Compartir

Plantar suculentas: cómo hacerlo

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 27 enero 2020
Plantar suculentas: cómo hacerlo

Las suculentas son unas de las plantas más populares por los aficionados a la jardinería, tanto en decoración de interiores como en jardines y exteriores. Su éxito se debe tanto a sus bonitas y llamativas formas, estéticamente muy atractivas, como a la gran resistencia que la mayoría de sus especies ofrecen. Se trata de plantas que no son muy exigentes en sus cuidados. Una de las mayores cualidades de estas plantas es su capacidad de almacenar agua en sus distintas partes, haciéndose así muy resistentes a la sequía. Además, en lo que respecta a nutrientes tampoco tienden a ser exigentes. Si a ti también te gustan y quieres aprender cómo plantar suculentas en tu propio hogar, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde que te servirá de guía práctica para plantarlas con éxito.

También te puede interesar: Plantar aloe vera: cuándo y cómo hacerlo

Cómo plantar suculentas en maceta

A la hora de plantar suculentas, tanto en una maceta como en el suelo, hay dos opciones. La primera es plantar desde semilla, es decir, sembrar como se hace con la gran mayoría de plantas. Este es un proceso que no ofrece especiales complicaciones, pero dado que las suculentas son habitualmente plantas de crecimiento muy lento, lo más común es optar por la segunda opción, que es la de trasplantar suculentas desde un hijuelo o esqueje.

Las suculentas tienden a producir hijuelos o plantas hijas al pie de la planta original, que son muy fáciles de separar y trasplantar, por lo que esta es una opción muy común a la hora de multiplicar o reproducir suculentas. Sus esquejes también suelen enraizar con éxito, por lo que el método resulta cómodo y muy sencillo. Antes de plantar suculentas en maceta es importante asegurarnos de que contamos con todo lo necesario y luego seguir estos pasos.

  1. Prepara la maceta: se pueden usar macetas y recipientes de cualquier material, pero el más recomendable con estas plantas es el barro. Este material permite una buena circulación de aire e incluso de agua, ayudando a evitar uno de los mayores peligros de las suculentas: el exceso de humedad. Por este mismo motivo, es vital que la maceta cuente también con agujeros de drenaje por los que pueda eliminar la humedad sobrante.
  2. Mezcla el sustrato: este no necesita ser muy rico en materia orgánica o nutrientes. Lo importante es que sea ligero, suelto y que ofrezca un drenaje lo mejor posible. Puedes recurrir a sustratos especiales para suculentas, pero si preparas la mezcla, una base de grava o arena en la maceta y una parte importante de fibra de coco en el sustrato son grandes opciones. Además, añadir algo de perlita también ayudará. Aprende más sobre Cómo hacer sustrato para suculentas con la guía que encontrarás en este enlace.
  3. Prepara la suculenta: al plantar una planta nueva o al realizar un trasplante, extrae la suculenta o el hijuelo con mucho cuidado de su maceta original, teniendo especial delicadeza con sus raíces, que son finas y delicadas. Además, es recomendable tratar de limpiarlas todo lo posible de tierra vieja, sobre todo si acabas de comprar tu suculenta. Probablemente se trate de tierra poco adecuada para ella, y conviene liberar sus raíces y desenredarlas en lo posible. Si ves raíces podridas o en mal estado, usa unas tijeras de poda adecuadamente desinfectadas para cortarlas.
  4. Planta la suculenta: llena la maceta con el sustrato y planta la suculenta en ella, procurando que las primeras hojas no estén en contacto directo con el suelo, para alejarlas de la humedad. Una capa superficial de rocas o grava ayudará en este sentido también. Además, si vas a intentar sacar adelante un esqueje desde hojas o ramas, puedes mejorar sus posibilidades de enraizado dejándolo una semana en agua antes de plantarlo, así empezará a desarrollar raíces y estará más preparado para la tierra.
  5. Espera para regar: tras plantarla, deja pasar un par de días antes de regar para que las raíces tengan tiempo de recuperarse.
Plantar suculentas: cómo hacerlo - Cómo plantar suculentas en maceta

Cómo plantar suculentas en suelo

En exteriores, el proceso no es tan distinto. Sigue estos pasos para plantas suculentas en suelo:

  1. El suelo es muy importante, así que deberás preparar una capa de al menos 20 cm de sustrato para suculentas de forma que las plantas no tengan problemas para desarrollarse ni acumulen humedad. Ten en cuenta también que no quede demasiado pegada a otras plantas que tengas en este terreno, respeta varios cm de distancia entre cada una.
  2. Aporta una capa superficial de roca volcánica o algún otro material que aísle la parte aérea de la planta de la humedad del suelo.
  3. Asegúrate de retirar la tierra antigua de las raíces si trasplantas o haces esquejes, como en el caso de plantar suculentas en maceta.
  4. Planta la suculenta asegurándote de colocar las raíces hacia abajo y algo estiradas.
  5. Rellena con más sustrato hasta que la planta se aguante sola y esté recta, pero recuerda que si es posible hay que evitar que la primera capa de hojas toque el suelo.
  6. No riegues hasta unos pocos días más tarde, sobre todo si la tierra del suelo ya estaba algo húmeda. Y así ya tienes plantada una suculenta en el suelo de tu jardín.
Plantar suculentas: cómo hacerlo - Cómo plantar suculentas en suelo

Cuidados de las suculentas - guía básica

Ahora que ya tienes tu suculenta plantada en maceta o suelo, sigue estos consejos para cuidar suculentas:

  • Estas plantas son muy resistentes y sus cuidados poco exigentes las hacen muy adecuadas para principiantes o aficionados a la jardinería pero sin mucho tiempo. Sin embargo, hay un punto que no puede pasarse por alto: las suculentas no toleran el exceso de humedad. Regarlas demasiado o proporcionarles un suelo sin un buen drenaje provocará la pudrición de las raíces de la planta y, muy posiblemente, que la perdamos.
  • No riegues tus suculentas hasta que el sustrato esté seco.
  • Si la maceta tiene plato de drenaje, retira el agua sobrante después de regar y nunca la dejes acumulada.
  • Procura no mojar sus hojas al regarlas.
  • Ubica la planta en una zona en que reciba luz, pero no durante las horas de mayor incidencia si vives en un clima con un sol muy fuerte.

Te recomendamos estas otras guías de jardinería de EcologíaVerde sobre los Cuidados de las suculentas y los Tipos de plantas suculentas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Plantar suculentas: cómo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Plantar suculentas: cómo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Plantar suculentas: cómo hacerlo
1 de 3
Plantar suculentas: cómo hacerlo

Volver arriba