La cabeza de una hormiga

El tórax de una hormiga

Continuando la línea de la anatomía de una hormiga, encontramos que después de la cabeza está el tórax, que es la parte media de la hormiga. Está muy musculada, puesto que la función principal es sostener a las extremidades locomotoras que requieren de músculos para desplazarse. Revisemos cuáles son las partes del tórax en hormigas.

Patas

Cuentan con tres pares de patas, es decir, seis patas en total. Estas patas están segmentadas, lo que les sirve para desplazarse. A comparación de otros insectos, las hormigas tienen patas modificadas para correr muy rápido. Estas patas están ancladas al tórax. Comenzando desde esta unión, las patas se dividen en:

  • Coxa
  • Trocánter
  • Fémur
  • Tibia
  • Tarso
  • Tarsómeros
  • Pretarso

El pretarso es una estructura que funciona como una uña o gancho que le sirve a la hormiga para escalar verticalmente, o incluso boca abajo.

Alas

Las hormigas tienen estructuras sociales muy complejas, y parte de la morfología es determinada por la función que tienen. Esto se puede ver en las alas. De forma general, ninguna hormiga obrera tiene alas, pero sí las tienen las reinas y los machos porque tienen que emprender vuelos nupciales para reproducirse. Esto puede variar un poco en algunas especies.

Partes de una hormiga - El tórax de una hormiga

El abdomen de una hormiga

Esta zona también es conocida como gaster o metasoma, y es el último fragmento de la hormiga, que queda en la parte final. Destaca de otros insectos porque está modificado en una estructura redonda llamada peciolo, que une el abdomen con el tórax dándole flexibilidad a la hora de desplazarse, picar o rociar veneno. El peciolo se distingue porque es lo que consideramos como la cintura, separando notoriamente el tórax del abdomen. Revisemos cuáles son las partes del abdomen de las hormigas.

Órganos internos

Aquí están alojados los órganos internos, como son:

  • El buche, el estómago y la bolsa rectal para el sistema digestivo.
  • El recto para el sistema excretor.
  • Los corazones como parte del sistema circulatorio.
  • El ovopositor, como parte del sistema reproductivo. Algunas especies de hormigas tienen el ovopositor modificado en un aguijón, que es utilizado para picar. A este aguijón está conectada la glándula de Dufour, que a su vez se conecta con la glándula de veneno. La primera tiene la función comunicativa, mientras que la de veneno sirve para someter a las presas.

Acidoporo

En el extremo más terminal, las hormigas tienen una glándula llamada acidoporo en donde se libera ácido fórmico. Este les sirve como defensa, dejando en humanos una sensación de quemazón. Pero las hormigas además lo usan como antibacteriano para esterilizar el alimento que consumen, reduciendo el asentamiento de hongos y patógenos. En algunos casos, el acidoporo puede retraerse y quedar oculto dentro de abdomen de la hormiga.

Tras conocer mejor las partes de una hormiga, te recomendamos seguir descubriendo más sobre ellas y leer este otro artículo de EcologíaVerde sobre los Tipos de hormigas.

Partes de una hormiga - El abdomen de una hormiga

Si deseas leer más artículos parecidos a Partes de una hormiga, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de los animales.

Bibliografía
  • Bach Piella, C., Blas Esteban, M., Blas, M. (1997). Generalidades y Desarrollo de Los Artrópodos. España: Fapa Ediciones, S.L..

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Partes de una hormiga
1 de 4
Partes de una hormiga

Volver arriba