Compartir

Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 21 noviembre 2019
Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo

Cuando se acercan las Navidades, son muchos los hogares que se animan a hacerse con una flor de Pascua, también llamada planta de Navidad o Poinsettia, ya que es una de las plantas más típicas de la Navidad. Estas plantas son muy apreciadas por sus grandes flores y brácteas de intenso rojo, que dan un llamativo aporte de color a cualquier decoración.

Sin embargo, mantener la poinsetia no siempre es fácil, especialmente si intentamos que sobreviva hasta las siguientes Navidades, lo cual puede ser difícil pero no imposible. En este artículo vamos a centrarnos, de entre todos los cuidados que esta planta necesita, en el riego de la flor de Pascua, su frecuencia y cómo hacerlo.

Cuándo regar la flor de Pascua – frecuencia

La frecuencia de riego de la flor de Pascua es especialmente importante, ya que, tanto ante los excesos del mismo como ante su falta, no tardará en perder sus hojas, por lo que hay que hacerlo de forma adecuada para que la planta esté sana. Estos son los puntos más importantes a tener en cuenta:

  • El riego de la flor de Pascua en invierno debe ser abundante, especialmente al inicio del mismo, en su época de floración. En esta época es conveniente regar la planta hasta dos veces por semana, preocupándonos de que el sustrato se mantenga siempre húmedo, sin llegar nunca a secarse por completo.
  • El riego de la flor de Pascua en verano, en cambio, debe ser más espaciado, reduciendo la frecuencia del mismo a una vez por semana. Solo en climas especialmente secos y calurosos será necesario aumentar la frecuencia de riego de la flor de Pascua.

En cualquier caso, presta mucha atención al aspecto de las hojas de la poinsetia, y mantente alerta ante posibles síntomas de exceso o falta de riego.

Cómo regar la flor de Pascua - pasos

Si quieres que tu poinsetia conserve las hojas durante todo el tiempo posible, no debes regarla de la forma habitual con la que se riega el resto de plantas. Es decir, no viertas el agua ni la pulverices sobre ella, ya que conviene que las hojas y brácteas de la planta no estén en contacto con la humedad excesiva. Sigue estos consejos y pasos para regar la planta de Navidad correctamente:

  1. Para poder regarla adecuadamente, necesitarás que tu flor de Pascua esté en una maceta con agujeros de drenaje. y que tenga un plato o bien usar un recipiente más grande.
  2. Llena el plato con agua apta para el riego y coloca la maceta dentro. Así, el sustrato y las propias raíces absorberán el agua que necesiten. Por tanto, será la parte inferior de la planta la que absorba el agua, sin que sus hojas o flores se humedezcan en exceso.
  3. Conviene que dejes la planta en inmersión unos 10 minutos como máximo, o poco más si la tierra estaba muy seca antes de empezar a regarla.

Este tipo de riego, conocido como riego por inmersión, es bastante habitual en algunas especies de plantas, como en las orquídeas, y resulta especialmente útil para aquellas que, como la flor de Navidad, no toleran muy bien humedad excesiva en su parte aérea.

Son muchos los que se hacen con una de estas plantas pensando tenerla solo durante la temporada de invierno, pero la realidad es que, con los cuidados adecuados, una poinsetia puede sobrevivir perfectamente hasta el año siguiente y así sucesivamente. Nosotros os animamos siempre a intentarlo, ya que es un esfuerzo que tiene su recompensa cuando la misma planta nos acompaña un año tras otro, en lugar de deshacernos de ella.

Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo - Cómo regar la flor de Pascua - pasos

Cómo cuidar la flor de Pascua - cuidados básicos

En el resto de aspectos de su cuidado, la poinsetia no resulta una planta especialmente exigente. Esta es una guía básica de cuidados de la planta de Navidad o Poinsettia:

Luz

En lo que a la luz respecta, siempre es recomendable ponerla en alguna zona o habitación bien iluminada, pero donde el sol no incida en ella de forma directa. Procura también que su ubicación esté alejada de fuentes de calor o del paso de corrientes de aire, pues no le hacen ningún bien.

Pulverizar agua en sus hojas

En la época de floración, y solo durante esta, puedes pulverizar sus hojas verdes con un poco de agua, pero no dejes que sus brácteas rojas se mojen.

Abono de la flor de Pascua

Respecto al abonado, en su época de crecimiento y floración la poinsetia agradece recibir el aporte de abono líquido en su agua de riego, una vez cada dos semanas aproximadamente. De esta forma, crecerá con más energía y más rápidamente.

Poda de la planta de Navidad

También será necesario llevar a cabo una poda específica para la poinsetia, normalmente cuando sus hojas empiecen a caer, cuyo objetivo es estimular el crecimiento y florecimiento de la planta, además de ayudarla a pasar los meses más problemáticos para ella. Aquí te explicamos todo sobre Cuándo y cómo podar la flor de Pascua.

Por último, es importante respetarle un periodo de reposo vegetativo, o no florecerá de nuevo al año siguiente. Si sigues todas estas indicaciones, tu poinsetia te acompañará durante muchos años, alegrando tus inviernos con sus intensos colores.

Para que aprendas más sobre esta planta y cómo cuidarla para que esté sana y, así, alegre tu hogar, te recomendamos consultar estas otras guías de jardinería de EcologíaVerde:

Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo - Cómo cuidar la flor de Pascua - cuidados básicos

Si deseas leer más artículos parecidos a Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo
1 de 3
Riego de la flor de Pascua: frecuencia y cómo hacerlo

Volver arriba