Compartir

Desalinización: qué es y tipos

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 15 abril 2020
Desalinización: qué es y tipos

La obtención de agua potable es un problema cada vez más serio y clave en el futuro del desarrollo humano. Necesitamos una gran cantidad de agua tanto para nuestro consumo como para regadío. La superficie de nuestro planeta está cubierta al 70% de agua, pero menos de un 1% de esta es apta para el consumo humano. Por eso es tan importante poder convertir agua salada de los océanos en agua potable, proceso del que se encargan las plantas desalinizadoras. Si quieres aprender más acerca de los métodos de desalinización del agua de mar, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que hablamos sobre qué es la desalinización y sus tipos.

También te puede interesar: Tipos de erosión

Qué es la desalinización – definición

Se entiende por desalinización el proceso de obtener agua dulce potable a partir de agua de mar o agua salobre, que es la que tiene un contenido en sal de entre 0,5 y 30 gramos por litro.

Este proceso se lleva a cabo en plantas desalinizadoras de distintos tipos. No se trata de un concepto novedoso, pues hace mucho que este tipo de plantas existen, pero la desalinización es un proceso que produce numerosos residuos minerales y sustancias contaminantes, además de resultar bastante exigente en su consumo de electricidad. Por ello, se sigue trabajando cada día para encontrar formas de optimizar los procesos de salinización y hacerlos más eficientes y sostenibles.

Para comprender mucho mejor este tema, te recomendamos leer estos otros artículos y ver este vídeo de EcologíaVerde sobre:

Tipos de desalinización

Existen 5 sistemas para lograr la desalinización del agua a gran escala. Son los siguientes:

Ósmosis inversa

Este es el más extendido de todos los sistemas de desalinización actuales, y también el más avanzado. El 60% de la desalinización actual se hace por ósmosis inversa.

La ósmosis natural consiste en que, si tenemos dos masas de solución con el mismo disolvente y separadas por una membrana semipermeable, el disolvente pasará por presión osmótica de la parte con menor concentración a la parte con mayor, hasta que la concentración de ambas se iguale.

En la ósmosis inversa lo que hacemos es aplicar presión para obligar al agua a pasar por esa membrana semipermeable, que permite el paso del disolvente, pero no del soluto, obteniendo así agua libre de las sales minerales disueltas en el agua de mar.

Las pegas de este sistema son la cantidad de energía que requiere, y que es necesario obtener un volumen de agua salada de hasta el triple de la que vamos a obtener desalinizada. Actualmente se está investigando el uso de láminas de grafeno que sustituyan a las actuales membranas, y que teóricamente darían rendimientos mucho mejores.

Destilación

Consiste en aplicar calor al agua para evaporarla y volver a condensarla a lo largo de distintas fases, que darán lugar a agua desalada. Además, en este sistema es posible utilizar el calor obtenido en la condensación para calentar nuevas cantidades de agua a destilar.

Congelación

Con este proceso se busca congelar el agua para crear cristales de hielo puro, que podremos convertir después en agua dulce. Es un método más efectivo que el de la destilación, pero actualmente en desventaja frente a la ósmosis inversa.

El método más eficiente actualmente consiste en utilizar un refrigerante que, al expandirse, congele el agua de mar y nos permita recoger los cristales de hielo limpio.

Evaporación relámpago

Este proceso, también llamado Flash Evaporation o MVF, consiste en introducir el agua en forma de gotas de pequeño grosor en una cámara a baja presión, por debajo de la de saturación. Este cambio provoca que parte de las gotas se evaporen inmediatamente, y cuando son condensadas dan lugar a agua desalinizada.

El agua sobrante pasa a una siguiente cámara, a una presión aún menor, para que el proceso se dé de nuevo. Algunas plantas pueden tener hasta más de 24 etapas de desalinización relámpago.

Por electrodiálisis

Se colocan membranas permeables separadas unos milímetros entre sí, con electrodos en los extremos. Al permitir las membranas el paso selectivo de iones cuando hay una corriente eléctrica continua, van atrapando de forma alterna los iones de NA+ o Cl-, los componentes de la sal, consiguiendo así agua dulce.

Desalinización: qué es y tipos - Tipos de desalinización

Cómo funciona una planta desalinizadora

Si te preguntas cómo funciona una planta desalinizadora, toma nota de que las plantas desalinizadoras por ósmosis inversa siguen este proceso.

  1. Empiezan su proceso recogiendo el agua de mar desde torres submarinas o pozos costeros.
  2. Este agua se lleva a la zona de pretratamiento, donde se separan de ella sólidos en suspensión, bacterias y microorganismos.
  3. Después se filtra utilizando filtros de arena y coagulantes, para pasar a una etapa de microfiltración con filtros de cartucho con carbón activado u otros productos semejantes.
  4. De aquí pasa al corazón de la planta desalinizadora, donde se lleva a cabo el proceso de ósmosis inversa.
  5. La bomba a presión obliga al agua a pasar a través de 7 membranas semipermeables, que dejan salir únicamente el agua, ya libre de sales.
  6. Se hace necesario un proceso de postratamiento, en que se remineraliza el agua para que tenga los componentes y pH necesarios para el consumo humano.
  7. La salmuera sobrante se retira de los bastidores de ósmosis inversa para devolverse al mar.
Desalinización: qué es y tipos - Cómo funciona una planta desalinizadora

Si deseas leer más artículos parecidos a Desalinización: qué es y tipos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Otros medio ambiente.

Escribir comentario sobre Desalinización: qué es y tipos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Desalinización: qué es y tipos
1 de 3
Desalinización: qué es y tipos

Volver arriba