menu
Compartir

Cómo hacer un jardín ecológico

Por Ana Isan. Actualizado: 28 junio 2022
Cómo hacer un jardín ecológico

Hacer un jardín ecológico requiere un planteamiento muy distinto al de hacer un jardín convencional. El enfoque eco-amigable es la única, pero esencial diferencia, que finalmente marca el resultado en aspectos como la distribución del espacio, el uso de material reciclado, el riego con agua de lluvia, el uso de semillas orgánicas o, por ejemplo, el fomento de la biodiversidad autóctona.

¿Pero, por dónde empezar? Una vez elijamos las plantas, ya sean semillas orgánicas, esquejes tomados de la naturaleza o plantas con certificado bio, planificaremos el espacio de forma inteligente, intentando compaginar sus necesidades con un uso eficiente del riego y, si lo deseamos, también con el efecto ornamental. Sigue leyendo este artículo de Ecología Verde si quieres saber cómo hacer un jardín ecológico en casa.

También te puede interesar: Jardines originales con objetos reciclados

Qué es un jardín ecológico y sus características

Antes de empezar un proyecto de jardín ecológico debemos conocer su definición y características. ¿Qué son los jardines ecológicos? Este tipo de jardines se caracterizan por dejar que la propia naturaleza regule el espacio que rodea. Dicho en otras palabras, no se necesitan abonos químicos o pesticidas, por ejemplo.

El resultado final de los jardines ecológicos se traduce en una reducción del daño a la naturaleza, ya que no se utilizan herramientas artificiales que puedan ser perjudiciales. Algunas de las características de los jardines ecológicos son las siguientes:

  • Inclusión de especies autóctonas.
  • Variedad de especies.
  • Ausencia de césped.
  • Plantas jóvenes.
  • Agrupación de plantas según la especie y el riego.

Ahora que ya sabes qué es un jardín ecológico y sus características, vamos a ver cómo hacer un jardín ecológico en casa paso a paso.

Sembrar y abonar

La idea es conseguir que las plantas que necesitan poco riego, que en un principio serían las más recomendables, estén agrupadas en las zonas soleadas, y dejar los espacios más sombreados para las que necesitan un riego más intensivo. De este modo, evitaremos derrochar agua y ayudaremos a sobrevivir al estío a las plantas con más necesidad de agua.

Además, es importante descartar las plantas de temporada para no tener que andar cambiándolas y, se ser posible, elegiremos las especies autóctonas o, todavía mejor, que además estén en peligro de extinción.

Elegir las semillas para nuestro jardín

La elección de las semillas bio, por otro lado, nos garantiza que no han sufrido modificaciones genéticas ni alteraciones a causa de fertilizantes, pesticidas u otros tratamientos artificiales.

Cada planta tiene un momento de siembra recomendado, pero en general tengamos presente que ahorraremos más agua al hacerlo en otoño, pues así tendrán tiempo de crecer hasta la siguiente primavera y verano, con lo que no tendremos que regar tanto para que crezcan.

Tipo de suelo

El tipo de suelo también influye en una mayor o menor frecuencia de riego, así como en las necesidades de abono. Es clave conocer las características del terreno para averiguar si tiene un buen drenaje y qué tipo de compost hemos de crear en casa para compensar carencias de materia orgánica.

En caso de comprar la tierra, elijamos la ecológica. Algunas tienen humus de lombriz y drenan el agua de forma idónea, y las macetas mejor de arcilla natural o, por qué no, reciclemos muebles u objetos viejos o palets para hacer macetas o jardineras originales.

Cómo hacer un jardín ecológico - Sembrar y abonar

Regar y plagas

El sistema de riego por goteo es el adecuado para suelos arenosos y, por contra, si es arcilloso el riego será frecuente y en poca cantidad. Asimismo, la recolección de agua de lluvia en bidones específicos será una solución muy interesante para la salud de las plantas y para ahorrar agua.

Combatir las plagas sin utilizar productos químicos puede parecer cosa imposible. Sin embargo, hay alternativas verdes que las combaten de forma ingeniosa. Aunque en el mercado hay productos ecológicos, los trucos caseros dan un buen resultado.

Triturar cáscaras de huevos o la ceniza y espolvorearlas en el suelo, hacer pesticidas naturales mezclando vinagre, cebolla, ajo en proporciones distintas o cubrir alguna planta de forma circunstancial con una fina tela (tipo rejilla, como las que usan para proteger las frutas), son algunos trucos que funcionan.

Si la situación se descontrola, buscaremos productos bio que sean seguros en caso de aplicarse sobre plantas comestibles. Por otra parte, como prevención, elegir estratégicamente determinados tipos de plantas que ahuyentan a unos u otros tipos de insectos también resulta efectivo.

Cómo hacer un jardín ecológico - Regar y plagas

Atraer biodiversidad

Así es, combatir las plagas creando un determinado ecosistema, por un lado nos permitirá aprovechar la función depredadora de los insectos que acudan y así lograr un equilibrio general, mientras por otro atraeremos la vida silvestre.

Al igual que promocionamos las plantas autóctonas, lo suyo es atraer la vida silvestre a nuestro jardín: ardillas, insectos polinizadores, escarabajos, pequeños reptiles, anfibios, libélulas, pájaros, etc.

Las piedras grandes amontonadas, los estanques naturales son escondites que agradecerán anfibios y pequeños animalitos. Y, cómo no, si deseamos ayudar a nuestras amigas las abejas, en nuestro jardín encontrarán flores libres de pesticidas donde libar felices. En general, pueden sentirse atraídas por cualquier flor, al igual que las mariposas, pero también podemos elegir algunas que les gusten especialmente.

Si quieres tener más detalles sobre Qué es la biodiversidad, no dudes en consultar el siguiente post de EcologíaVerde.

Cómo hacer un jardín ecológico - Atraer biodiversidad

Ideas de jardines ecológicos

Hemos visto los pasos para crear un proyecto de jardín ecológico, pero quizás quieras ideas más específicas para llevarlo a cabo. Aquí te ofrecemos un par de ideas de jardines ecológicos que pueden inspirarte.

Jardín ecológico de hortalizas

Si el jardín es espacioso, una idea alternativa muy popular y con grandes beneficios es la plantación de un huerto. Un cultivo ecológico que mejorará el conjunto del jardín y nuestra calidad de vida. Para esta tarea se puede utilizar:

  • Una base cuadrada
  • Un macetero grande
  • Delimitar un espacio con estacas de madera o botellas de cristal con la base hacia arriba

Es importante situar el huerto lejos de árboles que le quiten el agua y evitar los muros que puedan eludir los rayos de sol. A la hora de distribuirlo tendremos que tener en cuenta la exposición al sol:

  • En la parte más soleada: tomates, pimientos y frutas.
  • En la parte más sombría: verduras como lechuga, espinaca, brócoli o judías.

Cada tipo de planta requiere su nivel de agua, exposición solar y cuidado propio. Para librar a las hortalizas de plagas, igualmente pueden cultivarse las plantas aromáticas mencionadas. Hay que tener en cuenta que, durante el invierno, necesitaremos una protección adecuada contra el viento o las bajas temperaturas.

Se debe remover bien la tierra antes de la plantación y enriquecerla con el compost casero para que los productos ecológicos crezcan más naturales y sabrosos. A la larga, se ha demostrado que el huerto urbano ecológico es un ahorro y la calidad de las frutas y verduras suele resultar excepcional.

Jardines ecológicos para especies silvestres

Otras propuestas a tener en cuenta para tu jardín ecológico son: promover la vida silvestre de pájaros y otras especies añadiendo atracciones como:

  • Bebederos
  • Estanques

Además, también podemos contar con diversos tipos de árboles, utilizar macetas biodegradables o, en su defecto, la parte inferior de botellas de plástico, la integración de plantas kokedama (una bola de musgo cubriendo las raíces que reemplaza al tiesto) y mantener la hierba más larga para evitar el uso desmedido de las máquinas cortacésped.

Beneficios de los jardines ecológicos

Un jardín ecológico controla de forma automática las plagas de insectos, rompiendo con el hábito de exterminar todo tipo de seres vivos que nos encontremos. Algunos, como las abejas o los ciempiés, se alimentan de parásitos menores, los cuales sí inciden negativamente sobre las plantas, por lo que dejándolos vivir respetamos el micro hábitat de nuestro jardín.

En el caso de vernos obligados a actuar contra una plaga determinada, se pueden elaborar insecticidas a base de ajo o tomate que no utilizan compuesto químico alguno. Un jardín ecológico se erige, por tanto, como un espacio más natural.

Otros beneficios de los jardines ecológicos son el aprovechamiento del agua y las fuentes luminosas, el no exterminio de insectos y la alimentación natural del sustrato. También combaten el calentamiento global y los efectos que implican, además de promover el comercio de proximidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un jardín ecológico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidado del jardín.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
4 comentarios
Su valoración:
Silvia
No me cirbe
:"u
Pero mu way
Cristina
Como hacer un jardín. Orden de los árboles, plantas para comer judias verdes, alcachofas, acelgas etc
JUAN JOSE
Hola buenos días, me gustaría enseñarte algo y saber tu opinión, saludos.
Blanca
Muy buena la nota
Cómo hacer un jardín ecológico
1 de 4
Cómo hacer un jardín ecológico

Volver arriba